Lictata-Ragusa-Siracusa, Sicilia

Nuestro 6º día en Sicilia es de coche, un recorrido por la parte sur de la isla. Desde Agrigento y el Valle de los templos nos dirigimos a Siracusa y por el camino nos encontramos Licata y Ragusa hasta llegar a Siracusa; algunos tramos fueron por carreteras infernales y muy reviradas.

Por cierto, en parte de esta ruta se encuentran lugares emblemáticos de nuestro comisario Salvo Montalvano: PEDALARE….SUL SET DEL COMMISSARIO MONTALBANO. (2ª referencia).

 

mmodica-puntasecca

Licata es una ciudad marítima y pesquera, sin grandes atractivos, pero ahora con mucho bullicio por sus playas y el turismo. Estas pequeñas playas se encuentran al oeste de la ciudad, separadas por barreras de hasta 40 metros de altura.

Ragusa es una “isla dentro de la isla” como la denominan los que la conocen bien, por tratarse de una provincia tradicionalmente ajena al movimiento urbano de las masificadas Palermo o Catania. La división de la ciudad en Ragusa Ibla, la ciudad antigua que sufrió el terremoto de 1693 y que posteriormente fue redificada; y la nueva Ragusa, el asentamiento moderno se percibe en el cambio de relieve. Las casas se encaraman en la colina Iblea, luchando por no precipitarse, aferradas a la tierra. Es uno de los lugares más típicos y singulares de Italia porque conserva todo el sentido de Sicilia. (Ellos mismos, los sicilianos, recomiendan su visita ineludible). Ahora bien, hasta llegar allí las carreteras no son fáciles y “nuestro navegador particular” nos confundió bastante.

ragusa

Ragusa_Ibla

07-scicli1

Siracusa, tierra de las maravillas, tiene las huellas de civilizaciones antiguas todavía persisten por sus calles. Las arquitecturas barrocas hablan de su renacimiento. El cielo, el sol y el mar la envuelven con su brillo. Un viaje en este rincón de Sicilia suscita sensaciones profundas, es como pasar el confín del tiempo y viajar miles de años atrás. Cuenta con uno de los patrimonios arquelógicos más ricos de Sicilia, con la península de la Ortigia (en la que estaremos mañana), nucleo original de población de los corintios que fundaron la ciudad, el parque arqueológico de Neápolis con su anfiteatro romano, el teatro griego, las Latomias o canteras de piedra, la Oreja de Dionisio, y la gruta Dei Cordari, o la de los Capuchinos, donde en época griega los esclavos extraían los bloques de piedra caliza para la construcción de edificios y murallas.

Gruta Cordari
Teatro de  Siracusa

Frente a la entrada del museo arqueólogico de Siracusa, uno de los mayores errores arquitectónicos de sicilia, el Santuario de Santa Madonna de las Lagrimas, un edificio de 80 metros, que no pega para nada en todo este entorno, que evoca la lagrimación, un suceso insólito por la incredulidad que despierta, según el cual un cuadro de yeso de la virgen segrega gotas.

20140321-113430.jpg

20140321-113443.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 220,111 visitas
A %d blogueros les gusta esto: