9. Camino de Santiago Revisited: Nájera-Santo Domingo de la Calzada

Día 9 de Agosto, 1997 (8ª Etapa)

Nájera-Santo Domingo de la Calzada (21 Kms.)

A partir de esta jornada contaré el Camino de manera más resumida porque hasta aquí había llegado en la narración que inicié hace 15 años. Ha pasado el tiempo, la memoria va perdiendo frescura, aparecen algunas nebulosas, pero estoy sorprendidísimo de cómo me acuerdo de algunos detalles. Lo dicho, continuamos el Camino.

Nos levantamos un poco más tarde que los días anteriores, a las 6:30 con la incertidumbre de si podría continuar Paco. Yo le miraba a la cara y las sensaciones parecían buenas, pero hasta que él no lo dijese no lo quería presionar. Bebimos nuestro consabido litro de leche con galletas entre los dos, rehicimos la mochila y él tan sólo dijo que lo iba a intentar. Esto era muy buena señal, así que empezamos a caminar poco a poco. Salimos por el Monasterio de Santa María la Real en dirección a Azofra. El camino es agradable entre pinos y un terreno bastante erosionado. Casi sin darnos cuenta llegamos a Azofra que atravesamos prácticamente sin detenernos porque todo está cerrado por ser tan temprano. Al salir vemos una columna y una desviación a la izquierda para San Millán de la Cogolla (a 20 kilómetros), nos damos cuenta que sería muy atractivo ir allí pero nos queda muy a trasmano. Mientra tanto, le voy contando que ya va siendo hora de que podamos dormir en un lugar apropiado, no tanto en el suelo como habitualmente; además le digo que me hace mucha ilusión poder dormir en el albergue de Peregrinos de Santo Domingo por que me han dicho que está muy bien. La etapa es corta y parece que Paco se encuentra cada vez mejor, no le duelen los pies. Nada más pasar Ciriñuela ya se divisa Santo Domingo y es bastante pronto. Hay varias entradas, tomamos la más recta que nos lleva directamente al albergue que está en la calle de la catedral. Cuando llegamos a penas son las once de la mañana y ya hay cola de mochilas para las plazas. ¡No me lo puedo creer! Ese mismo día me entero que hay “falsos peregrinos” que se mueven en coche, llegan a la entrada del pueblo, lo aparcan y llegan caminando como si hubiesen hecho todo el trayecto; esto va en perjuicio de los que sí lo hacemos. No me cabreo porque pienso que al menos hoy sí pillaremos un colchón mullido. A las 12 empiezan a repartir las habitaciones y, en efecto, hoy nos toca cama con colchas de cuadros escoceses rojos (lo recuerdo tan bien porque después de tantos días durmiendo en el suelo, una experiencia así no se olvida). Hoy el día lo vamos a tomar muy relajadito. Nos acercamos a la catedral para ver al gallo y la gallina. Es una catedral pequeñita pero muy hermosa, además se está muy bien porque afuera hace mucho calor. Nos juntamos el grupo de gente habitual para ir a comer; encontramos un lugar ideal en una plazoleta cercana. Después la mayoría se va a la hospedería a dormir la siesta. Yo me quedo con Juan hablando de lo divino y lo humano, la conversación resulta muy agradable. Nos acercamos al Parador que está justo en frente de la catedral, se está muy bien. Hemos quedado allí después de la siesta para ir a ver la torre de la Catedral. El oteo de la planicie desde lo alto resulta espectacular. Me gusta ver los lugares desde las alturas, siempre que hay una oportunidad la aprovecho. Precisamente cuando estamos esperando para poder subir a la torre nos enteramos que por la tarde también hay un concierto de órgano en la Catedral a cargo de Ángel Oliver con obras de Bach y Guridi entre otros (guardo el programa). El día va discurriendo con esa tranquilidad que nos proponíamos sobre todo para recuperar fuerzas para todo lo que nos espera. Cenamos de manera muy frugal esta noche y nos dirigimos pronto para nuestra cama. Hoy sí, tenemos dulces sueños.

Por cierto, se me olvidaba decir que cuando estábamos en la catedral una de las muchas veces que entramos, escuchamos cantar al gallo.

Juan (Kung-fu) o La historia del Gallo y la Gallina

Hoy iba a contar la historia de Juan, un enamorado del Kung-fu además de practicante, que estaba haciendo el Camino y tenía una vida llena de aventuras por mil y un lugares, con el que hablé muchas horas mientras todos los demás estaban durmiendo la siesta. Pero creo que no me puedo resistir a contar aquí una de las leyendas más curiosas que oí a lo largo del Camino: la leyenda del Gallo y la Gallina de Santo Domingo, y que se están en la Catedral.

Cuenta la tradición que entre los muchos peregrinos compostelanos que hacen alto en esta ciudad para venerar las reliquias de Santo Domingo de la Calzada, llegó hasta aquí un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell, procedente de Ad Sanctos en la diócesis de Münster, cerca de Colonia. 

La chica del mesón donde se hospedaron se enamoró del joven Hugonell pero ante la indiferencia del muchacho decidió vengarse. La joven introdujo una copa de plata en el equipaje del joven y cuando los peregrinos siguieron su camino, la muchacha denuncio el robo al Corregidor. 

Las leyes de entonces, el Fuero de Alfonso X el Sabio, castigaban con pena de muerte el delito de hurto. El joven Hugonell fue prendido, juzgado y condenado. El inocente peregrino fue ahorcado por el delito no cometido. 

Los padres muy apenados, antes de seguir  de Nuevo el Camino a Santiago de Compostela, se acercaron a ver a su hijo ahorcado y, cuando llegaron al lugar donde se encontraba, escucharon la voz del hijo que les anunciaba que Santo Domingo de la Calzada le había conservado la vida.

Fueron inmediatamente a casa del Corregidor de la Ciudad y le contaron el prodigio. Incrédulo el Corregidor contestó que su hijo estaba tan vivo como el gallo y la gallina que él se disponía a comer. En ese preciso instante el gallo y la gallina saltando del plato se pusieron a cantar. Desde entonces se dicen los famosos versos: 

SANTO DOMINGO DE LA CALZADA

DONDE CANTO LA GALLINA DESPUÉS DE ASADA

En recuerdo de este suceso se mantienen en la Catedral un gallo y una gallina vivos durante todo el año. Siempre son de color blanco y proceden de donaciones de devotos del Santo, cambiándose las parejas cada mes. El resto del tiempo permanecen en un gallinero que la Cofradía de Santo Domingo mantiene en su domicilio social.  

Frente a esta hornacina que se construyó hacia 1445 y debajo de una ventana románica se conserva un trozo de la madera de la horca del peregrino. 

En el Archivo de la Catedral se conserva un documento de 1350 con indulgencias que 180 Obispos conceden “a la Catedral de La Calzada, donde hay un gallo y una gallina blancos, a quienes devotamente giren en torno al sepulcro del Santo, recitando el Padrenuestro, Avemaría y Gloria”.

 

Hay otra leyenda asociada a esta que dice que todo aquel peregrino que oye cantar al gallo en la Catedral de Santo Domingo llega a Santiago de Compostela. ¡Nosotros oímos cantar al gallo!

Gallo y gallina en Santo Domingo de la Calzada

 

Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Victor
    Ago 09, 2012 @ 23:32:48

    La próxima vez que hagas El Camino, elige pueblos pequeños, como el mío, Redecilla del Camino, que transitarás mañana… Menos mogollón de gente, y más calidad de atención… “menos ambiente”, + tranquilidad, y menores recursos para el peregrino… ¡¡¡¡ Buen Camino, Peregrino!!!!

    Responder

  2. Xilotel
    Sep 23, 2012 @ 00:06:25

    Gracias. Algo antes de Santo Domingo hay una plantación de lúpulo. Esta planta se cultiva en una especie de emparrados de gran altura. Lo ví, me llamó la atención y me pregunté qué sería eso. En el mismo Camino me lo explicaron. También hay lúpulo algo antes de llegar a Astorga si no recuerdo mal. En la Rioja también me llamaron la atención una especie de cilindros de poca altura de hormigón desde donde salían unas tuberías cortas. Creo que estaban en viñedos. Me dijeron lo que es. No recuerdo del todo bien pero creo que no son pozos sino sistemas para controlar el consumo de agua de riego y/o para purgar el aire que pueda quedar dentro de la red de riego. Saludos

    Responder

  3. Saloyi
    Sep 23, 2012 @ 00:32:16

    Gracias

    Algo antes de Santo Domingo hay una plantación de lúpulo. Esta planta se cultiva en una especie de emparrados de gran altura. Lo ví, me llamó la atención y me pregunté qué sería eso. En el mismo Camino me lo explicaron. También hay lúpulo algo antes de llegar a Astorga si no recuerdo mal. Hay una foto de un emparrado de lúpulo abajo de http://canales.elnortedecastilla.es/agroalimentos/actualidad/sabor_regional_220906.php

    En la Rioja también me llamaron la atención una especie de cilindros de poca altura de hormigón (creo que tapados) desde cuya base salían unas tuberías cortas. Creo que estaban en viñas. Me dijeron lo que es. No recuerdo del todo bien pero creo que no son pozos sino sistemas para controlar el consumo de agua de riego y/o para purgar el aire que pueda quedar dentro de la red de riego. Y la pieza de hormigón debe de ser para proteger el contador o lo que fuere.

    Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 212,658 visitas
A %d blogueros les gusta esto: