El mar de John Banville

El mar de John Banville, ganadora del Premio Man Booker 2005, es una conmovedora meditación acerca de la pérdida y el poder redentor de la memoria. “El pasado supone para mí un refugio”, escribe Max Morden, el narrador de la última novela de John Banville. “Allí voy de buena gana, me froto las manos y me sacudo el frío presente y el frío futuro.” Pocas líneas atrás, el pasado ha sido “un rincón acogedor”; y, como si eso no fuera poco, el deseo de Max Morden es amadrigarse “en un lugar de calor uterino”. El estilo de Banville se convierte en un instrumento con el cual el narrador puede enfrentarse a golpes con sus recuerdos (y donde se lee recuerdos, interprétese culpas, miedos, fantasmas); una educación sentimental.

Tras la reciente muerte de su esposa después de una larga enfermedad, el historiador de arte Max Morden se retira a escribir al pueblo costero en el que de niño veraneó junto a sus padres. Pretende huir así del profundo dolor por la reciente pérdida de la mujer amada, cuyo recuerdo le atormenta incesantemente. El pasado se convierte entonces en el único refugio y consuelo para Max, que rememorará el intenso verano en el que conoció a los Grace (los padres Cario y Connie, sus hijos gemelos Chloe y Myles, y la asistenta Rose), por quienes se sintió inmediatamente fascinado y con los que entablaría una estrecha relación. Max busca un improbable cobijo del presente, demasiado doloroso, en el recuerdo de un momento muy concreto de su infancia: el verano de su iniciación a la vida y sus placeres, del descubrimiento de la amistad y el amor; pero también, finalmente, del dolor y la muerte. A medida que avanza su evocación se desvelará el trágico suceso que ocurrió ese verano, el año en el que tuvo lugar la «extraña marea»; una larga y meándrica rememoración que deviene catártico exorcismo de los fantasmas del pasado que atenazan su existencia.El mar, ganadora del Premio Man Booker 2005, es una conmovedora meditación acerca de la pérdida, la dificultad de asimilar y reconciliarse con el dolor y la muerte, y el poder redentor de la memoria. Escrita con la característica brillantez de la prosa de John Banville, de impecable precisión y exuberante riqueza lingüística,El mar confirma por qué Banville es justamente celebrado como uno de los más grandes estilistas contemporáneos en lengua inglesa.

A este libro he llegado a partir de su alter ego de Benjamin Black y la rubia de los ojos negros, que ambos tienen en común la excepcional calidad literaria. Pero aquí hay más intensidad y elaboración, otra manera muy distinta de enfrentarte al texto y la acción, en la que el ritmo es mucho más pausado y requiere una complicidad muy grande del lector para ubicar la acción en los mementos adecuados. Pero supone una mayor gratificación y satisfacción en la lectura, todo lo que ocurre permanecerá mucho más tiempo de una manera indeleble.

“A lo mejor todo lo quen nos ocurre en la vida no es más que una largar preparación para abandonarla” (página 85).

“El creador de verdad como el poeta Valèry, creo que fue él, afirmó, la obra nunca se acaba sino que se abandona” (pàgina 41).

 

banville-el-mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 219,637 visitas
A %d blogueros les gusta esto: