Las Médulas, León

img_2215

Las Médulas, en León, es un espacio único y Patrimonio de la Humanidad desde 1997. Hemos disfrutado de una jornada de asueto y diversión francamente buena. Además, el tiempo nos ha acompañado; los castaños están en plena ebullición y el paisaje, su tierra y su barro, se quedan en la retina para siempre. Otra de las caracterísitcas es que te retrotrae muchísimo en el tiempo y piensas cómo debió ser la vida por estos lares en aquél entonces.

Las Médulas están ubicadas en el Bierzo, al noroeste de los Montes Aquilanos y junto al valle del río Sil, se encuentran Las Médulas, fantástico paisaje resultado de las explotaciones auríferas romanas, y declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Su estampa rojiza simula un paisaje sinuoso y de misterio. Nadie diría que los picudos farallones esconden, bajo sus entrañas, el oro de los romanos. Enmudecida la explotación minera desde hace siglos, el paraje de las Médulas se convierte en un bello paisaje de gran atractivo turístico, que se completa con la infraestructura museística de un aula arqueológica. Aquí se describe, pormenorizadamente, la época en la que mantuvo su actividad la mayor explotación aurífera a cielo abierto de todo el Imperio Romano.

Las Médulas ofrecen al visitante, además de un paraje de extraordinaria belleza, la oportunidad de conocer un curioso y complicado sistema de explotación que el geógrafo y naturalista romano, Plino el Viejo, llamara “ruina montium“.

Visitar Las Médulas:

Se puede iniciar la visitar en el aula arqueológica, donde encontraréis la información necesaria para comprender como funcionó la extracción de oro y como esta mina, junto con las complejas obras de ingeniería para la canalización de agua, cambiaron el paisaje y la vida de las poblaciones cercanas. Aunque la explotación iniciada en el siglo I de nuestra era duró poco más de cien años, la magnitud del impacto sobre el entorno fue brutal, los movimientos de tierras y aguas cambiaron por completo el paisaje y la economía de la zona originando, por ejemplo, el lago de Carrucedo.

Un agradable paseo desde el centro de interpretación que se encuentra en la misma villa de las Médulas, nos permite comprender la singularidad de este lugar que estamos visitando, que nos lleva a unas paradas imprescindibles en la Cuevona y la encantada. En el camino de vuelta podemos ascender para visitar el Mirador de la Orellán que te muestra este paraje en todo su espler, desde el que se puede contemplar Las Médulas con toda su magnitud. Desde el Mirador de la Orellán, situado en el pueblo del mismo nombre, es impresionante, y si lo hacéis a primera hora de la mañana o al atardecer, se convertirá en una de esas imágenes imposibles de olvidar.

Existe también la visita guiada por el parque natural, se puede hacer apuntándonos a las que organiza Centro de Recepción de Visitantes, pero tembién a vuestro aire y vuetro ritmo.

d1657d31f7e3ad609c57a45156a6bdb9

36760-35417_sc_4

la_cuevona_-9

p6147135

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 224,157 visitas
A %d blogueros les gusta esto: