Así empieza lo malo de Javier Marías

Ante todo destacar lo bien que escribe Javier Marías y cómo te va involucrando poco a poco,  desde la complejidad, el detalle y la minuciosidad a los acontecimientos sencillos. Lo más importante es como seleccionas esos momentos significativos e importantes de la acción (quizás sea lo menos importante) para desmenuzarlos con la precisión y la sabiduría de un entomólogo de sentimientos.

Así empieza lo malo de Javier Marías recrea el gusto por la lectura y, por qué no decirlo también, por la escritura. Sé que puede tener muchos detractores por muchas minucias, pero lo que se le debe reconocer de una manera indudable es por el gusto de la narración y el placer de la palabra. Cuando lees sus libros, y este en concreto, descubres cómo recrea el lenguaje y adquieren un significado nuevo las palabras; y no es que busque palabras rebuscada, todo lo contrario, son las palabras que usamos habitualmente con una fuerza inusitada. Las oraciones interminables entre puntos, es otra de las características de su literatura; debes estar muy atento a todo lo que narra y cómo lo construye porque las frases son complejas y con muchas subordinadas.

“Así empieza lo malo y lo peor queda detrás” es lo que aparece en la cita de Shakespeare que inspira buena parte de lo que acontece en el libro, <thus bad begins and worse remains behind>. O lo que viene a ser que todo lo que ocurre en una vida siempre permanece y nos condiciona de una manera sustancial el resto de ella, resulta imposible hacer borrón y cuenta nueva porque todo sigue ahí, y tarde o temprano aflorará, siempre en las circunstancias menos apropiadas. Cada uno de nosotros somos responsables de cada momento de nuestras vidas, por pequeños o insignificantes que puedan parecer.

portada-asi-empieza-malo_grande

«No hace demasiado tiempo que ocurrió aquella historia, y sin embargo hoy sería imposible. Me refiero a lo que les pasó a ellos, a Eduardo Muriel y a su mujer, Beatriz Noguera, cuando eran jóvenes, y no tanto a lo que me pasó a mí con ellos cuando yo era el joven y su matrimonio una larga e indisoluble desdicha».

Este es el arranque de Así empieza lo malo, «una historia tenue de la vida íntima, de las que no suelen contarse o sólo en susurros», evocada por quien en su juventud fue testigo y partícipe, Juan de Vere, mientras estuvo al servicio de un antaño exitoso director de cine. Ese trabajo le permitió asistir al extraño, desequilibrado presente del matrimonio, así como asomarse a sus misteriosos agravios pretéritos.

En el Madrid excitado de 1980, Muriel encarga al joven De Vere que investigue y sonsaque a un amigo suyo de media vida, el Doctor Jorge Van Vechten, de cuyo indecente comportamiento en el pasado le han llegado rumores. Pero Juan no se limitará a eso y tomará dudosas iniciativas, porque, como él mismo reconoce desde su edad madura, «los jóvenes tienen el alma y la conciencia aplazadas».

Así descubrirá que no hay justicia desinteresada, sino que está siempre contaminada por el rencor personal, y que todo perdón o castigo son arbitrarios, los individuales y los colectivos. Con su prosa inteligente y profunda, Javier Marías nos da también una novela sobre el deseo, que a menudo se impone a todo escrúpulo, lealtad o respeto, y sobre nuestra imperfecta contemplación de los hechos, siempre tuerta: a veces por fuerza, a veces por entera decisión nuestra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 227,673 visitas
A %d blogueros les gusta esto: