Taxi Teherán de Jafar Panahi

Taxi Teherán, cine prohibido, de Jafar Panahi es una película única e irrepetible sobre el derecho de hacer cine. Galardonada con el Oso de Oro de la Berlinade, deja bien a las claras los que supone hacer cine en determinados países.

El iraní Jafar Panahi no puede hacer cine. Arrestado por estar “haciendo una película contra el régimen en la que se mostraban los acontecimientos posteriores a las elecciones de 2009“; tras unos meses de cárcel y soportar amenazas a su familia en 2010, el Tribunal de Teherán le acusó de “actuar contra la seguridad nacional y hacer propaganda contra el estado” y le condenó a arresto domiciliario -no poder salir de Irán- y a 20 años sin dirigir una película. Pero esto no ha parado a Panahi y con apoyo de amigos, familiares y colegas y diferentes organizaciones internacionales por los derechos humanos ha podido seguir dirigiendo en secreto y jugándose la vida. Así nos llega ‘Taxi Teherán’ (‘Taxi’, 2015), última ganadora del Oso de Berlín y del Premio FIPRESCI de la 65ª. edición de la Berlinale.

Un taxi recorre las vibrantes y coloridas calles de Teherán. Va recogiendo todo tipo de pasajeros: hombres, mujeres, ancianos, amigos y conocidos, niños. Todos ellos tienen algo que contar y no tienen reparos a expresar libremente su opinión cuando el conductor les pregunta. El conductor, que no es otro que el director Jafar Panahi, nos muestra el interior de su taxi y el caos de las calles de Teherán con una cámara colocada en el salpicadero, capturando el espíritu de la sociedad iraní.

‘Taxi Teherán’ tiene grandes aportaciones y una de ellas, es la misma película en sí; si no existiera habría que inventarla. La primera es su tratamiento de falso documental, la espontaneidad con la que los pasajeros suben y bajan y hablan de sus problemas y preocupaciones, la presencia de la sobrina en la vida real del director o su emotiva conversación con su abogada. El espectador se cuestiona si se trata de pasajeros reales o está todo guionizado y esto, consigue transmitir a la cinta un espíritu improvisado maravilloso que nos acerca más a esa variopinta realidad iraní.

La segunda es, precisamente, esa aproximación a la realidad tan cruda de un país como Irán a través de la ficción improvisada y mucho sentido del humor. En el taxi se habla de la visión política, religiosa y hasta familiar del país a través de varias generaciones, gentes de varios oficios y clases sociales y a pesar de lo que se nos cuenta y muestra pertenece a una cultura y sociedad totalmente opuesta a nosotros y ciertas afirmaciones e ideas pueden llegar a parecernos terribles, Jafar Panahi se encarga de que los diálogos y situaciones no pierdan comicidad en ningún momento.

Taxi

La tercera ventaja es su fuerte crítica contra la censura que, en un contexto diferente a la que está realizada la película, no funcionaría tan bien. Y es que la conversación con su abogada -haciendo alusión a su encarcelamiento y su castigo- y toda la trama de la sobrina del director gira en torno a las duras restricciones y la escasa libertad de expresión en Irán: la niña tiene que hacer una película para el colegio y le lee a su tio la lista de duras y absurdas leyes de moralidad y corrección que debe seguir.

Al compartir viaje con el director y sus “clientes” somos conscientes y cómplices de esa lucha contra la censura. Jafar Panahi está rodando de forma clandestina, lo sabemos y tememos que en cualquier momento lo descubran. ‘Taxi Teherán’ es una película valiente, comprometida y sin duda, necesaria por su reflejo de la sociedad iraní pero que por desgracia, nunca se verá dentro de sus fronteras.

En esta ocasión Panahi sorprende al mundo con un documental, o mejor dicho, un falso documental, que retrata el drama social que vive hoy en día la ciudad iraní de Teherán. A través de una cámara colocada en el salpicadero del coche, el propio director se erige como conductor del taxi yguionista de la trama que en él discurre. Recorriendo las calles de la capital, acoge en su vehículo todo tipo de pasajeros, desde un hombre que confiesa ser un ladrón, hasta la propia sobrina del cineasta. Durante el trayecto, Panahi va entrevistando a los viajeros, creando un retrato sórdido y crítico, aunque al mismo tiempo realista, de la sociedad iraní.

Uno de los mayores méritos que atesora este largometraje es su capacidad de mostrarse creíble, o lo que es lo mismo, tratar unas situaciones completamente ficticias como unos hechos verídicos. La naturalidad que desprenden cada una de sus escenas logra que el espectador empatice con la situación narrada, en muchos casos impregnada de un duro dramatismo. La sencillez y la maestría de la misma hacen que el peso recaiga en el propio guión, así como en los personajes que lo llevan a cabo. Resulta curioso comprobar cómo el director, dado el secretismo con el que tuvo que llevar a cabo este proyecto, prescinda de los títulos de créditos finales, en un alarde de generosidad por mantener el anonimato de los intérpretes, todos ellos actores y actrices no profesionales entre los que se encuentra su propia sobrina.

Sin duda lo que el espectador va a encontrar en Taxi Teherán es aquello que el director se planteó desde el principio: retratar, de la manera más realista posible, la sociedad iraní, con todas sus limitaciones, miedos y anhelos. Y es que el taxi de Panahi es más que un coche. Se trata de un verdadero altavoz del que surgen todo tipo de opiniones y puntos de vista; puesto que lo importante, en este caso, es poder expresarse libremente. Con esto, no solo se denuncia la falta de libertad ideológica presente en la sociedad iraní, sino también la fuerte censura. Todos estos rasgos convierten el documental en una obra de obligado visionado, sobre todo para todas aquellas personas inquietas que quieran conocer, en mayor profundidad, el día a día de la fascinante ciudad de Teherán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 219,675 visitas
A %d blogueros les gusta esto: