Amantes hasta después de la muerte IX: Ilaria del Carretto y Paolo Guinigi

Amantes hasta después de la muerte IX: Ilaria del Carretto y Paolo Guinigi

Ilaria del Carretto (Zuccarello 1379- Lucca 1405) fue una noble italiana. Pertenecía al linaje de los marqueses de Savona. Era hija de Carlo I del Carretto, primer marqués Del Carretto de Zuccarello. En 1403, con veinticuatro años, se casó con el señor de Lucca, Paolo Guinigi: era su cuarta esposa y con él tuvo dos hijos, Ladislao e Ilaria. Durante el parto de esta última, en 1405, Ilaria del Carretto murió.

Lucca: ciudad emblemática en Italia donde las haya.

Su esposo encomendó al escultor Jacopo della Quercia una estatua funeraria que se conserva en la catedral de Lucca. Se trata de la obra maestra de este escultor y una de las más famosas del Renacimiento Italiano. La escultura representa a Ilaria del Carretto yacente con un pequeño perro a sus pies, símbolo de la fidelidad conyugal. Toda la obra escultórica tiene una gran delicadeza y elegancia. El monumento fúnebre está en la sacristía de la catedral.

La figura de Ilaria del Carretto y, en especial, la escultura de Jacopo della Quercia, ha inspirado a numerosos poetas, como a Gabriele D’Annunzio (en el poema dedicado a la ciudad de Lucca en su obra Elettra, 1903), Salvatore QuasimodoDavanti al simulacro d’Ilaria del Carretto» en su obra Ed è subito sera, 1942), Pier Paolo PasoliniL’Appennino», publicado en el libro Las cenizas de Gramsci, 1957), Luis Javier Moreno («Escultura yacente de Ilaria del Carretto») o David Ferrer García («Visita al sepulcro de Ilaria del Carretto»).

ilaria_del_carretto

1280px-quercias_grave_and_monument_at_cmart

Davanti al simulacro d’Ilaria Del Carretto

Sotto la terra luna già i tuoi colli,
lungo il Serchio fanciulle in vesti rosse
e turchine si muovono leggere.
Così al tuo dolce tempo, o cara, e Sirio
perde colore, e ogno ora s’allontana,
e il gabbiano s’infuria sulle spiagge
derelitte. Gli amanti vanno lieti
nell’aria di settembre, i loro gesti
accompagnano ombre di parole
che conosci. Non hanno pietà; e tu
tenuta dalla terra, che lamenti?
Sei qui rimasta sola. Il mio sussulto
forse è il tuo, uguale d’ira e di spavento.
Remoti i morti e più ancora i vivi,
i miei compagni vili e taciturni.

(Salvatore Quasimodo, Davanti al simulacro d’Ilaria Del Carretto – da “Ed è subito sera”)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 212,643 visitas
A %d blogueros les gusta esto: