Ariadna de John William Waterhouse (1)

Publicada 2 de abril 2012.

Para los griegos Ariadna es el alma que, en el momento justo, cuando Teseo está más desesperado, le entrega una respuesta y una salida, una llave, una solución. Eso que vibra, eso que vive, eso que nos proporciona las soluciones en el momento justo, eso es Ariadna, el Alma, la salvadora que aparece oportunamente y nos da la solución para resolver nuestro problema.
Minotauro era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Era hijo de Pásifae, esposa de Minos, y un toro que Poseidón habia enviado a Minos. Minos muy vergonzoso por el nacimiento de tal monstruo, mandó que el arquitecto Dédalo construyera para él el Laberinto, un palacio donde encerró al Minotauro, que era antropófago.
Teseo pronto enfrentó este grave asunto cuando llegó el mometo de pagar la “contribución” a Minos.
El pueblo habia empezado a mostrar su descontento. Se dice que Minos elegía a los jóvenes que caerían victimas del Minotauro y exigia que fueran sin arma alguna. Estos inocentes no tenían posibilidades de salvación, pues se perdían en la laberintica construcción donde les encontraba el toro y los despedazaba.
Teseo decidió ser uno de los siete jóvenes que servirian de alimento al Minotauro, con el objeto de aniquilarlo. Avanzaba el barco con el fúnebre cortejo, con sus velas negras desplegadas. Egeo lo había equipado también con velas blancas por si el regreso fuera exitoso. Esta sería la señal de la buena nueva, antes de anclar en puerto. Teseo llegó a Creta y fue llevado junto a los otros jóvenes al leberinto. Sin embargo, Ariadna, la hija de Minos se enamoró de Teseo, y antes de que el joven entrara en el palacio del Minotauro, le dio un ovillo de hilo y le aconsejó que atara un extremo a la salida del laberinto y que lo desenvolviera conforme avanzara para no perder su camino. Es más, Ariadna le pidió que cumpliera su promesa de llevarla con él, como su mujer a Atenas.
Teseo logró vencer al Minotauro a puñetazos y liberó a sus compañeros. Acto seguido escaparon junto con Ariadna, sin ser vistos. No obstante, llegados a Naxos, una de las escalas de su viaje, Teseo abandonó a Ariadna, quien se consoló rápidamente en brazos del dios Dioniso. Aunque todo marchaba muy bien, los viajeros, entusiasmados con el regreso, olvidaron de cambiar las velas negras por las blancas de la alegría.
El infeliz Egeo, divisó el barco a lo lejos y viendo que tenía enarbolado el negro velamen, dio por segura la muerte de su hijo y se arrojó desapareciendo en el mar, que desde entonces se denomina Mar Egeo.

Ariadne, John William Waterhouse (1898), Óleo sobre lienzo, 91 x 151cm.

Ariadna (Ἀριάδνη, de la forma greco-cretense para arihagne, ‘la más pura’) fue, en la mitología griega, la hija de Minos y Pasífae, reyes de Creta que atacaron Atenas tras la muerte de su hijo Androgeo. A cambio de la paz, los atenienses debían enviar siete hombres jóvenes y siete doncellas cada año para alimentar a Minotauro. Un año, Teseo, hijo de Egeo, rey de Atenas, marchó voluntario con los jóvenes para liberar a su pueblo del tributo.

Ariadna se enamoró de Teseo a primera vista, como otros personajes femeninos que ayudaron a provocar el nuevo orden y le ayudó dándole una espada mágica y un ovillo del hilo que estaba hilando o, según otras fuentes, una corona luminosa para que pudiese hallar el camino de salida del Laberinto tras matar al Minotauro. Ariadna huyó entonces con Teseo, pero según Homero «no pudo lograrlo, porque Artemisa la mató en Día, situada en medio de las olas, por la acusación de Dionisio» (Odisea xi.324).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 227,740 visitas
A %d blogueros les gusta esto: