La asamblea de los muertos de Tomás Bárbulo

La asamblea de los muertos de Tomás Bárbulo es una historia sorprendente y sorpresiva de novela negra que me recomendó Begoña y que me ha sorprendido en cada una de sus acciones y el seguimiento del argumento. Este autor coruñés, un punto a su favor para que eligiese su lectura, nos va introduciendo en una historia posible pero que cada vez se va complicando más, hasta un final que le da sentido a todo lo que ha acontecido. Quizás a partir de ahí me interesa mucho más como le continuará la vida al saharaui, sin ánimo de hacer spoilers.

Entre bromas y pullas, cuatro parejas inician un viaje al norte de África en un minibús alquilado. A primera vista, parecen unos turistas con ganas de disfrutar a tope de sus vacaciones, pero en realidad los hombres forman parte de una banda de delincuentes madrileños de poca monta y se dirigen a Marrakech con un encargo muy concreto: desvalijar un banco durante la feria de orfebrería que se celebrará en la ciudad.

El cerebro de la operación, un joyero francés conectado con la jet set internacional, les proporcionará un guía y un contacto sobre el terreno, y, una vez finalizada la tarea, una bolsa de nada menos que dos millones de euros. Sin embargo, pronto surgirán los primeros motivos de inquietud, y lo que debía ser un trabajo rápido y limpio deriva en una serie de acontecimientos imprevisibles que arrastran a los ufanos maleantes a una situación que jamás habían imaginado.

De sorpresa en sorpresa, con un ritmo trepidante, unos diálogos descarnados y un afilado sentido del humor, Tomás Bárbulo conduce al lector hasta un asombroso final que otorga a la historia una dimensión insospechada.

Anuncios

Detroit de Kathryn Bigelow

Detroit de Kathryn Bigelow es una película francamente interesante, que desvela las atrocidades comentidas por la policia en los años 60, más concretamente en 1967, en la cruenta lucha por los Derechos Civiles en USA. La historia no por conocida resulta menos trágica. Además está magníficamente bien contada desde una narrativa diferente que ya se vislumbra en el principio, no perdéselo, porque te imbuye en el espíritu de lo que va a ocurrir después.

Película ambientada durante los disturbios raciales que sacudieron la ciudad de Detroit, en el estado de Michigan, en julio de 1967. Todo comenzó con una redada de la policía en un bar nocturno sin licencia, que acabó convirtiéndose en una de las revueltas civiles más violentas de los Estados Unidos.

Resulta una película coral cargada de tensión y sentimiento, que te atrapa por lo que acontece en la pantalla, pero también trasciende porque lo relacionas con los acontecimientos que se han producido este mismo verano en USA y se viene repitiendo reiteradamente en los últimos tiempos.

¡Son hechos para no olvidar y tenerlos muy presentes!

Dunkerque [Dunkirk] de Christopher Nolan

Dunkerque [Dunkirk] de Christopher Nolan es una película que narra la crueldad de la guerra en sí y las tragedias individuales que vive cada persona en particular; elimina toda épica y se ciñe a las miserias de esta sin razón. Ves en pequeños detalles el sufrimiento, los padecimientos y las crueldades que provoca la guerra. Magníficamente bien narrada, permite entender, o al menos aproximarnos, a un episodio de una guerra a todos aquelos que por suerte no hemos tenido ese contacto directo.

Año 1940, en plena II Guerra Mundial. En las playas de Dunkerque, cientos de miles de soldados de las tropas británicas y francesas se encuentran rodeados por el avance del ejército alemán, que ha invadido Francia. Atrapados en la playa, con el mar cortándoles el paso, las tropas se enfrentan a una situación angustiosa que empeora a medida que el enemigo se acerca.

Por cierto. existe un magnífico artículo en El Mundo (Carlos A. FONT GAVIRA. que traza los paralelismos que hubo entre Dunkerque y la batalla de Elviña en A Coruña en 1809.

Dunkerque ocurrió antes en La Coruña y allí murieron más.

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXXI: Rocadragón [Dragonstone]

Rocadragón [Dragonstone] está en Euskadi y es San Juan de Gaztelugatxe (Bizkaia) y la playa de Zumaia (Guipuzkoa).

Ya quisieran en Poniente tener un lugar así

Rocadragón es la fortaleza de la Isla de Rocadragón. Fue la fortaleza ancestral de la Casa Targaryen hasta la Guerra del Usurpador, cuando el rey Robert I se la concedió a su hermano Stannis Baratheon. Tal vez en preparación para su eventual cruce del Mar Angosto, el Feudo Franco de Valyria, estableció su puesto de avanzada más occidental en la isla que llegaría a ser conocida como Rocadragón unos doscientos años antes de la Maldición. Ningún rey se opuso a pesar de que los señores del mar Angosto hicieron algunos esfuerzos para resistirse; a pesar de ello la fuerza de Valyria era demasiado grande y ocuparon la isla. La fortaleza fue construida al pie del volcán Montedragón con las artes arcanas de la Antigua Valyria. Se dice que los magos de Valyria no tallaban y cincelaban como vulgares albañiles, sino que trabajaban la piedra con fuego y magia igual que haría un alfarero con la arcilla. De hecho, las edificaciones adoptan formas fantásticas de dragones acuclillados o a punto de emprender el vuelo y en lugar de almenas los muros están coronados con miles de gárgolas que representan seres fantásticos: grifos, demonios, mantícoras, minotauros, basiliscos, sabuesos infernales, dragones alados, dragones con cabeza de ave, etc. Otros dragones más pequeños enmarcan las puertas, las antorchas se sujetan con zarpas de dragón, grandes alas de piedra envuelven la herrería y la armería, las colas forman arcos, puentes y escaleras exteriores.

Captura de pantalla 2017-09-13 a las 13.37.50.png

Historia: Los Targaryen se instalaron en la Isla de Rocadragón huyendo de la Maldición de Valyria. La fortaleza fue construida en tiempos del Feudo Franco de Valyria con avanzadas técnicas valyrias de construcción que se perdieron con la Maldición. Algunos dicen que se construyó con fuego y magia. Fue el asentamiento de los Targaryen hasta la conquista de los Siete Reinos por parte de Aegon I. Desde entonces sirvió como sede del heredero al Trono de Hierro, siendo éste llamado Príncipe de Rocadragón. En tiempos de Aerys II Targaryen el comandante de la Guardia del Mar era un hombre llamado Tristimun, azote de los contrabandistas. Tras la Rebelión de Robert y la caída de la dinastía Targaryen, Robert Baratheon nombró a su hermano, Stannis Baratheon Señor de Rocadragón, donde fundó la Casa Baratheon de Rocadragón.

 

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXX: 7ª Temporada: muertes relevantes

Las muertes más relevantes, o casi muertes, en la 7ª temorada de Juego de Tronos han sido:

Nyneria Sand (en el 2º capítulo). Jessica Henwick como Nymeria Arena.

Obara Sand (en el 2º capítulo). Keisha Castle-Hughes como Obara Arena .

Ellaria Sand (en el 3º capítulo), con dudas. Indira Varma como Ellaria Arena.

Tyene Sand (en el 3º capítulo), con mis dudas. Rosabell Laurenti Sellers como Tyene Arena.

Lady Olena (en el 3º capítulo). Diana Rigg como Olenna Redwyne.

Randyll Tarly y Dickon Tarly (en el 5º capítulo). James Faulkner como Randyll Tarly y Tom Hopper como Dickon Tarly.


Thoros de Myr (en el 6º capítulo). Paul Kaye como Thoros de Myr.



Benjen Stark “Manos frías” (en el 6º capítulo). Joseph Mawle como Benjen Stark.



Viserion (en el 6º capítulo)- “zombie del ejército de los muertos”.



Petyr Baelish “Meñique” (en el 7º capítulo). Aidan Gillen como Petyr Baelish.

Braga 2017

Después de unos años volvemos a Braga y siempre nos recibe muy bien.


(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXIX: 7ª Temporada (7º) El dragón y el lobo [The dragon and the wolf]

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXIX: 7ª Temporada (7º) El dragón y el lobo [The dragon and the wolf].


La reunión definitiva

Ha costado, pero siete temporadas después, los personajes en este capítulo han estado más juntos (al menos físicamente) unos de otros que nunca. El encuentro es en Pozo Dragón, a donde llegan en barco Tyrion, Jon, Theon, Jorah, El Perro y compañía (incluido el zombi que apresaron Más allá del Muro). Al recinto llegan guiados por Bronn y Brienne (que fue a Desembarco en sustitución de Sansa, recordemos). Poco después, hacen acto de presencia Cersei, Jaime, la Montaña, Euros y compañía. Antes, Cersei había dejado claro a la Montaña cómo debía actuar en caso de que se complicaran las cosas: primero, muerte a “la ramera del pelo dorado”, luego a Tyrion y después, Jon; el resto, como guste. En el encuentro la tensión se puede cortar con un cuchillo de acero valyrio: cruces de miradas entre Brienne y Jaime, Cersei y Tyrion, Euron y Theon, El Perro y la Montaña.
Pero falta ella, la khaleesi, la madre de dragones. Que llega a lomos de Drogon haciendo alarde de su poderío dragonil. Eso es una entrada y lo demás son tonterías. “Llevamos un rato esperando”. A Cersei no la impresionas tan fácilmente. Tras lograr callar a Euron, Tyrion toma la palabra para, junto a Jon, explicar qué pintan ahí: quieren una tregua para luchar juntos contra el enemigo común: los muertos. Es el turno de mostrar a Cersei la prueba de que esos seres existen. Lógicamente, flipa. Después de que el Perro lo corte en tres partes, Jon demuestra que se les puede matar con fuego o vidriagón. “Solo hay una guerra que importa: la Gran Guerra. Y ya está aquí”, dice el bastardo (dejadnos que le llamemos así por última vez) de los Stark.

Euron dice que ya tiene bastante con esto y que se retira a su isla a vivir tranquilo. Y Cersei acepta la tregua siempre que el Rey en el Norte se quede en el norte. Pero Jon no quiere faltar a su palabra a Daenerys, y dice públicamente que no puede servir a dos reinas, “y he prometido servir a la reina Daenerys, de la casa Targaryen”. Así que no hay trato.

Tyrion se ofrece a ir a hablar con su hermana para intentar arreglar las cosas. “Estoy a punto de entrar en una sala con la mayor asesina del mundo”, dice el enano a su hermano Jaime mientras se despiden, por lo que pueda pasar. Dentro, Cersei reprocha a Tyrion la muerte de su padre y de sus hijos, y que lleve a Daenerys ante ella y que, encima, venga como aliada de su otro enemigo, cosa que Tyrion (ni nadie allí) sabía. Mientras, en Pozo Dragón Jon y Dany tienen otra charla de esas suyas de ir acercando posturas (hasta que las acerquen del todo más adelante, como veremos). Y Jon pone en duda la supuesta infertilidad de Daenerys. Ojo que igual puede haber heredero para el Trono de Hierro por aquí, que están insistiendo demasiado en este asunto. ¿A ver si aquella bruja no tenía razón…?
Tyrion y Cersei vuelven al ruedo. Y sí, parece que ha surtido efecto la charla y la reina accede a ofrecer su ejército para la Gran Guerra. Qué felices todos… Pero esto no ha terminado. Antes, vayamos a Invernalia, que allí también hay tela que cortar.

Traiciones y hermanos

En Invernalia tenemos a las hermanas Stark enfrentadas por culpa de Meñique. Sansa comenta con él la alianza de Jon con Daenerys y, también, cuáles pueden ser las verdaderas intenciones de Arya. El consejo de Meñique es que se ponga en lo peor, porque seguramente sea cierto. Por lo que Sansa dice que Arya seguramente quiera matarla por traicionar a su familia. Más adelante, Sansa convoca a su hermana ante su presencia y la de Bran, Meñique y miembros de su consejo. La joven Stark parece acudir con el afán de saldar por fin sus diferencias. Empieza Sansa: “se os acusa de asesinato y se os acusa de traición. ¿Cómo os declaráis, lord Baelish?”

Porque en realidad, quien iba a ser sometido a juicio no es Arya, sino Meñique. Los tres hermanos Stark dejan claras todas las veces en las que ha traicionado a alguien de su familia, empezando por el enfrentamiento que llevó a los Stark a la situación en la que están y enfrentando a su madre con su hermana. Meñique intenta defenderse, incluso pide piedad de rodillas, pero no sirve de nada. Sansa está firme en su decisión y Arya es la ejecutora: Meñique muere degollado. Aplausos al otro lado de la pantalla.
Planes (y no planes) de defensa

De vuelta a Rocadragón, Jon, Daenerys y demás empiezan a planear cómo acometer la guerra contra los caminantes blancos. La idea es que Jon y Daenerys lleguen al norte juntos para que los señores del Norte no la vean como una amenaza.
Theon mientras por fin da un paso adelante para tratar de rescatar a su hermana. Tras una charla con Jon, decide ir al rescate de Yara. Pero sus hombres no están por la labor. El cabecilla del grupo da una paliza a Theon, que resiste a duras penas, pero cuando trata de golpearle en donde más duele a los hombres, la ausencia de dolor de Theon y el desconcierto de su agresor hace que cobre una ventaja que Theon aprovecha hasta matar a su oponente a golpes. Para que luego digan que no tiene ventajas haber sido castrado…
Mientras, en Desembarco del Rey, Jaime también está planeando cómo marchar hacia el norte para ayudar en la guerra. Pero Cersei llega para quitarle esas ideas locas de la cabeza. “Que los monstruos se maten entre ellos”. Su hermano, que parece mentira que no la conozca, alucina. Ella también le dice que en realidad Euron no ha huido a las Islas del Hierro sino que se dirige a Essos para pedir la ayuda de la Compañía Dorada. Lógicamente, Jaime se siente traicionado, pero ella dice que el que le traicionó es él al reunirse con Tyrion para conspirar. Por un momento, con la Montaña al lado y Cersei enfurecida, llegamos a temer por la vida de Jaime, pero algo de corazón tiene la mujer y deja que su hermano y padre de sus hijos se vaya.


Toda la verdad sobre Jon
Llegamos a otro de los grandes momentos del capítulo. Sam llega a Invernalia y se encuentra con Bran. “No sabía si me recordarías”. “Lo recuerdo todo”. Sam viene decidido a ayudar a Jon en su lucha contra los Caminantes. Pero Bran antes le suelta todo lo que sabe sobre Jon: que en realidad es hijo de Rhaegar Targaryen (hermano de Daenerys) y Lyanna Stark (hermana de Ned), por lo que sería un bastardo de apellido Arena al haber nacido en Dorne. Pero Sam añade un dato fundamental a esto: no es bastardo. Como leyó en voz alta Gilly en la Ciudadela, Rhaegar y Lyanna se habían casado en secreto. Antes de morir, Lyanna dio su hijo a su hermano pidiéndole que le cuidara y diciéndole su nombre: Aegon Targaryen. “Es el legítimo heredero del Trono de Hierro”, sentencia Bran. “Debe saberlo. Debemos decírselo”.
Para hacer más inquietante la revelación, mientras lo estamos conociendo todo a través de algún flashback y de la conversación entre Bran y Sam, Jon va a la habitación de Daenerys y las posturas que antes habían ido acercando, ahora ya terminan pegadas del todo. Y mientras conocemos que son tía y sobrino, ellos consuman su relación en la cama. Obviamente, ellos no tienen ni idea, y cuando lo sepan (si es que llegan a saberlo) posiblemente ya no les importe. Los Targaryen son así.

Ya están aquí…
Pero si la revelación del verdadero nombre de Jon y su condición de heredero del Trono de Hierro es impactante, más todavía es lo que queda de capítulo. Vamos al Muro gracias a los cuervos de Bran, que lo ve y lo sabe todo y no cuenta (casi) nada. El invierno es más duro que nunca. Tormund y Beric se asoman a la torre y ven llegar el ejército de zombis de los Caminantes Blancos. Se ponen alerta. Pero de poco sirve que se preparen. Porque el Rey de la Noche aparece montado a lomos de Viserion, que con su fuego azul logra derribar el Muro. Ya no hay nada que frene a los muertos. El fin está a la vuelta de la esquina.  


Desembarco del Rey

Jon Nieve (Kit Harington) y Tyrion Lannister (Peter Dinklage), junto con sus consejeros y acompañantes, además del espectro capturado y prisionero en una caja, llegan a Desembarco del Rey y son acompañados a Pozo Dragón por Bronn (Jerome Flynn). Cersei (Lena Headey) y Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau) llegan, y los dos bandos comienzan a esperar a que Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) comparezca a la reunión. Daenerys aterriza en Pozo Dragón a lomos de Drogon. Cersei, Jon y Daenerys miran como el Perro (Rory McCann) saca una caja, que abre y revela al espectro capturado más allá del Muro. El espectro se dirige hacia Cersei, pero es arrastrado por sus cadenas y partido en dos por el Perro. Como demostración, Jon explica como se acaba con ellos, quemando el brazo del espectro y posteriormente clavando un puñal de vidriagón en el torso de la criatura, y pide la ayuda de Cersei en la “gran guerra” contra los Caminantes Blancos. Esto asusta a Euron Greyjoy (Pilou Asbæk), que sale de la reunión y afirma que se dirige de nuevo a las Islas del Hierro.

Cersei acepta ayudar bajo la condición de que el Norte no pelee contra los Lannister, confiando en Jon como el hijo de Ned para mantener su palabra. Después de haber prometido su lealtad a Daenerys, Jon se niega a aceptar estos términos. Cersei se va y se niega a ayudarlos. Tyrion va a la Fortaleza Roja para discutir esto con su hermana en privado, y parece tener éxito en conseguir que ella acepte enviar su ejército al norte en la lucha contra los Caminantes Blancos. Más tarde, sin embargo, Jaime comienza a preparar el ejército para el viaje hacia el norte, pero Cersei lo detiene y admite que estaba mintiendo, y no tiene intención de ayudar. También revela que Euron se fue para transportar a la Compañía Dorada, un grupo de mercenarios, a Poniente. Disgustado, Jaime sale de la capital -no sin antes ser amenazado por Cersei para que Ser Gregor Clegane (Hafþór Júlíus Björnsson) lo mate- y empieza a dirigirse al norte, diciendo que dio su palabra y que tiene la intención de mantenerla.
Cuando Jaime se va, comienza a nevar: el invierno finalmente ha llegado a las tierras de la Corona y al Sur. Desembarco del Rey comienza a oscurecerse mientras las nubes la cubren, nevando por toda la ciudad.

Rocadragón
Jon, Daenerys, y sus consejeros llegan de nuevo a Rocadragón. Theon Greyjoy (Alfie Allen) se acerca a Jon, y los dos discuten sus enemistades. Jon afirma que Theon es tanto un Stark como un Greyjoy, y Theon recuerda el abandono de su hermana, Yara. Theon regresa junto a sus hombres y les informa que van a salvar a su hermana, pero acaba enfrentándose al líder del grupo, quien se oponía rotundamente, y casi es golpeado hasta la muerte. Theon es capaz de ganar al final, sin embargo, y comanda a sus hombres a rescatar a Yara.

Invernalia

Lord Petyr Baelish (Aidan Gillen) se reúne con Sansa Stark (Sophie Turner) y los dos comienzan a discutir el comportamiento amenazante de Arya (Maisie Williams) después de la revelación de la carta en la que se pidió lealtad al rey Joffrey. Meñique intenta que Sansa piense de la misma manera que él; cuestionando los motivos de la gente. Más tarde, Arya es llevada ante Sansa y Bran (Isaac Hempstead-Wright), así como a los señores del Norte y el Valle. Sansa declara una acusación de asesinato y traición, pero dirige la misma hacia Meñique, en lugar de Arya. Meñique está confundido, inicialmente, pero Sansa comienza a enumerar sus crímenes, incluyendo el asesinato de Lysa y Lord Jon Arryn, traicionando a su padre, Ned, y comenzando la guerra entre los Stark y los Lannister. Meñique lo niega diciendo que nadie estaba allí para ver su traición a Ned, pero Bran repite las últimas palabras de Meñique a Ned antes de colocarle un cuchillo a la garganta de su padre: “Os advertí que no os fiárais de mí”. Meñique se arrodilla y pide misericordia, pero Sansa se niega a escuchar, y Arya le corta la garganta, matándolo. Las dos hermanas hablan sobre las almenas de Invernalia, aceptando que el lobo solitario muere, pero la manada sobrevive.

Más tarde, Samwell Tarly (John Bradley) llega a Invernalia. Se reúne con Bran, quien revela que fue testigo del nacimiento de Jon en la Torre de la Alegría, siendo su madre Lyanna Stark (Aisling Franciosi), creyendo inicialmente que Jon era un bastardo llamado Jon Arena. Sin embargo, Sam recuerda el pasaje descubierto por Elí revelando que Rhaegar Targaryen (Wilf Scolding) anuló su matrimonio con Elia Martell y se volvió a casar con Lyanna en una ceremonia secreta. Bran accede a esta memoria y atestigua el matrimonio, así como el verdadero nombre de Jon, Aegon Targaryen, y deduce que Jon es el verdadero heredero del Trono de Hierro.

En el Mar Angosto
Jon y Daenerys son mostrados a bordo de un barco en el Mar Angosto rumbo hacia el Norte. Jon va al camarote de Daenerys, y ceden a su mutua atracción, teniendo relaciones sexuales. Tyrion es visto fuera de la habitación.

Guardiaoriente del Mar
Mientras que Beric Dondarrion (Richard Dormer) y Tormund (Kristofer Hivju) están patrullando a lo largo de las murallas, el ejército de los muertes llega frente a Guardiaoriente del Mar, con el Rey de la Noche y su dragón espectro, Viserion. El Rey de la Noche comienza a quemar el Muro con la llamarada azul de Viserion, y el Muro empieza a desmoronarse. Una parte del Muro se derrumba, permitiendo que los Caminantes Blancos y su ejército pasan al sur, ya en territorio de los Siete Reinos.

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXVIII: 7ª Temporada (6º) Más allá de muro [Beyond The wall]

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXVIII: 7ª Temporada (6º) Más allá de muro [Beyond The wall].



Expedición Más allá del Muro
El capítulo anterior terminó con Jon, Jorah, Gendry, el Perro, Tormund, Beric y Thoros saliendo en busca de uno de los muertos que forman parte del ejército de los Caminantes Blancos para tratar de demostrar a Cersei que existen y que deben unirse todos para luchar contra ellos. La caminata (esta vez no se teletransportan) da para muchas conversaciones entre estos hombres. Vemos a Jon charlando con Tormund sobre Daenerys y el orgullo del (supuesto) bastardo al no arrodillarse ante ella. Vemos cómo Gendry echa en cara a los miembros de la Hermandad haberle vendido ante Melisandre. Vemos a Jon y Jorah estrechando lazos y compartiendo recuerdos sobre el padre del segundo, que entregó a Jon su espada Garra. Vemos la diferente percepción que tienen Tormund y el Perro respecto a Brienne. Vemos a los resucitados Jon y Beric hablando de cosas de resucitados y a Jon en plan filosófico con frases como “soy el escudo que custodia el reino de los hombres”.
Así hasta que de repente un oso muerto se abalanza sobre el grupo y mata a bocados a uno de los hombres que les acompañan y deja malherido a Thoros, aunque con un trago de su petaca y un toque de espada flameante se repone. Poco después verán un grupo de zombis, a los que les preparan una emboscada. Un tajo de Jon al jefe de los zombis hace que casi todos los muertos vivientes se desmoronen. Todos menos uno, que será el que apresen para llevar a Desembarco del Rey. Pero la cosa no podía ser tan sencilla. Cuando ven acercarse muchos otros caminantes blancos y zombis hacia ellos, Jon ordena a Gendry volver a Guardaoriente para enviar desde ahí a Daenerys un cuervo pidiendo ayuda. La lucha entre muertos y hombres se paraliza cuando estos últimos quedan aislados del peligro rodeados en la nieve por un foso de agua al romperse el hielo. (A todo esto, otro de los hombres random que acompañaban al grupo ha muerto al caer al agua empujado por los muertos, lo que provocó la brecha que ha aislado a los demás).
Llega la noche, y parece que nuestros héroes empiezan a tener un poco de frío. Afortunadamente, Gendry ha conseguido llegar a duras penas al Muro y decir a Davos que hay que avisar a Daenerys. Mientras, más al norte el amanecer muestra una baja: Thoros no ha resistido y ha muerto congelado. Su cuerpo es posteriormente quemado, de forma que los Caminantes no podrán transformarlo en uno de los suyos. Se acabaron las vidas extra para Beric (recordemos: Thoros ya había resucitado hasta en seis ocasiones a Beric).
Vamos a tomarnos un respiro por este flanco para echar un vistazo al resto de Poniente.

Arya vs Sansa

En Invernalia llegan las consecuencias del descubrimiento que Arya hizo en la habitación de Meñique, la carta que este mismo había dejado para que encontrara. Ya es obvio que lo que pretendía era enfrentar a las dos hermanas. Arya echa en cara a su hermana la traición a su familia que supuso firmar aquella carta, por mucho que se viera obligada y pensara que era la única forma de salvar a su padre. “Ahora está muerto, asesinado por los Lannister. Con tu ayuda”. Sansa recuerda que si han recuperado Invernalia es por ella, no por Jon, y que en estos años ha sufrido lo inimaginable. Pero lo que le preocupa ahora es que los señores del norte conozcan la existencia de esta carta y dejen de apoyarla. Más tarde llegará una invitación para que Sansa acuda a Desembarco del Rey. Pero no quiere presentarse ante Cersei, por lo que pide a Brienne que ella, que se lleva bien con Jaime, vaya en su lugar. Brienne obedece a regañadientes y a pesar de que teme dejarla sola con Meñique. Finalmente, Sansa descubrirá en la habitación de Arya sus múltiples caras. “El mundo no deja a las chicas decidir qué es lo que quieren ser”, dice Arya, que explica a su hermana que ahora ella sí puede decidir quién ser, y que podría ser incluso Sansa: solo necesitaría su cara. ¡Boom!
Daenerys al rescate de los héroes
“¿Sabes lo que me gusta de ti? Que no eres un héroe. Los héroes hacen cosas estúpidas y mueren”. Daenerys y Tyrion tienen una de sus charlas en Rocadragón en la que repasan las últimas decisiones de la madre de dragones (Tyrion le repite que debe controlar sus impulsos) y tratan de prepararse para el futuro encuentro entre Daenerys y Cersei (todo parece apuntar a que será en el próximo capítulo). De paso nos recuerdan que Daenerys no puede tener hijos mientras hablan de la posible sucesión del trono. En la conversación, claro, sale nombrado Jon, del que Tyrion dice que está enamorado de ella. “Es demasiado pequeño para mí”, dice Daenerys. Sí, sí, tú disimula… Más adelante, y tras recibir la petición de ayuda de Jon, Daenerys no duda en coger a sus tres dragones y salir ella misma hacia Más allá del Muro, a pesar de que Tyrion se lo desaconseja.
Batalla Más allá del Muro
Regresamos junto a la expedición, que hemos dejado rodeada del ejército de los caminantes blancos. Los muertos ven que el agua se ha vuelto a congelar y que pueden llegar hasta Jon y los otros. En una batalla muy desigual en cuestión numérica, los vivos tienen todas las de perder. Tormund está a punto de morir pero le salva el Perro. Los zombis se comen a otro de los vivos, otro de los que no conocíamos. Y cuando peor está la cosa, aparece Daenerys con sus dragones. Antes de que Jon se decida a subir al dragón, el Rey de la Noche se enfada y manda su lanza contra uno de los dragones, que cae muerto (aparentemente, el que corre tal mala suerte es Viserion). Jon dice a Daenerys que se vayan —con el zombi que llevan para Cersei, por cierto— y él cae al agua helada empujado por los zombis, que le dan por muerto y empiezan la retirada.
Pero sale a flote y los zombis vuelven para rematar la faena. En esto aparece en el momento más adecuado Benjen Stark, que cede su caballo a su sobrino para huir mientras que él se queda haciendo frente a los muertos. No vemos su cadáver, pero le dejamos rodeado de zombis, la cosa no pinta muy bien para el tío Benjen. Eso sí, su función ya la ha cumplido, y por partida doble (ya salvó a Bran la temporada pasada).
No me llames Dany, llámame mi reina
Los últimos minutos del capítulo están centrados en mostrar cómo la alianza y la relación entre Jon y Daenerys va para adelante. Él le pide perdón por lo ocurrido. Ella dice que no se arrepiente porque había que verlo para entenderlo y ahora sabe cómo es el peligro al que se enfrentan. “Los dragones son mis hijos. Son los únicos hijos que tendré, ¿lo entiendes?” A Jon parece no importarle. Todo bien. “Vamos a destruir al Rey de la Noche y su ejército y lo haremos juntos”. “Gracias, Dany”. Ohhhhh. “¿Quién fue la última persona que me llamó así? No estoy segura, ¿sería mi hermano? No es la clase de compañía que quieres tener a tu lado”. “De acuerdo, Dany no. ¿Qué tal ‘mi reina’?” Ohhhhhhhh El orgullo de Jon se ha quedado Más allá del Muro, por lo visto. Que si manita va, manita viene, miraditas… Dany se va para dejar descansar a Jon, aunque igual no era lo que quería el hombre…
Muy bonito, sí, pero mientras, Más allá del Muro, los zombis han logrado sacar del agua al dragón y el Rey de la Noche lo transforma. Vamos a morir todos.



Invernalia

Arya Stark se enfrenta a su hermana Sansa por la carta que descubrió en la habitación de Petyr Baelish (Aidan Gillen), y la acusa de traicionar a su familia. Arya lee la carta en voz alta, enfatizando que Sansa rogó a su familia que jurara lealtad al rey Joffrey Baratheon. Sansa afirma que se vio obligada a escribir la carta por instrucciones de Cersei, y que ella era sólo un niña, pero Arya se niega a aceptar su razonamiento. Arya sale de la habitación, permaneciendo hostil hacia su hermana.

Sansa luego expresa sus preocupaciones a Meñique, quien sugiere que Brienne Tarth (Gwendoline Christie) debería protegerla de Arya en caso de que intente matarla. Sin embargo, cuando llega un mensaje de Desembarco del Rey solicitando a Sansa que vaya a la capital, Sansa envía a Brienne a Desembarco como su representante, a pesar de las protestas de Brienne y su deseo de mantenerla a salvo. Más tarde, Sansa descubre una bolsa en la habitación de Arya, y encuentra varias caras. Arya entra en la habitación y encuentra a Sansa mirando sus pertenencias. Sansa pregunta qué son las caras y cómo las consiguió, a lo que Arya responde que se entrenó para ser un Hombre sin Rostro en Braavos, y tomó varias caras antes de irse. Arya amenaza con tomar el rostro de Sansa y apunta con su daga valyria hacia ella, pero en última instancia, vuelve la empuñadura a Sansa y le entrega la daga, saliendo de la habitación.

Rocadragón

Tyrion Lannister (Peter Dinklage) expresa su preocupación por la traición en la reunión prevista con Cersei. También pregunta a la reina quién sería el sucesor de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke). Ella le confirma su creencia de que no puede tener hijos, pero se niega a especificar un heredero.

Reciben un cuervo procedente de Guardiaoriente del Mar, donde el grupo de Jon solicita la ayuda de Daenerys desde más allá del Muro para luchar contra el ejército de Caminantes Blancos. Tyrion aconseja no hacer nada y permanecer en Rocadragón, pero Daenerys rechaza su consejo. Ella se lleva a sus tres dragones al norte, más allá del Muro.

Más allá del Muro

Jon Nieve (Kit Harington), Tormund (Kristofer Hivju), Sandor Clegane (Rory McCann), Jorah Mormont (Iain Glen), Beric Dondarrion (Richard Dormer), Thoros (Paul Kaye), Gendry (Joe Dempsie) y un grupo de hombres hacen su viaje hacia el norte más allá del Muro con el fin de capturar un espectro y llevarlo al sur a Desembarco del Rey como evidencia de la existencia de los Caminantes Blancos. Jon le ofrece a Ser Jorah la espada de su familia, Garra, que el padre de Jorah le dio a Jon antes de su muerte. Jorah rechaza la oferta de Jon, y le permite mantenerla.

Un oso polar espectro ataca al grupo y hiere Thoros, pero finalmente son capaces de quemar y matar al oso para continuar su viaje rumbo norte. Encontrando un grupo de espectros con un Caminante Blanco, Jon mata al Otro, haciendo que el resto de los espectros mueran instantáneamente, excepto uno, al que logran llevar cautivo. Un grupo más grande de Caminantes Blancos ataca de nuevo, y Jon envía a Gendry regresar a Guardiaoriente del Mar para enviar un cuervo a Daenerys, pidiendo su ayuda. Los restantes miembros del grupo se refugian en una isla de hielo rodeada por el ejército de los muertos. Su ataque es rechazado cuando el suelo helado se resquebraja, impidiendo temporalmente su alcance. Thoros finalmente sucumbe a sus heridas y su cuerpo es incinerado. Al descubrir que el hielo roto se ha vuelto a congelar, los espectros reanudan su ataque. El grupo parece estar casi sentenciado a muerte, hasta que Daenerys llega con sus tres dragones y comienza a quemar los espectros.

Daenerys aterriza con Drogon e intenta salvar al grupo, pero sin embargo, Jon no puede unirse a ellos debido al constante ataque de los espectros. El Rey de la Noche (Vladimir Furdik) lanza su lanza de hielo contra Viserion y lo mata, cayendo en picado contra el suelo y hundiéndose en las gélidas aguas. Daenerys vuela del lugar a salvo, dejando a Jon atrás, creyendo que está muerto. Sin embargo, el tío de Jon, Benjen Stark (Joseph Mawle), llega y lucha contra los Caminantes Blancos, permitiendo a Jon escapar. Jon toma el caballo de Benjen y viaja hacia el sur hasta el Muro. Benjen parece haberse sacrificado tras darle tiempo a Jon para huir.
Jon es llevado a bordo de un barco, donde es atendido a causa de sus heridas en batalla. Daenerys lo visita, y Jon dice que no debería haberla hecho pasar más allá del Muro, debido a la muerte de Viserion. Jon promete su lealtad a Daenerys, llamándola “mi reina”, y que los señores del Norte bajo su mando la reconocerán como él. Daenerys espera poder ser digna de esa confianza. Ahora Daenerys está decidida a derrotar al Rey de la Noche.
Mientras tanto, en el escenario de la batalla del hielo, el ejército de espectros rescata del agua helada el cuerpo sin vida de Viserion, y el Rey de la Noche se dirige hacia el dragón para “revivirlo”. El dragón abre sus ojos, ahora de un azul brillante, uniéndose al ejército de los muertos.

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXVII: 7ª Temporada (5º) Guardiaoriente [Eastwatch]

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXVII: 7ª Temporada (5º) Guardiaoriente [Eastwatch].

Más fuego

Quizá no haya habido otra gran batalla (menos mal, que nuestros corazones necesitan un respiro), pero el capítulo de esta semana ha dejado mucha tela que cortar, desde muertes hasta reapariciones, reencuentros y anuncios de embarazo. De todo. Vayamos por partes.
Para empezar, misterio resuelto: en la batalla que enfrentó a las tropas de los Lannister y de Daenerys no murieron ni Bronn ni Jaime ni Drogon. Eso sí, Daenerys ha logrado un buen puñado de nuevos servidores a base del terror que infunde su dragoncito. Sin embargo, algunos de los presos de guerra no quisieron mostrar su apoyo a la Madre de Dragones. Es el caso de Randyll Tarly y su hijo, Dickon Tarly, que a consecuencia de esa negativa a arrodillarse ante Daenerys, y a pesar de que Tyrion intentó hacer entrar en razón a la Targaryen, encontraron la muerte pasando por la parrilla de Drogon. Poco ha durado Tom Hopper como el nuevo Dickon… Mientras, Jaime regresa a Desembarco con las malas noticias para Cersei, a la que de paso le dice que Olenna fue quien mató a Joffrey y no Tyrion.

Rocadragón
Cada vez es más evidente que entre Daenerys y Jon va a terminar surgiendo el amor. Esas miradas, esas frases… Jon vuelve a Rocadragón y lo primero que se encuentra es cara a cara con Drogon, al que acaricia y que se calma al contacto con su mano. El momento a solas entre Jon y Dany lo interrumpe la reaparición de… Jorah Mormont, que viene a ofrecer de nuevo sus servicios a su reina. Poco después Jon se enterará de que tanto Arya como Bran están vivos y están en Invernalia. Los que están reunidos en Rocadragón (cada vez más gente) deciden que, para poder lograr sus planes y sobrevivir al ejército de los muertos, tienen que demostrar a Cersei que tal ejército existe, para lo que hay que llevar a un muerto a Desembarco del Rey. Para eso hay que conseguir acceso a Desembarco, algo de lo que se encargarán Tyrion y Davos, y conseguir un muerto, de lo que se encargarán Jorah y Jon, a pesar de que a Daenerys no le haga ninguna gracia que se vaya el rey del norte.

El Norte recuerda pero…
Mientras, en Invernalia Bran sigue por su cuenta con sus visiones, esta vez del ejército de muertos de Más allá del muro. Los norteños están cada vez más hartos de esperar a Jon y más arrepentidos de haberle elegido como rey en lugar de haber coronado a Sansa. Arya le recrimina que no hiciera nada cuando insultaron a Jon en la asamblea y cree que en realidad lo que Sansa quiere es el puesto de Jon.
Más adelante, la desconfianza que Arya tiene hacia Meñique sigue quedando patente cuando la joven Stark espía al correveidile oficial de Invernalia. Siguiendo el rastro de un papel que entregan a Meñique, Arya entra en su habitación y lo encuentra en un hueco del colchón. Pero Meñique está espiando fuera cuando la chica sale. Un juego de desconfianzas que habrá que ver en qué termina. Cuidado Meñique que Arya ahora no se anda con tonterías…
Antes de pasar al siguiente punto, una curiosidad: ¿qué decía esa carta que Meñique hace que Arya encuentre en su habitación? Pues es la carta que, allá por la primera temporada, Cersei hace que Sansa escriba para demostrar que puede contar con ella. Sansa escribe a su hermano Robb y su madre Catelyn pidiéndoles que jurasen lealtad al rey Joffrey. “Padre ha sido acusado de traición. conspiró con los hermanos de Robert en contra de mi querido Joffrey e intentó robarle el trono. Los Lannister me tratan muy bien”, decía la carta. “Te ruego que vengas a Desembarco del Rey y jures lealtad al rey Joffrey para prevenir una lucha entre las grandes casas Lannister y Stark”. Sin conocer las circunstancias en que se escribió, Arya puede pensar que Sansa ya era una traidora a los suyos desde el principio.

Buenas nuevas y reapariciones en Desembarco
Tyrion y Davos llegan a Desembarco del Rey y cada uno toma una dirección diferente. El Lannister se encuentra con su hermano (una reunión a la que Bronn le lleva engañado) y con la que Tyrion intenta acercar posturas entre sus hermanos y Daenerys. Jaime regresa a la habitación de Cersei para contarle el resultado de la reunión y la intención que tienen de demostrarle que existe el ejército de muertos y que son un peligro real. “Muertos, dragones y reinas dragón: cuanto se nos interponga lo derrotaremos”, dice Cersei a Jaime, “por nosotros, por nuestra casa, por esto”, llevándose las manos al vientre. Porque no todo son malas noticias y desgracias en Juego de tronos. ¡Los hermanos Lannister van a volver a ser papás! Y ahora Cersei dice que no ocultará quién es el padre. Recordemos que, poco a poco, se habían ido quedando sin hijos, muertos uno tras otro en las pasadas temporadas. ¿Qué pasará con este nuevo embarazo? Es más, ¿realmente está Cersei embarazada?
Mientras, Davos va en busca del personaje que tanto se había comentado que podría regresar en esta temporada al tablero de juego: Gendry. Fuera del cuadro desde la tercera temporada, cuando huyó de Melisandre, Davos lo encuentra ahora en una forja en Desembarco del Rey. “El lugar más seguro para mí era delante de las narices de la reina”, dice el bastardo del rey Robert Baratheon. Un nuevo jugador que podría reclamar sus derechos como heredero del Trono de Hierro y que ahora está decididísimo a marcharse con Davos a lo que sea, y lo hace bajo la identidad falsa de Clovis. Aunque no es un guerrero, sí es un luchador que maneja bien el martillo, arma que prefiere a la espada y con la que mata a dos soldados que empiezan a hacer demasiadas preguntas cuando Davos, Tyrion y él mismo van a regresar a Rocadragón. Ya en presencia de Jon dice quién es, se reconocen mutuamente y se ofrece a ir con él Más allá del muro.

Sam se harta
En la Ciudadela, Sam se cansa de ser el chico para todo y de leer libros que no le llevan a nada. No le hacen caso cuando dice que los maestres que hagan caso a Bran y a sus visiones y está cansado de escuchar las historietas que Gilly lee en voz alta de los libros. Como esa en la que comenta la boda de un tal príncipe “Ragger” con una misteriosa mujer en Dorne tras anular su anterior matrimonio. Ojo a este dato que lo han colado a toda prisa y en boca de Gilly pero podría ser más importante de lo que parece para el futuro del Trono de Hierro. 

7 Juntos hacia Más allá del Muro

En esta temporada se están produciendo un montón de reuniones de personajes y al final del capítulo tenemos otra más: Jon, Jorah y Gendry se reúnen con Tormund en el Muro. Allí tienen presos al Perro y a los otros miembros de la Hermandad. Todos tienen como objetivo el norte. Y hacia allí se dirigen unidos a pesar de las hostilidades que hay entre ellos. 

¡Son cómo los 7 magníficos!

El Camino de las Rosas

Ser Jaime Lannister y Bronn emergen del Aguasnegras, apenas habiendo escapado de Daenerys Targaryen y de su dragón Drogon. Ambos hombres reconocen que si Daenerys utiliza a sus tres dragones contra ellos, la guerra está perdida para los Lannister.

Mientras tanto, la reina Daenerys Targaryen exige lealtad a los sobrevivientes de las fuerzas Lannister y Tarly, y los amenaza con la muerte si no se arrodillan. Lord Randyll Tarly y su hijo Dickon se niegan a jurarle lealtad, aduciendo que ya tienen una reina en Cersei Lannister. A pesar de la urgencia de Tyrion para perdonarlos y enviarlos al Muro, Daenerys mantiene su palabra y ordena a Drogon quemarlos vivos, lo que convence a los demás prisioneros de jurar lealtad.

Invernalia
Bran Stark entra en la mente de una bandada de cuervos y viaja más allá del Muro para localizar el ejército de los muertos y los Caminantes Blancos. El Rey de la Noche observa a los cueros y obliga a Bran a volver a su propio cuerpo. Tras esto, Bran le pide al maestre Wolkan que cuervos sean enviados a través de los Siete Reinos para advertir la inminente llegada de los Caminantes Blancos al Muro.

Lord Glover y Lord Royce sugieren a Sansa Stark que debería ser ella la gobernante del Norte, pero Sansa declina diplomáticamente. En privado, Arya Stark acusa a Sansa de querer tomar el poder de Jon y gobernar el Norte, algo que Sansa niega. Poco después, Arya espía a Petyr Baelish, quien se reúne secretamente con varias personas. El maestre Wolkan le entrega a Meñique recibe un trozo de pergamino que había buscado por orden de él; Petyr lo esconde en su habitación antes de salir. Arya entra en la habitación cerrada con llave, encuentra el pergamino y descubre que es la carta escrita por Sansa, bajo coacción de Cersei, después de la muerte del rey Robert Baratheon, pidiendo a su familia que jurara fidelidad al rey Joffrey Baratheon. Arya sale de la habitación, sin darse cuenta de que Meñique la mira desde las sombras.

Antigua
El archimaestre Ebrose recibe el cuervo enviado desde Invernalia a pedido de Bran Stark, y discute su advertencia con varios otros archimaestres en la Ciudadela, sin convencerse por completo. Samwell Tarly, que no sabe de las recientes muertes de su padre y su hermano, interrumpe al archimaestre y da crédito a la advertencia de Bran. Ebrose afirma que duda sobre la autenticidad de la carta, pero parece influenciado por la certidumbre de Sam y dice que la Ciudadela solicitará más aclaraciones del maestre Wolkan de Invernalia.

Volviendo a su lectura, la paciencia de Sam es probada por Elí, que está leyendo los detalles de un libro que Sam está copiando. Sam decide que no puede ayudar a nadie mientras está en la Ciudadela, así que se va y comienza a regresar al Norte con Elí y su bebé, después de robar numerosos textos de la biblioteca.

Rocadragón

Daenerys Targaryen vuelve del Camino de las Rosas y aterriza con Drogon en los acantilados de la isla de Rocadragón, donde se encuentra con Jon Nieve. Para su conmoción y sorpresa, Drogon le permite a Jon acariciarlo. Daenerys desmonta y varios dothraki se presentan con un extraño que dice conocer a la reina. El desconocido resulta ser Jorah Mormont que ha vuelto después de su curación de psoriagrís; Daenerys lo acoge de nuevo a su servicio. Después, Varys y Tyrion Lannister discuten en privado la brutalidad de las ejecuciones de Daenerys, y Varys implora que Tyrion encuentre una manera de hacerla escuchar. Varys también confiesa su culpabilidad por no hacer nada cuando el Rey Loco quemaba vivos a sus súbditos.

Dentro de la cámara de la Mesa Pintada, Daenerys tiene una reunión con sus asesores, así como con Jon y Davos Seaworth. Jon recibe la advertencia de Bran, decidiendo ir en persona más allá del Muro y luchar contra el ejército de los muertos. Daenerys cuestiona su capacidad para hacerlo con el modesto número de hombres jurados para luchar por él y Jon pide su ayuda una vez más. Ella se niega, señalando que la reina Cersei gana si abandona su causa para tomar el Trono de Hierro. Tyrion recomienda que la existencia del ejército de los muertos sea presentada a Cersei con evidencia, con la esperanza de convencerla de que se una a la lucha contra los Caminantes Blancos, aunque Varys es escéptico sobre su practicidad. Jon decide dirigir una expedición al norte del Muro para capturar un espectro y llevarlo de vuelta al sur, a Desembarco del Rey.

Desembarco del Rey
Jaime Lannister llega de regreso a la Fortaleza Roja donde informa a la reina Cersei de la carnicería de la batalla, y transmite su creencia de que los Lannister no pueden ganar la guerra. También le revela que Lady Olenna Redwyne, no Tyrion, fue quien envenenó a Joffrey.

Tyrion y Davos llegan a una playa cerca de la capital, desde donde se introducen en la ciudad. Jaime sigue Bronn a las bodegas de la Fortaleza Roja donde se guardan los cráneos de dragón, bajo la falsa pretensión de entrenamiento con espada. Tyrion surge, para sorpresa de Jaime, y pide una audiencia con la reina Cersei una vez que Jon regrese del norte con la evidencia del ejército de los muertos. Jaime más tarde transmite el mensaje de Tyrion a Cersei. La reina duda de la advertencia de Tyrion, pero promete a Jaime que van a derrotar cualquier cosa que venga contra ellos pues ahora tienen que luchar por su legado, revelándole a Jaime que está embarazada. Sin embargo, Jaime sospecha aun de ella por reuniones secretas que la reina mantiene con Qyburn sobre asuntos que no discute con Jaime.
Mientras tanto, Davos localiza a Gendry, que está más que dispuesto a abandonar Desembarco del Rey y volver a Rocadragón con él. Al tratar de marcharse, se enfrentan con dos capas doradas. Tyrion, que acaba de regresar de su charla con Jaime, intenta pasar por delante de ellos sin levantar sospecha, pero Gendry se ve obligado a matar a los guardias quienes deducen la identidad de Tyrion. Los tres salen rápidamente de la capital.

Guardiaoriente del Mar
Jon Nieve, Davos Seaworth, Gendry y Jorah Mormont llegan a Guardiaoriente del Mar y se reúnen con Tormund, quien está a cargo de la fortaleza junto a sus salvajes. Jon revela sus intenciones de ir más allá del Muro, pero Tormund duda de sus planes. Tormund lleva el grupo a las celdas de hielo, donde encuentran a Lord Beric Dondarrion y Thoros de Myr, lo que queda de la Hermandad sin Estandartes, junto a Sandor Clegane. La Hermandad, Gendry, Jorah y Tormund discuten sus enemistades, pero reconocen que ahora están luchando contra un enemigo común. Jon encabeza la comitiva hacia el ejército de espectros de los Caminantes Blancos, mientras Davos se queda atrás.

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXVI: 7ª Temporada (4º) Botín de guerra [The spoils of war]

(Game of Thrones) Juego de Tronos XXXVI: 7ª Temporada (4º) Botín de guerra. The spoils of war.

Desembarco del Rey

La reina Cersei Lannister asegura a Tycho Nestoris que las deudas de la Corona con el Banco de Hierro de Braavos serán pagadas en su totalidad. Tycho garantiza que, una vez pagada la deuda, el Banco está dispuesto a emitir un nuevo préstamo para expandir los ejércitos del Trono de Hierro. La reina Cersei luego revela que Qyburn ha contactado a la Compañía Dorada para luchar por los Lannister contra las fuerzas de Daenerys Targaryen.

Invernalia

Petyr Baelish le entrega a Bran Stark la daga de acero valyrio que años antes había sido utilizada por un asesino en un intento de asesinato de Bran. Meñique intenta que Bran le cuente sus experiencias después de huir de Invernalia y se desconcierta cuando Bran le repite un comentario que él mismo le había hecho a Varys tiempo atrás: “el caos es una escalera”. Meera Reed visita a Bran para decir adiós, afirmando que quiere estar con su familia cuando los Otros ataquen. Bran es indiferente a su partida y Meera, desconsolada, se da cuenta que Bran figurativamente murió en la cueva del Cuervo de tres ojos.
Arya Stark llega a Invernalia y evade a los guardias para visitar la tumba de su padre, Lord Eddard Stark en las criptas, donde Sansa Stark la encuentra. Después de la reunión de las hermanas, Sansa lleva a Arya a ver a Bran en el Bosque de Dioses. Arya se sorprende al descubrir que Bran sabe de su lista de matar y Bran le da la daga de acero valyrio. Mientras los tres regresan al castillo, Podrick Payne le asegura a Brienne Tarth que ha cumplido su juramento a Lady Catelyn Tully. Ella lo niega, diciendo que ha hecho muy poco.
Más tarde, Brienne y Podrick se encuentran entrenando cuando Arya pide practicar con Brienne. A pesar del tamaño superior de Brienne, las habilidades de Arya aprendidas de los Hombres sin Rostro, Sandor Clegane y de la danza del agua braavosi de Syrio Forel le permiten luchar Brienne hasta obtener un empate.

Rocadragón

Jon Nieve le muestra a Daenerys Targaryen la mina de vidriagón. Aventurándose más en las cuevas, le muestra las tallas hechas en las paredes de la cueva por los Hijos del Bosque, representando a los Hijos y los Primeros Hombres luchando juntos contra los Otros. Aparentemente convencida de que Jon está diciendo la verdad, Daenerys promete luchar por el Norte pero sólo si Jon le jura lealtad. Jon permanece inseguro.
Al salir de la cueva, Tyrion Lannister y Varys le informan a la reina que, aunque Roca Casterly fue tomada, la flota de los Inmaculados ha sido quemada. Además, Altojardín ha caído ante los Lannister. Frustrada con las derrotas, Daenerys le pide a Jon su consejo. Jon comenta que si usa a sus dragones para atacar a Desembarco del Rey, no será diferente de los otros tiranos que anteriormente gobernaron los Siete Reinos.
Algún tiempo después, Theon Greyjoy y el resto de los Hombres del Hierro sobrevivientes regresan a Rocadragón. Jon acusa a Theon, diciéndole que su papel en la fuga de Sansa es la única razón por la que Jon no lo mata allí mismo. Theon pide ver a Daenerys para pedirle ayuda para rescatar a Yara, pero le dicen que se ha ido.

El Camino de las Rosas

La caravana Lannister sale de Altojardín cargada de oro y provisiones. Ser Jaime Lannister le entrega a Bronn una gran bolsa de oro para como botín de guerra, y le disuade de pedir Altojardín como el castillo que le prometió.
Cuando la caravana se aproxima a Desembarco del Rey, los Lannister y Tarly se sorprenden por un ataque de Daenerys Targaryen, montando a Drogon y conduciendo a su horda de Dothrakis. Drogon quema todos los vagones de comida y caravanas en el camino a la capital y rompe la defensa Lannister, mientras que los Dothraki avanzan a través del ejército. Jaime ordena a Bronn que encuentre el escorpión de Qyburn.
Drogon y los Dothraki diezman la mayor parte del ejército Lannister, pero Bronn es capaz de herir a Drogon con el escorpión, y Daenerys se ve obligada a desmontar para quitar el enorme dardo. Jaime trata de derribar a Daenerys, pero Drogon la protege y Jaime casi es incinerado antes de que Bronn lo saque de su caballo en el último momento. Jaime cae en el Aguasnegras y comienza a hundirse hasta el fondo del río, arrastrado por su armadura.

Jaime y Bronn, hermanos de sangre para siempre

El capítulo comienza y acaba con los mismos personajes, Jaime Lannister y su mercenario/amigo/hermano de sangre Bronn. Una relación de las más trabajadas a lo largo de la serie y que en este episodio cobra especial significancia al final del mismo (y que repasamos al final del post). El ejército Lannister viaja hacia Desembarco del Rey con el oro de Altojardín, escoltados por los Tarly. Con ese botín Cersei va a saldar sus deudas con el Banco de Hierro. Jaime le da a Bronn mucho oro por sus servicios prestados. El mercenario lo acepta, pero le recuerda que quiere un castillo. Jaime le dice que de momento, tendrá que conformarse con el oro, que deje de quejarse, que el oro es lo que le mueve.
Un banquero que hace su trabajo
La acción salta precisamente a Desembarco del Rey. Allí Cersei se reúne de nuevo con el banquero, que alaba la eficacia de la reina para devolver el dinero en tan corto espacio de tiempo, pero da muestras de estar decepcionado. Le iba mejor cuando los Lannister devolvían dinero con intereses. Pero para seguir haciendo su trabajo bien, se ofrece a Cersei para nuevos préstamos. La reina le cuenta que está buscando nuevos recursos y soldados para su ejército en Essos (el continente desde donde llegó Daenerys).
Bran, el místico

Meñique, que nos sigue despistando con su juego, le regala a Bran la daga de acero valyrio con la que intentaron matarle cuando se encontraba inválido en la cama (remontémonos a la primera temporada…) tras ser arrojado por Jaime Lannister desde un torreón. Y ojo, que hay una referencia a otra temporada que asusta a Meñique. Hablan del caos y Bran le dice a Meñique que “el caos es una escalera”. Hace referencia a aquel tenso encuentro de la tercera temporada entre Varys y Meñique en la sala del trono de Desembarco del Rey en la que el ahora aliado de los Stark le decía al ahora asesor de Daenerys: “El caos no es un pozo. El caos es una escalera. Muchos de los que intentaron escalarla fallaron, nunca podrán probar de nuevo. La caída les rompió. Y algunos a los que se les dio la oportunidad de escalar, se aferran al terreno, a los dioses o al amor. Solo la escalera es real. La subida es todo lo que hay.” La cara de Meñique dándose cuenta de lo peligroso que puede resultar Bran para sus planes y de qué sabe de todas sus maquinaciones pasadas es impagable.
Llamó mucho la atención lo frío que resultó Bran en su reencuentro con Sansa. En este capítulo se explica un poco esa actitud cuando Meera Reed, que le ha ayudado a convertirse en el Cuervo de Tres Ojos, va a despedirse porque quiere volver con su familia para enfrentarse junto a ella a la amenaza del norte. Este le dice que ya no es Bran: “En realidad ya no lo soy. Recuerdo lo que era ser Bran, pero ahora recuerdo mucho más”. “Tú moriste en una cueva”, le responde Meera.

Los Stark son fríos por naturaleza
Tras el frío encuentro de Bran y Sansa en el episodio anterior, llega otro reencuentro entre Starks que de primeras vuelve a resultar un tanto helado. Arya llega a Invernalia. Cuando los ineptos soldados de la puerta (¿es ese castillo uno de los lugares peor vigilados de Poniente?) le dicen a la señora de Invernalia que alguien que dice ser su hermana pequeña ha llegado pero que la han perdido de vista, Sansa sabe perfectamente donde encontrar a su hermana: en las catacumbas, junto a la tumba de su padre. El abrazo entre ellas es poco emocionante, quizá para mostrar que ambas son ya adultas, que han sufrido mucho y que Arya ahora es una implacable asesina. Pero según van hablando a lo largo del capitulo todo se calienta emocionalmente y se aprecia buena química. Menos mal, proque cuando Arya ve a Bran, este sigue como un témpano. Al menos le da la daga que le había regalado Meñique. Claramente sabe que Arya la necesitará. “Nuestra historia no ha acabado”, le había dicho Arya a Sansa en la catacumba. Y otra escena importante, el reencuentro entre Arya y Brienne. La pequeña de los Stark le pide entrenar con ella y demuestra así sus nuevas habilidades. Entre ambas se respira respeto. Pero Sansa, que las ve en la distancia se muestra incómoda al ver cómo se desenvuelve su hermana peleando. ¿Es una forma de darse cuenta de que nada será lo mismo, de que Arya es una asesina?
No es momento para una tensión sexual no resuelta

En Rocadragón cada vez vemos más suelta la relación entre Jon y Daenerys. El bastardo de los Stark le enseña a la reina Targaryen el interior de la mina de vidriagón. “Con esto tenemos suficiente, pero hay algo más que tengo que enseñarte”, le dice. Son unos grabados antiguos hechos por los Hijos del Bosque en tiempos muy antiguos que demuestran que hace miles de años los humanos se tuvieron que aliar con el pueblo mágico para luchar contra los caminantes blancos. Es la prueba definitiva que hace que Daenerys acepte ayudar a Jon, pero, recuerda, cuando este hinque la rodilla y la reconozca como su reina. Son los momentos más íntimos entre ambos, se nota que hay química (¿cuándo se darán cuenta de que si se unen en matrimonio y tienen un hijo, este sí que será el único rey de todo? Que Daenerys sea estéril no es algo demostrado en la serie…), incluso Daenerys se deja guiar por la cueva por Jon cuando este le agarra del codo para llevarla a ver un grabado. Más adelante, Ser Davos le insinuará que hay tensión sexual y Jon le contestará: “No hay tiempo para eso”.
Planes astutos
Llegan las malas noticias a Rocadragón de las victorias Lannister en el sur. Daenerys, harta, dice que quiere ir con sus dragones directamente a Desembarco del Rey. Tyrion se opone y, por primera vez, vemos a una khaleesi nerviosa y borde con su asesor: “igual no quieres ganar a tu enemigo porque es tu familia”. “Basta ya de planes astutos”, dice Daenerys. Le pide entonces consejo a Jon, pero este le dice que si va a por Cersei directamente y destroza Desembarco del Rey, caerá tan bajo como todos los reyes anteriores, matando y destruyendo todo sin sentido. Theon Greyjoy llega a Rocadragón, derrotado. Jon se encuentra con él en la playa y le dice que no le mata por haber salvado a Sansa (en la misma Invernalia que arruinó, recordamos). Theon le pregunta qué donde está Daenerys, que le quiere pedir ayuda para rescatar a su hermana de manos de Cersei. Jon le dice que está en otro sitio.
Jaime y Bronn, hermanos de sangre para siempre II

Vuelve la acción a dónde empezó en este capítulo, al sur. Los Tarly le dicen a Jaime que el oro ya ha llegado a Desembarco del Rey, pero que tiene que apurarse el resto del ejército y forzar la marcha para evitar emboscadas. Demasiado tarde. En un escenario que recuerda un poco al salvaje oeste (Todo esto fue grabado en Los Barruecos, Extremadura), aparecen por el horizonte una horda de dothrakis. El ejército Lannister tiene tiempo para preparar su defensa, pero para lo que no están preparados es para la aparición de un dragón con su madre cabalgando. Drogon y su fuego arrasa con todo. La batalla es épica, mucho mejor que la naval de dos capítulos atrás. Jaime trata, sin éxito, de defenderse.
Bron por su parte, tras un enfrentamiento con un dothraki y perder su bolsa de oro, consigue llegar hasta la gran ballesta antidragones que construyó Qyburn. Con una flecha hiere a Drogon, que tiene que aterrizar. Daenerys se baja del lomo para sacarle la flecha. Y Jaime, que está cerca, ve su oportunidad para acabar con ella. Embiste desde su caballo. En una colina cercana Tyrion (una vez más, los personajes se mueven de un lado a otro a una velocidad increíble) es testigo de la escena. “Huye, necio”, murmura sabiendo que el destino de su hermano es la muerte. Justo cuando Jaime está a punto de acabar con Daenerys, el inmenso dragón se gira y escupe fuego. Pero aparece Bron, ya sin dinero, para salvar del fuego a su amigo. El mercenario se redime así de su mala imagen del principio del capítulo. Sí, le importa el oro, pero sí, le importa su amigo también, al que es leal. Ambos caen en un lago y la última imagen que vemos es la de Jaime, inconsciente, hundiéndose en el agua…

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 239,216 visitas