Relatos para CONTINUARLOS 5º. Zapato rosa de otoño

La noche empezó con grandes expectativas, con nuestras mejores galas, pero todo se torció en un momento inesperado, allá por las cinco de la mañana. Estaba bailando y saltando, todo el mundo me miraba hasta que mi gemelo se rompió. Recuerdo que estábamos en Caballo Negro que era el local de moda en esta pequeña ciudad. Sólo oía gritos y risas a mi alrededor. Siempre había estado al lado de mi gemelo y era la primera vez que nos separaban con tal exabrupto. Yo no había sufrido ningún daño pero notaba la tensión a mi alrededor. No me movía con ese ritmo grácil que sólo ella sabía darnos, ahora todo era como violento y sin ninguna gracia. Me cogió con una mano y estuve un buen rato al lado de una copa que tardó mucho en beberse. Trataba por todos los medios de encontrar a mi gemelo, pero no lo descubrí por ningún sitio. Cada vez me estaba poniendo más nervioso; alejado de él, sabía que nada bueno podía ocurrir. Ella continuaba hablando sin preocuparse para nada de mí. Pensaba que era más importante para ella, pero estaba visto que no era así. Cuando salimos de la discoteca ella caminaba descalza y me arrojó al borde de un árbol sin tan siquiera mirarme. No pensaba que pudiera sentirme tan despreciado.

Ahora estoy aquí y me parece que nunca más volveré a tener aquellos días felices de antaño.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 231,782 visitas
A %d blogueros les gusta esto: