Los detectives salvajes de Roberto Bolaño

Los detectives salvajes de Roberto Bolaño es una obra que me ha costado muchos años poder leerla, pero al final lo he conseguido. Lo intenté 3 veces y otras tantas fracasé porque no conseguía entrar en la historia. Pero al final, con perseverancia y una ficha he ido entrando en esta obra tan singular de Roberto Bolaño que entremezcla relatos y acontecimientos maravillosamente bien narrados, con otros tediosos y farragosos. Seguir las peripecias de estos Real Visceralistas no resulta fácil, o cuando menos requiere una concentración extrema. No resulta ni mucho menos una literatura de evasión, me he dejado llevar por todos aquellos que la suelen calificar de obra maestra, así como por aquellos que le concedieron el premio Herralde de novela allá por 1998.

Arturo Belano y Ulises Lima, los detectives salvajes, salen a buscar las huellas de Cesárea Tinajero, la misteriosa escritora desaparecida en México en los años inmediatamente posteriores a la Revolución, y esa búsqueda el viaje y sus consecuencias se prolonga durante veinte años, desde 1976 hasta 1996, el tiempo canónico de cualquier errancia, bifurcándose a través de múltiples personajes y continentes, en una novela en donde hay de todo: amores y muertes, asesinatos y fugas turísticas, manicomios y universidades, desapariciones y apariciones. Sus escenarios son México, Nicaragua, Estados Unidos, Francia, España, Austria, Israel, África, siempre al compás de los detectives salvajes poetas «desperados», traficantes ocasionales, Arturo Belano y Ulises Lima, los enigmáticos protagonistas de este libro que puede leerse como un refinadísimo thriller wellesiano, atravesado por un humor iconoclasta y feroz. Entre los personajes destaca un fotógrafo español en el último escalón de la desesperación, un neonazi borderline, un torero mexicano jubilado que vive en el desierto, una estudiante francesa lectora de Sade, una prostituta adolescente en permanente huida, una prócer uruguaya en el 68 latinoamericano, un abogado gallego herido por la poesía, un editor mexicano perseguido por unos pistoleros a sueldo?

Me ha resultado reconfortante poder acabarla y pasar esta etapa. Aún tengo algunas obras pendientes y otras que se me resisten, pero he podido disfrutar y sufrir con Los detectives salvajes de Roberto Bolaño omo ya lo hice con 2666 de Roberto Bolaño.

Los-detectives-salvajes

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 234,939 visitas
A %d blogueros les gusta esto: