Relatos de lo inesperado de Roald Dahl

Relatos de lo inesperado de Roald Dahl es un libro magistral de cuentos relatos que cada cual te parece mejor que el anterior, y todos tiene en su esencia la sorpresa final, que no por esperada te deja de sorprender y exclamar de admiración. Sus relatos:

  • Gastrónomos.
  • Cordero asado.
  • Hombre del sur.
  • Mi querida esposa.
  • Apuestas.
  • Galloping Foxley.
  • Tatuaje.
  • Lady Turton.
  • Nunc dimittis.
  • La patrona.
  • William y Mary.
  • La subida al cielo.
  • Placer de clérigo. (mi preferido)
  • La señora Bixby y el abrigo del coronel.
  • Jalea real.
  • Edward el conquistador.

son un conjunto de relatos que todo aspirante a escritor o, porqué no decirlo, lector debería leer con atención.

La personalísima obra de Roald Dahl es cada vez más conocida y apreciada en España. Relatos de lo inesperado es quizá su libro más universalmente famoso, en el que demuestra de forma plena la afirmación: «La mente de Roald Dahl es inequívocamente malévola y perversa» (The Washington Post). En efecto, el autor despliega de manera magistral su mortífero ingenio y su macabro sentido del humor a lo largo de estos cuentos, rematados con desenlaces tan imprevistos como certeros. Este libro dio lugar a una célebre serie televisiva cuyos episodios estaban presentados por el propio Roald Dahl.

«Un narrador en la tradición de Poe y Hawthorne. Dahl comparte la maestría de los grandes escritores del pasado con respecto a la trama y los personajes, unida a una ferocidad y un retorcimiento típicamente suyos» (Los Angeles Times).

El asesinato de Pitágoras de Marcos Chicot

El asesinato de Pitágoras de Marcos Chicot es una novela apasionante de intriga que te transporta en el tiempo y consigue un halo de realidad que piensas que si no fue podría haber sido. Te subyuga desde el principio por la agilidad de la trama y las múltiples perspectivas que plantea; parece como si tu fueses un demiurgo que contemplase la acción desde todos los ángulos. Además con la configuración del conocimiento matemático que resulta muy relevante en todo el libro: la Tetraktys, el Pentáculo, el número π, el teoréma de Pitágoras o los números irracionales. Como se puede entreveer facilmente, un libro muy ameno que tiene múltiples lecturas y te permite adentrar en otra realidad apasionante.

El anciano filósofo Pitágoras es uno de los personajes con más poder político de su época. Está a punto de nombrar un sucesor entre sus grandes maestros cuando en su comunidad se inicia una serie de asesinatos. Cada muerte tiene lugar de un modo más desconcertante e imprevisible, reflejando tras ellas una mente oscura y poderosa que parece superar a la del mismísimo Pitágoras.

La enigmática Ariadna y el investigador egipcio Akenón tratarán de identificar al asesino a la vez que resuelven sus propios sentimientos. Un reto en el que los fantasmas del pasado se unen a las oscuras amenazas del presente. Un desafío del que resulta casi imposible salir con vida.

En esta novela, en la que gran parte de los hechos y los personajes son reales, el lector se adentrará en un misterio aparentemente irresoluble. A través de sus páginas descubrirá secretos inéditos y encontrará a los personajes más inquietantes que haya conocido jamás: el sibarita Glauco, el monstruoso Bóreas, el vengativo Cilón y, sobre todo, el misterioso desconocido que está utilizando sus capacidades prodigiosas para sembrar la muerte.

 

 

El manuscrito de aire de Luis García Jambrina

El manuscrito de aire de Luis García Jambrina continúa las investigaciones del pesquisidor real Fernando de Rojas, allá por el siglo XVI, pero en este caso va más allá de los mares a Santo Domingo y se encuentra de bruces con “el nuevo mundo”, en toda la más amplia extensión de término. Ya vamos por el cuarto libro de esta saga que me resulta interesante por múltiples motivos. Habría que plantear algunos pequeños detalles de la narración, pero todo sea por el esfuerzo en componer una historia cabal en aquella realidad tan lejana en el tiempo y las formas para nosotros mismos. Repito que me agrada mucho encontrarme de nuevo con estas historias que se construyen con ciertos aires de verosimilitud y grandes dosis de novela.

El 6 de enero de 1515, una pequeña aldea de indios taínos muy próxima a la ciudad de Santo Domingo, en la isla La Española (Haití, para los nativos), es arrasada por el fuego. Conmovidos por la tragedia, varios frailes dominicos se dirigen a España para rogar al rey que envíe a alguien a la isla para descubrir a los culpables y hacer justicia. El encargado de la investigación será Fernando de Rojas, hombre resuelto y de confianza, autor de la célebre Celestina, que acepta el encargo pese a las enormes dificultades que entraña. Una vez allí, Rojas conocerá de primera mano la situación en la que se encuentran los indios, cuya población ha sido diezmada desde la llegada de los españoles, que los utilizan como esclavos para extraer oro. De hecho, entre los posibles motivos de la masacre están precisamente el castigo y la venganza por haberse rebelado.

O calle para siempre de José María Guelbenzu

O calle para siempre de José María Guelbenzu es una nueva peripecia investigadora de la jueza Mariana de Marco en la que nos adentra en los bajos y altos fondos de Madrid, presumiblemente su nuevo destino. Aquí desgrana todas sus dotes para resolver un caso muy enrevesado, que como ella misma narra, parece una de las aventuras de los cinco de Enid Blyton. Un relato sencillo y complejo a la vez que nos permite degustar unos buenos momentos de literatura.

Un mensaje anónimo enviado al párroco que ha de oficiar una boda de postín y el asesinato de un chantajista de medio pelo en mitad de la ceremonia, involucrará a la juez Mariana de Marco y a su pareja, el periodista Javier Goitia, que asistían como invitados. Mariana está convencida de que alguien de una de las familias de los contrayentes trató de impedir la boda, y que otro de los asistentes fue el asesino del maleante contratado para sabotearla.

Años de mayor cuantía de Tomás Sánchez Santiago

Años de mayor cuantía de Tomás Sánchez Santiago es un libro que me sorpende como ya me sorprendió Calle Feria del mismo autor, pero aquí te llega más adentro en su propuesta. Años de mayor cuantía del zamorano Tomás Sánchez Santiago, es una obra publicada en 2018 por la editorial leonesa Eolas, es el ganador de la XVII edición del Premio de la Crítica de Castilla y León, impulsado por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua. Y también es Premio Tigre Juan 2018. Con todo ello quiero resaltar el valor literario del libro, pero también y de manera muy especial la geografía sentimental compartida que me hace pensar en él como una literatura próxima que recoge nuestro pasado personal y lejano. He disfrutado de cada línea y de cada historia.

«Concebí este título, AÑOS DE MAYOR CUANTÍA, en cuanto caí en que iba a tratar de rescatar unos cuantos sucesos capitales que, sin estrépito ninguno, acabaron por configurar un carácter. El carácter de quien escuchó buena parte de estas historias. O fue él mismo quien las contó. O las recordó. O las imaginó. Da igual. Todas las personas tenemos un sistema de computación de nuestras vidas más allá de calendarios y relojes. A poco que se rasque en la intimidad de cualquiera, veremos que para sustituir el lenguaje de las fechas se suelen usar como referencias de anclaje datos vitales, rememoraciones, hechos particulares o públicos que nos afectaron o, al menos, quedaron por alguna razón misteriosa fijados en la memoria. Y en ocasiones un rasguño inapreciable de la vida puede crecer por su cuenta hasta colonizarnos sin pedir permiso; pasado el tiempo es cuando aprendemos que lo imprevisible pesa a menudo más que lo que habíamos cargado con supuesta convicción duradera. A esos años de mayor cuantía me refiero aquí.»
  • P.D. Me resulta muy entrañable la portado con la señora Transi.
  • Bar DURY y cafetería TIFFANYS en Zamora.
  • Azuaga en Badajoz.
  • Julito Jurado y José Luís Posado, ultrafondistas.
  • Jeroglífico: GUGU. “Lo que nos vendría bien este invierno”.
  • SERANO. TOSANSAN. Selaida. Lo último.
  • Internacional de los miopes. Liga OLIGÓPTICA.
  • Sólo los mudos saben pronunciar la hache.

Mudar la piel de Marcos Giralt Torrente

Mudar la piel de Marcos Giralt Torrente es un libro de relatos que nos habla de las infancias y de la vida; con agudas observaciones sobre los pequeños detalles de la vida, sobre los pequeños actos cotidianos a los que no solemos darle suficiente importancia, y aquí son un poderoso elemento para elaborar literatura. Los nueve relatos reunidos en Mudar de piel son nueve historias condensadas, reducidas a su esencia, a lo importante, nueve pequeñas novelas que hablan de la soledad, la incomunicación, el amor y el desamor, la incapacidad de querer o los distintos modos de hacerlo, el perdón, las contradicciones y las heridas que dejamos en quienes queremos… es decir, de la condición humana y la complejidad de nuestros sentimientos. De la vida. Ese universo de lazos imprevistos y rarezas que es la familia no podría estar mejor contado que en este estupendo libro de relatos, que nos ofrece un abanico de familias imperfectas, incompletas, con un repertorio de personajes que ocupan las distintas posiciones: hay padres y hay hijos, hay maridos presentes y maridos ausentes (y maridos que son las dos cosas a la vez); hijos únicos, hermanos y huérfanos, muchos de ellos sin nombre. Y también hay madres y hermanas, y parejas, y mujeres solas que sacan adelante a sus hijos. Pero Mudar de piel es también un catálogo de sentimientos diseccionados con la precisión de un entomólogo que nos pone delante de un espejo y nos enfrenta a nuestros propios miedos, a nuestras propias culpas. La prosa de Marcos Giralt Torrente es magnética y muy personal: basta con escuchar una frase en voz alta para saber que es suya, y ésa es una cualidad reservada sólo a los grandes escritores. “Las palabras suelen llegar más lejos de lo que el corazón se atreve”, dice en uno de sus cuentos. En Mudar de piel las palabras llegan lejos, muy lejos, y el corazón se queda con ganas de que los relatos de este libro no acaben nunca.

Imaginemos a nueve narradores reunidos para contar cada uno de ellos, sin callarse nada, una historia relevante de su vida. Historias de infancia compartidas con sus padres y hermanos, o historias de su pasado reciente vividas con sus parejas e hijos. Al igual que los narradores de esa escena imaginada se contagiarían de un tono similar dictado por el tema y las circunstancias, las nueve historias reunidas en este libro se sirven de un lenguaje común para hilar con tramas diversas un tapiz nada convencional de los subterráneos del afecto. Algunas conforman cuentos canónicos y otras fuerzan las fronteras del genero para erigirse en auténticas novelas bonsái, pero en las nueve late, junto al engarce de ecos sutiles, el mismo afán de desnudar la realidad para dejarla tal como se nos aparecería en un breve instante de revelación. Con la agudeza y precisión que caracterizan su obra, Marcos Giralt Torrente se adentra de nuevo en las relaciones familiares demostrando sus grandes dotes para perfilar la psicología –en ocasiones contradictoria– de unos personajes enfrentados a sus miedos y anhelos. Padres intermitentes, madres esquivas, adolescentes que se asoman desconcertados al mundo adulto, niños cómplices, hermanos y hermanas unidos por lazos difíciles de disolver, reencuentros inesperados, engaños, sombras ominosas, ausencias irreparables, amores imperfectos y, en general, ese lento encaje de las complejidades de la vida al que nos expone la convivencia con el espejo de nuestros allegados. Sin excesos melodramáticos, pero también sin contemplaciones, con una mirada a la vez desapegada y compasiva, acompañada siempre de una escritura virtuosa, atenta a las modulaciones y los matices, el autor explora las entrañas de la intimidad y sus grietas y nos brinda nueve narraciones excepcionales.

El heredero de Jo Nesbø

El heredero de Jo Nesbø es otro libro muy interesante de este autor noruego que siempre discurre, o discurren sus personajes, por terrenos poco comunes y siempre en la frontera. Aquí lo vuelve a hacer y te atrapa con una historia de múltiples focos y vertientes. Una violenta historia de venganza ambientada en ambientes carcelarios y los bajos fondos de Oslo. Jo Nesbø aparca su aclamada serie «Harry Hole» para ofrecernos una novela independiente y trepidante.

Media vida en la cárcel. La carrera delictiva de Sonny Lofthus empezó al morir su padre, un policía corrupto. Aparcó entonces su brillante porvenir para abrazar el crimen organizado. El precio que cobra ahora por cumplir condena en silencio es el acceso a mercancías que entran en la prisión de alta seguridad de Staten. Los reclusos también ven en él a una figura sanadora, es su más íntimo confesor.

Le han mentido toda la vida. Hay montada una formidable espiral de corrupción en torno a Sonny que lo mantiene narcotizado. Pero cuando descubre la verdad sobre el suicidio de su padre y los interrogantes que nunca se cerraron, buscará la manera de salir de Staten.

Tras fugarse, solo desea venganza. Sabe demasiado sobre demasiada gente. Perseguirá a quienes causaron la caída de su padre, sin descanso, desde los bajos fondos a las altas esferas policiales. Pero a él también lo persiguen demasiados enemigos. Son dos las preguntas: quién lo alcanzará primero y qué hará él cuando se vea acorralado.

La liebre que se burló de nosotros de Andrea Camilleri

La liebre que se burló de nosotros de Andrea Camilleri es un delicioso libro, no sólo para niños, de este gran autor que me tiene encandilado y nos acaba de dejar. En este libro demuestra lo gran escritor que es y no sólo de las historias de Salvo Montalvano. Aquí nos recrea situaciones vividas por él o próximas en las que los animales se comportan como animales y no humanizados como nos quieren hacer creer desde muchas instancias. Todos y cada uno de los relatos son deliciosos.

Si realmente un día logramos saber qué opinión tienen de nosotros los animales, estoy seguro de que no nos quedará más remedio que desaparecer de la faz del planeta, cubiertos de vergüenza. Suponiendo que, dentro de cincuenta años, los hombres todavía sean capaces de cobijar tal sentimiento. Yo, afortunadamente, ya no estaré. Pero quisiera que algún bisnieto mío entregara a los animales una copia de este librito para que pudieran tener de mí, y de muchísimos otros como yo, una opinión, ni que fuese ligeramente, distinta.

Aquí un pequeño regalo, pero hay más:

PRÓLOGO LOS HOMBRES Y LOS ANIMALES

Tiene razón Andrea Camilleri, autor de este libro, cuando en la nota final expresa el temor a que, en el futuro, una máquina nos permita conocer la opinión de los animales acerca de los hombres. No hace falta ser muy imaginativo para pronosticar que dicha opinión será negativa.

Acaso podamos atribuirle una parte de nuestra culpa a la Naturaleza por haber incluido nuestra especie entre las muchas que se alimentan de carne y pescado. Sin embargo, esta circunstancia apenas alcanza a explicar una parte de nuestra relación con los animales. Porque lo cierto es que el ser humano destruye el espacio natural de estos, sin perdonar las selvas remotas ni los fondos marinos, y no falta quien los maltrata, sirviéndose incluso de ellos para espectáculos públicos en los que a menudo se ejerce la crueldad con fines de entretenimiento.

Los doce cuentos reunidos en este volumen bajo el título de La liebre que se burló de nosotros nos muestran que es posible una relación distinta, más respetuosa y armónica, con la fauna de nuestro entorno.

Andrea Camilleri los escribió con un lenguaje fácilmente comprensible, pensando en sus bisnietas y, de paso, en cualquier niño y adulto aficionado a la lectura. En todos los cuentos, las personas y los animales comparten protagonismo en un ámbito a menudo familiar. Son historias, recuerdos, episodios, que ocurren en el país del autor, Italia, dentro de la casa o en parajes campestres localizables en el mapa: Sicilia, la Toscana, etc.

Conviene precisar que Andrea Camilleri no puebla sus cuentos con criaturas propias de las fábulas. Por las páginas de este libro no deambulan dragones ni animales fantásticos; antes al contrario, gatos y perros, cerdos y aves y otras especies con las que cualquiera de nosotros está familiarizado desde una edad temprana.

Estos animales, a veces domésticos, a veces silvestres, no se comportan como seres humanos. No hablan, ni conducen automóviles, ni llevan sombrero. Y como no están personalizados, distan de simbolizar valores morales establecidos por la lógica humana. El autor no los ha incorporado a sus historias para que representen el bien o el mal. Son, pues, idénticos a los animales que conocemos fuera de la literatura. Son hermosos, a veces sagaces, con frecuencia ágiles, capaces incluso de la lealtad y el agradecimiento instintivos.

Si llevan nombre es porque se lo han puesto sus dueños. Si viven dentro de una casa es porque los han domesticado. Son, simplemente, animales; provistos, eso sí, de cierto grado de sensibilidad que en ciertas situaciones les permite comunicarse de forma rudimentaria con las personas. Así el gato llamado El Barón, que muestra claro afecto por una de las hijas del autor, o el papagayo capaz de imitar la voz del propio Camilleri. Encontraremos incluso un grupo de cerdos a los que una borrachera fortuita inducirá a sumarse a un banquete de personas que saldrán huyendo espantadas. En todos los casos, las narraciones permanecen en el plano de la realidad, de manera que todo lo que se cuenta en ellas podría haberles sucedido a los lectores.

La liebre que se burló de nosotros entra de lleno en la categoría de libros que merecen el calificativo de deliciosos. Uno percibe ternura y bondad en el tono afable del narrador. Sus historias, variadas y sorprendentes, tienen la virtud de la amenidad. Pero más allá de los buenos ratos de lectura que nos puedan deparar, apelan directamente a nuestra conciencia, invitándonos a conocer más de cerca a los animales y a mirarlos con ojos distintos de los del depredador. A mirarlos, en definitiva, con un cariño que beneficiaría tanto a los animales como a las personas.

Fernando Aramburu

LA LIEBRE QUE SE BURLÓ DE NOSOTROS

No sé, y no me lo aclara el diccionario, si el macho de la liebre es el liebre, como escribo yo.

En nuestra región, al macho de la liebre se le llama «u lebru» y yo por comodidad seguiré llamándolo así, aunque adaptándolo.

Las liebres son animales preciosos.

De orejas alargadas, enormes ojos, pelaje gris que tiende al pardo, cola corta, no solo son muy veloces sino también grandes saltadoras gracias a sus largas patas posteriores.

Al contrario de los conejos, las liebres rara mente se esconden en madrigueras. Prefieren ocultarse detrás de arbustos, de matas de sorgo, de cúmulos de piedras. Para descubrirlas o hacerlas salir de su escondite, se requieren perros adiestrados que las detecten con el olfato.

En cuanto advierten su presencia, los perros de caza permanecen quietos en la posición característica de acecho, con el hocico tendido hacia delante, el rabo alineado con la punta de la nariz, la pata izquierda ligeramente levantada.

El cazador debe ser rápido de reflejos porque la liebre, apenas percibe el peligro, sale disparada de su escondrijo y huye a una velocidad increíble.

Tengo que hacer un apunte importante.

Todas las liebres, cuando reciben un disparo mortal, en vez de caer inmediatamente de lado como los conejos, ejecutan una voltereta perfecta en el aire. Por consiguiente, la voltereta significa para los cazadores, pero también
para los perros, que la liebre ha sido herida de muerte con toda seguridad.

Aquel día por la mañana, éramos tres, mi padre, un amigo también cazador y yo, íbamos en busca de alondras y por eso no nos acompañaban los perros.

Subíamos en fila india por un sendero que conducía a la cima de una colina y llevábamos escopetas de dos cañones cargadas pero abiertas y apoyadas en el brazo. Yo era el último de la fila.

De repente, el amigo cazador puso el pie sobre una piedra que le hizo perder el equilibrio.

Mientras se tambaleaba, la piedra salió disparada y fue a parar a una mata de sorgo un poco más abajo de donde estábamos. Mi padre, que había oído los improperios del compañero, se giró para ver lo que sucedía a sus espaldas y, en aquel momento, una liebre salió saltando de la mata de sorgo.

O mejor dicho, era un liebre, se adivinaba por su gran tamaño y su pelaje gris blanco.

En un gesto fulminante, mi padre cerró la escopeta, se la apoyó al hombro, apuntó, disparó y erró el blanco.

El liebre, al llegar al llano, cogió velocidad.

Mi padre volvió a apuntar y efectuó un segundo disparo.

Esta vez acertó de pleno, porque el animal saltó por los aires, ejecutó una voltereta, cayó en el suelo boca arriba y se quedó tieso.

—Ve a cogerlo —me ordenó mi padre. Me tocaba a mí hacer aquella caminata, puesto que yo era el más joven.

Deshice el sendero cuesta abajo y, cuando llegué al pie de la colina, me di cuenta de que no lograba ver el liebre entre la hierba del llano. Mientras tanto, mi padre y su compañero habían seguido subiendo.

Los avisé a gritos.

—¡No veo dónde está el liebre!

Mi padre me dio como punto de referencia un árbol descortezado, seguramente lo había alcanzado un rayo.

—Ahora voy, pero esperadme.

Me dirigí hacia el árbol.

Y finalmente encontré el liebre muerto. Me acerqué, lo miré.

Era el liebre más grande que había visto nunca, debía de ser muy viejo. Estaba tendido sobre la espalda en la inmovilidad de la muerte, con las patas como entumecidas, los ojos cerrados.

Me agaché, lo agarré por las patas posteriores. Y en aquel momento el liebre abrió los ojos, se contorsionó, coceó, se me escurrió de las manos, volvió a ponerse a cuatro patas y huyó como un rayo, dejándome boquiabierto.

Pude ver claramente que ni siquiera lo habían rozado los disparos.

¿Cuántos compañeros suyos había visto morir cazados, en su larga vida, para lograr imitar perfectamente su muerte?

Y, en efecto, cuando volví, mi padre me dijo:

—¿Sabes qué? Podía haber disparado desde aquí, pero no he podido hacerlo porque estabas tú en medio.

Pero eso también lo sabía perfectamente el liebre, pensé.

PIMPIGALLO Y EL JILGUERO

Era una preciosa mañana de finales de julio y yo, en la casa de campo de la Toscana, estaba sentado en una tumbona mirando, con unos binóculos, el vaivén y las maniobras de un avión, un hidroavión, que intentaba apagar un gran incendio lejano vertiendo una enorme cantidad de agua.

Cuando hice un movimiento con las piernas, mi hija, que estaba sentada a mi lado, me dijo en voz baja «que, si me levantaba, vigilara dónde ponía los pies».

—¿Por qué?

—Desde hace un cuarto de hora, hay un pequeño jilguero entre tus zapatos.

Me eché a un lado para verlo.

Era un pajarito de colores preciosos. Se estaba quieto, no buscaba comida entre la hierba, era como si se sintiera protegido al estar casi pegado a mí.

Me di cuenta de que giraba la cabecita mirando a su alrededor, sin saber cómo comportarse.

—Cógelo —dijo mi hija.

Bastaba con alargar el brazo.

Pero no lo hice, no me gusta tener pájaros enjaulados.

Llegó la hora del almuerzo.

Me levanté con cuidado, porque el pequeño jilguero seguía ahí inmóvil, y entré en casa. Después de comer, fui a echarle un vistazo. No se había movido. Me eché una siestecilla como de costumbre y, al despertarme, volví a encontrarme al jilguero, que no se había movido ni medio metro.

Entonces comprendí su drama.

Tras huir de la jaula, ignoraba cómo comportarse en la inesperada libertad, no sabía cómo conseguir agua y comida.

¿Qué podía hacer?

Debí doblegarme ante la evidencia.

Mi hija se apresuró a ir al pueblo a comprar lo necesario y, cuando volvió, lo que hice fue agacharme, cogerlo y meterlo en la nueva y espaciosa jaula que ya contenía agua y pienso.

Una vez dentro, el jilguero se abalanzó sobre la comida y la bebida, moviéndose con ligereza. Entre aquellos barrotes enseguida se había sentido a sus anchas.

Al volver a la ciudad, de día poníamos la jaula en la terraza, colgada de un clavo. Por la noche la entrábamos en el piso y la dejábamos encima de un mueble alto de la cocina, a salvo de ataques gatunos.

El pequeño jilguero cantaba de lo lindo, algunas veces nos sorprendía con sus variaciones fantasiosas.

De la limpieza matutina de la jaula se encargaba mi suegra.

Al cabo de más o menos un año de convivencia con el jilguero, una noche mi hija salió a la terraza para entrar la jaula, pero volvió enseguida, perpleja y con las manos vacías.

—Papá, encima de la jaula se ha posado otro pájaro que no quiere huir. Ven a verlo. Era un pequeño papagayo que se agarraba a los barrotes del techo de la jaula. El jilguero estaba más bien agitado, se había acurrucado en un rincón, lo miraba desde abajo y parecía que no le gustara la visita.

—¡Vete!

El papagayo giró la cabeza hacia mí como preguntándome:

—¿Y adónde quieres que vaya?

Entendí que él también debía de ser un evadido arrepentido de la fuga. Al ver una jaula, había ido a posarse encima con la esperanza de saciar su sed y su hambre.

No se movió cuando descolgué la jaula, tampoco se movió cuando la dejé sobre la mesa de la cocina.

Tras expulsar a los dos gatos y cerrar la puerta, finalmente logré desenganchar al papagayo.

Con la ayuda de mi hija, llenamos dos platitos de agua y pienso, se los pusimos delante y salimos cerrando la puerta con cuidado.

Antes de ir a la cama, volví a ver cómo estaban las cosas. El papagayo, ya saciado, estaba tan feliz encima de la jaula del jilguero.

A la mañana siguiente compré otra jaula y clavé un segundo clavo en la pared de la terraza, a poca distancia del primero.

Encima del mueble de la cocina había espacio para dos jaulas, una al lado de otra.

Decidí encargarme yo de la limpieza matutina del papagayo.

Cada día, mientras le ponía agua fresca y pienso nuevo, le hablaba. Lo llamaba Pimpigallo y a menudo usaba el diminutivo Pimpi.

—Pimpi, saluda a tu amigo. Dile: hola, jilguerito, ¿cómo estás? ¡Qué mala vida que llevamos en la jaula, maldita sea!

Una mañana, mientras le hablaba desde muy cerca de la jaula, adoptó una postura curiosa. Se puso al revés, con la cola hacia arriba y la cabeza hacia abajo, metida entre dos barrotes, sacando el pico para fuera, casi en contacto con mis labios.

Desde entonces, en cuanto me veía, se ponía así y yo le hablaba.

El pequeño jilguero, cuando se fue acostumbrando a la presencia del compañero, reanudó el canto, tras un periodo de silencio debido evidentemente al fastidio que le provocaba la proximidad con el otro pájaro.

Pasó un tiempo.

Una tarde, mientras las dos jaulas estaban en la terraza, me pareció que la voz del jilguero era un poco diferente de lo habitual.

Salí a dar un vistazo. Era Pimpigallo que estaba imitando a la perfección el canto y las variaciones del jilguero. Y este, enmudecido, lo miraba entre indignado y ofendido.

Entonces, tras otro largo rato de silencio hostil, el jilguero reanudó el canto. Hacían duetos improvisados en lo que parecía una jam session de jazz.

Un verano tuve que ir a Sicilia por trabajo.

Mi familia, que entonces estaba formada por mi mujer, mi suegra, tres hijas, dos gatos, dos pájaros y un perro, se fue a la casa de la Toscana. Colgaron las dos jaulas de la rama de un enorme castaño más que centenario que estaba (y está) justo delante de la puerta.

Una tarde, como hacía a diario, llamé por teléfono a mi mujer Rosetta. Estaba a punto de terminar mi trabajo, al cabo de tres o cuatro días me reuniría con mi familia.

Lo que sucedió inmediatamente después de la llamada lo supe por Rosetta.

Mi suegra, que estaba en su habitación, se asomó a la ventana y dijo en voz alta:

—Hola, Andrea. ¿Cuándo has llegado? Mi mujer se asustó. ¿Cómo que cuándo has llegado? Si acababa de hablar conmigo por teléfono.

—¿Qué dices, mamá?

—Estaba saludando a Andrea. ¿Dónde está que no lo veo?

—Todavía está en Sicilia.

—Pero ¿qué dices? ¡Si acabo de oír su voz! Y en aquel momento también mi mujer oyó una voz, profunda, ronca, con un acento inconfundiblemente siciliano, que preguntaba:

—Hola, jilguerito, ¿cómo estás? Era Pimpigallo que me estaba imitando a la perfección. Cuando volví, lo primero que hice fue preguntarle:

—Hola, Pimpi, ¿cómo estás? Y él, con mi voz:

—¡Maldita sea!

Desde entonces no paró de hablar.

Yo no sabía que un papagayo tan pequeño fuera capaz de hablar. Pero ¿cómo podía salir una voz tan gruesa y profunda como la mía de un animalito tan pequeño?

Cuando se hizo viejo, empezó a mezclar las cosas:

—Hola, maldita sea, ¿cómo estás?

O bien:

—Estás maldita sea, Pimpi, hola.

O bien:

—Hola, poquilguerito.

Una mañana me lo encontré muerto.

El jilguero estuvo una semana sin cantar y luego, al octavo día, decidió no despertarse más y seguir a su amigo.

 

El último barco de Domingo Villar

El último barco de Domingo Villar ha sido una larga espera para reencontrarnos con Leo Caldas, pero la espera ha merecido la pena, aunque esta espera haya condicionado mucho el discurrir del libro. Reitero que me ha gustado mucho el desarrollo del argumento en las primeras 500 páginas, en la que todo discurría lento y con mucho detalle, pero a partir de ahí todo se deseta hasta un final trepidante y vertiginoso en todos los sentidos. Creo que este final está condicionado por ese tiempo del que hablaba, la presión del propio autor por terminar el libro porque si no sería por encima de las 1000 páginas, y supongo que el autor también estaría deseando terminarlo porque había mucha gente que le preguntaba por él. Lo dicho, un libro interesante que podría haber sido mejor, pero ha sido mi lectura favorita para este verano.

UN NUEVO CASO PARA EL INSPECTOR LEO CALDAS.

La hija del doctor Andrade vive en una casa pintada de azul, en un lugar donde las playas de olas mansas contrastan con el bullicio de la otra orilla. Allí las mariscadoras rastrillan la arena, los marineros lanzan sus aparejos al agua y quienes van a trabajar a la ciudad esperan en el muelle la llegada del barco que cruza cada media hora la ría de Vigo. Una mañana de otoño, mientras la costa gallega se recupera de los estragos de un temporal, el inspector Caldas recibe la visita de un hombre alarmado por la ausencia de su hija, que no se presentó a una comida familiar el fin de semana ni acudió el lunes a impartir su clase de cerámica en la Escuela de Artes y Oficios. Y aunque nada parezca haber alterado la casa ni la vida de Mónica Andrade, Leo Caldas pronto comprobará que, en la vida como en el mar, la más apacible de las superficies puede ocultar un fondo oscuro de devastadoras corrientes.

 

Las dos caras de la verdad de Michael Connelly

Las dos caras de la verdad de Michael Connelly continua la saga policial de investigación de Harry Bosch y que se corresponde con la quinta temporada de la serie que aún no he visto, pero espero verla algún día. La prosa del libro resulta tremendamente visual y atractiva lo que hace que sea muy fácil y amena su lectura ya que estamos en el mundo de la imagen. En este episodio Harry Bosch se enfrenta a una de sus misiones más peligrosas al infiltrarse en el mundo oscuro del narcotráfico; y a la par a la revocación de una condena al corredor de la muerte por una mala praxis y que puede dar al traste con toda su carrera y todos los casos en los que ha intervenido, pero aquí cuenta con la ayuda inestimable de su hermanastro Mickey Haller, que siempre trabaja con argucias peligrosas. Y por supuesto, deja abierto el camino a la nueva investigación en la que continuaremos con Harry Bosch.

Pero también aparece un tema recurrente que ya apareción en Chernobyl: la verdad, aunque aquí sea desde otro ángulo.

“Sabía que existían dos clases de verdad en este mundo. La verdad que era el lecho de piedra inalterable de su vida y su misión. Y la otra, la verdad maleable de políticos, charlatanes, abogados corruptos y sus clientes, adaptada y tergiversada para servir a cualquier propósito.”

Harry Bosch está trabajando en casos abiertos para el Departamento de Policía de San Fernando cuando se requiere la presencia de todos los efectivos en una farmacia local, donde dos hombres han sido asesinados en un atraco. Las pistas conducen al peligroso y lucrativo mundo del abuso de fármacos. Para llegar a quienes dirigen el cotarro, Bosch debe arriesgarlo todo e infiltrarse en el oscuro entramado del tráfico ilegal de pastillas. Entretanto, un viejo caso de sus tiempos en la Policía de Los Ángeles regresa para atormentarlo. Un asesino que lleva encarcelado muchos años asegura que Bosch preparó un montaje contra él y parece contar con nuevas pruebas que lo demuestran. Bosch abandonó el departamento por las malas, de manera que sus anteriores colegas no están dispuestos a proteger su reputación. Si esa condena se revoca, todos los casos en los que ha trabajado Bosch quedarán en entredicho. Como de costumbre, Bosch debe defenderse por sí mismo mientras intenta limpiar su nombre y mantener en prisión a un astuto asesino. Al tiempo que los dos casos se entrelazan como un alambre de púas, Bosch descubre que hay dos caras de la verdad: la que te libera y la que te sepulta en la oscuridad.

Calle Feria de Tomás Sanchez Santiago

Calle Feria de Tomás Sanchez Santiago es un libro para los zamoraranos, pero no sólo, porque está muy bien escrito; compone una narrativa interesante y trascendene a otros lugares con historias similares o parecidas. Me resulta muy interesante sus hallazgos creativos y literarios que redescubren una realidad presente pero un tanto olvidada. Entre todos ellos querría enumerar algunos:

  • En el serano.
  • 1 2 3 4 5 6 7 8 9 0 (venta)
    • jamon dulce (costo)
  • Monodia en E. “Fiebre en el Exprés“.
  • Palíndromos (pág. 296).
  • Cine Atlas.
  • La víspera y la trasgresión.
  • Y los relatos: “Dónde caerse muerto”. “La víspera desarofada de Paulino Álvarez”. “Dama de la legía”. “El día que Lorca entró en la tienda”. “Una muchacha y una maleta”. Y la coda: “6 cartas de naúfragos”.

Inventar una importancia para la calle“.

Igual que aquellos jóvenes de la época medieval perteneciente al “Decamerón”, en una diminuta localidad de vida interior dos mozos intentan sobrevivir cada tarde al hastío inventando una historia alternativa, una fiesta rebelde surtida por fábulas y palabras que no repiten la mustia vida gris de aquel marasmo del franquismo. Esta narración es la historia de una pequeña calle comercial conocida como “Calle feria”, y de unos hombres -viajantes, tenderos, dependientes- que no salen de ella y viven entre códigos propios, al margen de la existencia ortopédica de una ciudad temerosa y conforme.

Mediante un manojo de relatos intercalados por una sutil capilaridad llena de pequeñas correspondencias, “Calle Feria” propone contra aquella obsesión monolítica un relato de la diversidad donde tienen cabida diversas crónicas cinematográficas, informes, artículos, diarios o lenguajes de receta. Y, antes que ninguna otra cosa, una increíble fábula a caballo entre la imaginación, el documento y la alegría del puro contar a fin de salvar el letargo y el sometimiento que dominaban aquel interminable invierno.

Con esta obra, Tomás Sánchez Santiago recibió el Premio Novela ciudad de Salamanca. “Calle Feria” podría ser la calle Zamora donde se crió Tomás, pero también la calle donde crecimos cada uno de nosotros. A través de los diversos relatos el autor hace una mezcla entre ficción y realidad, transcendiendo un lirismo esencial.

Captura de pantalla 2019-07-17 a las 11.44.44.png

Los asquerosos de Santiago Lorenzo

Los asquerosos de Santiago Lorenzo es uno de los libros que nos está volviendo a reencontrar con lo rural y su ritmo vital de existencia; además se ha convertido en un éxito editorial de público que llega a sus páginas, yo llegué a él a través del Faro, el programa de Mara Torres, y todos salimos con el ánimo cambiado. Los asquerosos cuenta unos sucesos singulares, pero no tienen nada de especial; lo que realmente te atrae son los pequeños detalles y el punto de vista diferenten para llegar a los acontecimientos. No hay nada nuevo, pero todo en él resulta atractivo.

Un thriller estático. Una versión de Robinson Crusoe ambientada en la España vacía.

Manuel acuchilla a un policía antidisturbios que quería pegarle. Huye. Se esconde en una aldea abandonada. Sobrevive de libros Austral, vegetales de los alrededores, una pequeña compra en el Lidl que le envía su tío. Y se da cuenta de que cuanto menos tiene, menos necesita. Un thriller estático, una versión de Robinson Crusoe ambientada en la España vacía, una redefinición del concepto «austeridad». Una historia que nos hace plantearnos si los únicos sanos son los que saben que esta sociedad está enferma. Santiago Lorenzo ha escrito su novela más rabiosamente política, lírica y hermosa.

P.S. el título no atrae mucho, pero la edición en tapa dura y la portada suplen con creces la anterior carencia.

Si esto es una mujer de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo

Si esto es una mujer de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo es un libro que inicia una nueva saga de investigación policial, en este caso de la inspectora Manuela Mauri, creado al alimón y que tiene algunos guiños al conocidísimo personaje creado por el propio Lorenzo Silva, el subteniente Rubén Bevilacqua. La verdad es que me gusta esta nueva intriga que se adentra por los bajos instintos de la sociedad y nos da a conocer que tenemos un problema bastante serio y grave. Narrada en primera persona en la voz de Manuela, nos adentraremos en el trágico mundo de la trata de personas. Deambularemos por la Colonia Marconi, en Villaverde, en el término municipal de Madrid a escasos metros de Getafe: lugar inmundo de prostitución ilegal, donde las prostitutas se clasifican por clases y/o etnias.

La inspectora de homicidios Manuela Mauri lleva siete meses de baja cuando recibe la visita de la oficial Guadalupe Larbi para pedirle que se reincorpore al trabajo: sólo ella, le dice, tiene la autoridad y el empuje necesarios para sacar adelante una complicada investigación en la que la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid no consigue avanzar. Tres meses atrás aparecieron restos humanos en los vertederos de Pinto y Valdemingómez. Pese a haber dedicado ingentes recursos, no se ha encontrado el cadáver completo y no hay una sola pista de la autoría del crimen. Y lo que es peor: tres meses después sigue sin identificarse a la víctima. Manuela se enfrentará de esta manera al mayor desafío de su carrera como inspectora de homicidios: la Operación Vertedero. La búsqueda de la verdad pondrá de nuevo a Manuela en el punto de mira de sus compañeros y superiores, que han perdido la confianza en ella por los hechos acaecidos en torno al suicidio del inspector jefe Alonso, por los que Manuela quedó injustamente salpicada. Una novela que señala los puntos oscuros de nuestra sociedad, cuestionando nuestra ceguera ante el sistema en el que vivimos. Ante todo lo que la ciudad desecha y que, nos guste o no, la define.

Continuará …

Laberinto griego de Philip Kerr

Laberinto griego de Philip Kerr es la 11ª novela de este autor como Bernie Gunther como protagonista, y además ha sido su obra póstuma, aunque aún queda una más. Llegué a ella por la recomendación de un amigo (Carlos que conocía toda su trayectoria anterior) y no me ha defraudado, además tiene un componente histórico muy hábilmente introducido que da visos de verorimilitud a la trama.

Hay vericuetos muy interesantes en la lectura de las obras que las hace únicas; así cada uno de nosotros construímos nuestra propia biblioteca única e irrepetible. En este sentido me resulta muy valioso y curioso secuenciarla con mi lectura anterior: Universidad para asesinos [Σεμινάρια φονικής γραφής] de Petros Márkaris que hace que adquiera una dimensión irrepetible para entender nuestro tiempo; porque la novelas como estas nó sólo resuelven crímenes o entuertos, sino que nos permiten entender mejor nuestro tiempo, incluso a nosotros mismos. Con ambas novelas alcanzas a entender mejor la singularidad de caso griego, aunque seguro que se nos quedan muchísimas cuestiones importantes en el tintero.

1957. El destino ha llevado a Bernie Gunther a trabajar en una compañía de seguros de Múnich, donde hace lo que mejor sabe: investigar. Desde allí, le destinan a Atenas para comprobar una reclamación por un barco hundido, propiedad de un ciudadano alemán. Cuando descubre que la embarcación perteneció a un judío que fue deportado a Auschwitz, a Gunther ya no le cabe duda de que el naufragio no fue un accidente. El fantasma del nazismo y la Segunda Guerra Mundial vuelven a cruzarse en su camino.

Laberinto griego, una de las mejores novelas de la serie protagonizada por Bernie Gunther, se iba a publicar en inglés en abril de 2018. Por desgracia, el 23 de marzo anterior nos dejaba Philip Kerr, apenas unos días antes de que esta aventura griega de Gunther viera la luz. Ambientada en la década de 1950, es cronológicamente la última novela de la serie, pero, para fortuna de sus lectores, no es la última que Kerr dejó escrita, ya que cierra la saga Metrópolis.

12 detectives de novela negra (+1)

(Actualizado: 7/10/2019) Sólo son un ejemplo, pero aquí os dejo mi docena de detectives muy peronales (+1), qué me encantan. en los que cada uno podría hacer los suyos. Una de mis pasiones son las novelas de detectives o novela negra en sentido amplio. En este género tan específico de la novela negra lo importante no son sólo las tramas de investigación, sino el ambiente en el que se desenvuelven personajes en los entresijos de la marginalidad. Este tipo de novelas resultan también interesantes por los mismos detectives-pesquisidores que tienen este afán investigador, con un puntito de seres en los límites; aunque son personajes de carne y hueso, con sus cualidades y muchos defectos, que los hacen más humanos, no sólo detectives que se dedican a la investigación. Entre todos ellos querría destacar a los siguientes, pero siempre con esa subjetividad personal e intransferible que caracterizan estas listas: (ver blog: mis detectives favoritos)

1º.- Salvo Montalbano. En primer lugar, y aquí sí tengo un afán de predilección, está el comisario inolvidable crado por Andrea Camilleri, que me gusta hasta cuando come y cómo se enfrenta a la vida. El nombre de Salvo Montalbano es un homenaje del Camilleri a Manuel Vázquez Montalbán por su detective Pepe Carvalho. La acción transcurre en Sicilia (ver la La Sicilia del comisario Salvo Montalbano), en la Villa de Vigàta, siempre con el trasunto de las pasiones de la vida y los recovecos del delito, en los que la mafia puede estar de fondo pero nunca es protagonista. Salvo Montalvano es un disfrutador de la vida, con una visión sarcástica pero muy humana sobre todo lo que le rodea y, siempre es muy fiel a su sentido de la justicia. Está muy bien arropado con personajes impagables como Cattarella, el subcomisario Domenico Augello, los inspectores Fazio y Gallo, y el agente Galluzzo; además todo aderezado con la relación singular entre Montalbano y Livia, o en general con las mujeres. Montalbano aborda a su manera el trabajo policial, eso le causa enfrentamientos con sus jefes: Bonetti-Alderighi y el jefe de gabinete, Lattes, a quien llaman “leche y mieles” por sus modales empalagosos, o con el fiscal Tommaseo, un obseso sexual. Disfruta mucho con la comida, a través de los platos que le prepara Adelina, su fiel asistenta y por sus visitas primero a la hostería San Calogero y luego a la Trattoria de Enzo, descubrimos la sencilla y deliciosa cocina de Sicilia: arancini (croquetas sicilianas), pappanozza, caponatina (berenjenas y apio frito con aceitunas, alcaparras y tomate), pasta con ajo y aceite o a la ‘ncasciata, conejo a la cazadora, albóndigas de nunnato (chanquetes), salmonetes fritos, pulpitos… y de postre: Cannoli. En todas las novelas de Montalvano el sentido del humor juega un papel fundamental. Cada nueva publicación estás deseando leerla, y una vez leída te deja un cierto poso de abandono hasta la próxima.

Libros de Salvo Montalbano
  1. http://salamandra.info/libro/forma-del-aguaLa forma del agua (La forma dell’acqua, 1994)
  2. El perro de Terracota (Il cane di terracotta,1996)
  3. El ladrón de meriendas (Il ladro di merendine1996)
  4. La voz del violín (La voce del violino, 1997)
  5. La excursión a Tindari (La gita a Tindari, 2000)
  6. El olor de la noche (L’odore della notte, 2001)
  7. Un giro decisivo (Il giro di boa, 2003)
  8. La paciencia de la araña (La pazienza del ragno, 2004)
  9. La luna de papel (La luna di carta, 2005)
  10. Ardores de agosto (La vampa d’agosto, 2006)
  11. Las alas de la esfinge (Le ali della sfinge, 2006)
  12. La pista de arena (La pista di sabbia, 2007)
  13. El campo del alfarero (Il campo del vasaio, 2008)
  14. La edad de la duda (L’età del dubbio, 2008)
  15. La danza de la gaviota (La danza del gabbiano, 2009)
  16. La búsqueda del tesoro (La caccia al tesoro, 2010)
  17. Por la boca muere el pez (Acqua in bocca, 2010) – escrito con Carlo Lucarelli. Montalbano y la inspectora Grazia Negro colaboran en una investigación.
  18. La sonrisa de Angelica (Il sorriso di Angelica, 2010)
  19. Juego de espejos (Il gioco degli specchi, 2011)
  20. Un filo de luz (Una lama di luce, 2012)
  21. Una voz en la noche (Una voce di notte, 2012). Una voz en la noche.
  22. Un nido de vívoras (Un covo di vipere, 2013). Un nido de víboras.
  23. La pirámide de fango (La piramide di fango, 2014) –
  24. El carrusel de las confusiones. (La giostra degli scambi), 2015
  25. L’altro capo del filo, 2016
  26. La rete di protezione, 2017
  27. Riccardino, reservada para publicar después de su muerte

Relatos cortos

762-9_muerte_en_el_mar_abierto_website.jpg

 

2º.- Lennox de Craig Russell. Lennox trabaja como detective privado en Glasgow (Escocia) en los años 50. Nació en Glasgow pero creció en Rothesay, New Brunswick, en la costa este de Canadá. Sus padres eran ricos, creció en una mansión del siglo XIX y su infancia trascurrió entre la asistencia a las escuelas más exclusivas y paseos en canoa y en bicicleta junto al río Kennebecasis. Fue Capitán de la Primera División canadiense en Italia, Holanda y Alemania durante la II Guerra Mundial, le licenciaron por vender medicinas a la población civil. La guerra dejó cicatrices en su cara y en su alma. Le conocemos en “Lennox” en 1953. Tiene 35 años, mide 1,80. Su vivienda, que alquila a una viuda, está en la parte superior de un chalet victoriano y tiene una pequeña oficina en la calle Gordon donde lleva algunos asuntos “oficiales”: desapariciones, robos y falseo de pruebas para divorcios. Su auténtico despacho está el bar Horsehead, entre las 7,30 y las 9 de la noche, donde entabla todo tipo de contactos y bebe ocasionalmente con su amigo policía Jock Fergusson. Me gusta Lennox porque en una ciudad tan poco agracidad entronca de una manera real y cierta con toda la tradición de los clasicos de la novela negra: Raymond Chandler, Dashilell Hammett, James M. Cain; no sólo por la época sino por la manera de enfrentarse a los casos o el estilo sarcástico y mordaz que tiene Lennox, siempre en la leve frontera que separa los dos lados de la ley. Ha sido un descubrimiento muy reciente, pero no menos importante. (Por cierto, este mismo autor tiene otra serie en Hamburgo con el comisario Jan Fabel).

Libros de Lennox

  1. Lennox (Lennox, 2009)
  2. El beso de Glasgow (The Long Glasgow Kiss, 2010)
  3. The Deep Dark Sleep, 2011
  4. Dead Man and Broken Heards, 2012

9788499186696

Jan Fabel – Craig Russell

 Jan Fabel es Erster Kriminalhauptkommissar (primer comisario general) de la Policía de Hamburgo (Alemania). Su madre es escocesa y su padre era frisio-alemán. Pasó parte de su infancia en Inglaterra. Sus colegas le apodan “der englische Kommisar” en parte por su ascendencia, en parte por su forma de actuar. El piensa que tiene una perspectiva más abierta gracias a sus orígenes mixtos. Estudió Historia Europea en la Universidad de Hamburgo, pero un hecho violento en su entorno personal desvió su vocación inicial de historiador. Lleva 20 años trabajando en la policía y 10 en dirigiendo la brigada de homicidios. Es policía porque piensa que alguien debe interponerse entre la gente normal y aquellos que les hacen daño. Su método es más intuitivo que minucioso, recopila hechos y detalles hasta que se forma una imagen en su cabeza. Tiene pesadillas con las víctimas de los casos que no ha conseguido resolver. Rubio, elegante, viste normalmente de traje y conduce un BMW descapotable. Serio, sin apenas sentido del humor, ni siquiera inglés. Le gusta la música clásica y leer diccionarios y otras obras de referencia que le consigue su amigo librero, Otto Jensen. Divorciado hace 5 años, ha tenido algunas aventuras y hace poco ha comenzado una relación con una compañera. Tiene una hija, Gabi, que no ve tan a menudo como quisiera y un hermano, Lex, dueño de un hotel.

Su jefe es Horst Von Heiden y sus compañeros:
  • Maria Klee, muy inteligente y metódica, sensata y gran investigadora,
  • Paul Lindemann, hijo de policías, recto, meticuloso y honrado
  • Anne Wolff, judía, 27 años, la más joven, es impulsiva e intuitiva, con pintas neopunk se camufla perfectamente cuando la investigación lo requiere,
  • Werner Meyer, 55 años, metódico y atento a los detalles, un gran interrogador
  • Susanne Eakhardt, psicóloga criminalista.

En “Muerte en Hamburgo” dos mujeres aparecen cruelmente asesinadas mientras Fabel recibe comunicaciones del criminal por correo electrónico. En “Cuento de muerte” un asesino recrea los cuentos de los hermanos Grimm.

Libros de Jan Fabel
  1. Muerte en Hamburgo (Blood Eagle, 2005)
  2. Cuento de muerte (Brother Grimm, 2006)
  3. Resurrección (Eternal, 2007)
  4. El señor del carnaval (The Carnival Master, 2008)
  5. La venganza de la valquiria (The Valkyrie Song, 2009)
  6. Miedo a las aguas oscuras (A Fear of Dark Water, 2011

9788499183985-La_venganza_de_la_valquiria-Craig_Russel-baja

 

3º.- Leo Caldas de Domingo Villar. Leo Caldas es inspector de policía en Vigo. También es locutor del programa “Patrulla en las ondas”, que le ha convertido en un personaje conocido en la ciudad y alrededores. Fumador, amante de la buena comida y el buen vino. Melancólico, reflexivo y directo, se enfrenta a la investigación como a un puzzle que tiene que resolver, se involucra totalmente en los casos y su vida personal se resiente a causa de ello. Huérfano de madre desde pequeño, su padre es un bodeguero que con su propio esfuerzo levantó una bodega de la nada y la sigue cuidando con cariño, tiene un perro que no es suyo y escribe un cuaderno de idiotas. La sombra de su ex-pareja, Alba, sobrevuela las novelas. Sus novela me gustan porque las ubica aquí y crea una atmósfera perfectamente reconocible, además juega con la ironía y el sarcasmo en algunas ocasiones que hacen que estas historias tengan más sentido. Un lugar recuperado es el bar Eligio en Vigo y sus deliciosos chipirones.
Novelas: Ojos de agua / Ollos de auga, 2006. La playa de los ahogados / A praia dos afogados, 2009. Cruces de piedra / Cruces de pedra, abril 2012.

Nunha praia de Panxón, na ría de Vigo, aparece o cadáver dun mariñeiro coas mans atadas cunha brida de plástico. Os veciños falan dun suicidio, mais as primeiras investigacións amosan unha realidade diferente que levará o inspector Leo Caldas a mergullarse no ambiente mariñeiro da vila, nun universo onde o vento funga historias de naufraxios e de heroes que venceron o mar. Despois do éxito de Ollos de auga, Domingo Villar (Vigo, 1971) volve introducir o lector nunha intriga sen acougo. Unhas pescuda policial que, en A praia dos afogados, tamén é unha esculca na memoria e nas ilusións fanadas.

El último barco / O último barco (2019).

 

4º.- Kurt Wallander de Hennig Mankell. Kurt Wallander es inspector de policía en Ystad, pequeña ciudad de Escania en el sur de Suecia. Nació en 1948, de pequeño vivía en Limhamm, sus antepasados eran labradores. Su madre murió cuando era adolescente. Su padre es un anciano pintor, que siempre dibuja el mismo paisaje, con y sin urogallo y llama constantemente a su hijo para reprocharle su falta de atención. Es depresivo, sentimental, con tendencia a la gordura, se alimenta fatal y parece estar siempre al borde del infarto y la enfermedad. Su vida personal es un desastre, tras su fracaso matrimonial con Mona, mantiene una relación con Baiba Leipa que no logrará consolidar. Tiene una hija, Linda, a la que vemos crecer durante los años que dura la serie. Tras pasar por una conflictiva adolescencia seguirá los pasos de su padre ingresando en la policía, allí conocerá a Stefan Lindman. Con Kurt Wallander tienes unos sentimientos de amor y odio contradictorios, pero siempre marcado por el discurrir del propio personaje en las obras; algunas veces te resultan sobresalientes sus deducciones e investigaciones, pero en otros momentos lo odias por las relaciones que mantiene con su hija, con su padre, con las mujeres o algunas opiniones sobre la vida.

Libros de Kurt Wallander:

 

5º.- Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro de Lorenzo Silva. Rubén Bevilacqua “Vila” es guardia civil en la UCO (Unidad Central Operativa) de Madrid. Nació en Montevideo, hijo de uruguayo de origen italiano y de madre española. A los 13 años se trasladó a España con su madre. Ha perdido el contacto con su padre y sabe que tiene como asignatura pendiente recuperarlo, le duele saber que él debería haber dado el primer paso. Estuvo casado y es padre de un hijo, al que no ve tan a menudo como quisiera debido a su trabajo. Se licenció en psicología pero su pragmatismo le indicó que se ganaría mejor la vida de otra manera y así opositó a la Guardia Civil. Aunque no es un personaje al uso, es caustico e irreverente (la melodía de su móvil es “Estado policial” de Robe Iniesta) y le gusta tocar los cojones a sus superiores, está perfectamente integrado en el cuerpo. No tiene vocación de mando y se resiste a presentarse a oposiciones para prosperar. Conocemos a Virginia Chamorro con 24 años, cuando con apenas un año de experiencia es asignada como compañera de Vila. Hija de militar, destaca pese a ser un poco seca y bastante tímida. Al lado de Vila se va curtiendo y saliendo al exterior. Su afición oculta es la astronomía. Sus relaciones con los hombres han resultado frustrantes hasta la fecha. Tras varios años trabajando juntos tienen una relación especial, se entienden sin hablar. Estos dos guardias civiles (pareja de la guardia civil, que no son pareja, ¡je!) han hecho más por recuperación de la profesionalidad y el buen hacer de este cuerpo que todas las campañas publicitarias que se pudiesen haber inventado, porque sobre todo son muy buenos investigadores y comprometidos en todas las luchas contra el delito.
Libros de Bevilacqua y Chamorro:

Películas

  • El alquimista impaciente, 2002. España. Directora: Patricia Ferreira. Intérpretes: Ingrid Rubio (Chamorro), Roberto Enríquez (Bevilacqua).
  • La reina sin espejo, 2009. Película para TV. España. Director: Antonio Onetti. Intérpretes: Mariona Ribas (Chamorro), Jesús Noguero (Bevilacqua).
  • Un asunto conyugal, 2009. Película para TV. España. Director: Antonio Onetti. Intérpretes: Mariona Ribas (Chamorro), Jesús Noguero (Bevilacqua). Pendiente de estreno.

Inspectora Manuela Mauri de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo:

 

6º.- Fernando de Rojas de Luis García Jambrina. Este pesquisidor es un gusto muy personal, sobre todo por dónde se ubica la acción: en Salamanca a finales del siglo XV, y por el autor, mi amigo Luís García Jambrina. ‘El manuscrito de piedra‘ (2008) tiene como protagonista a un joven Fernando de Rojas que, antes de escribir ‘La Celestina’, se ve envuelto en una trama detectivesca ambientada en la Salamanca de finales de la Edad Media y los albores del Renacimiento. En este libro es un cóctel que combina la intriga y el misterio con la novela histórica, en la que se intenta mezclar tanto novela histórica como de intriga, detectivesca e incluso novela negra, porque en el proceso de investigación se ven todas las intrigas, la corrupción y la parte oscura e invisible de la ciudad. También hay elementos de novela de aventuras e incluso de novela de campus, por estar situada en un ambiente universitario, y novela de aprendizaje porque al final lo más importante es el personaje de Fernando de Rojas y el proceso de cambio que experimenta. Hay una integración armónica de todos esos elementos. ‘El manuscrito de nieve’ (2010) cuenta con varios alicientes además de su trama de intriga. El protagonista resulta todo un acierto, encontrando al autor de “La Celestina” en una faceta sorprendente. Además, encontramos al personaje de Lázaro que permitirá al autor ofrecer una original propuesta sobre quién y cómo escribió el libro del “Lazarillo de Tormes”. También encontramos a personajes históricos como la reina Isabel la Católica y un contexto histórico descrito con acierto. La historia nos acerca a una sociedad a las puertas del año 1500 creyendo que están ante el fin del mundo, con unas tramas de odio y venganza entre linajes con sus luchas por el poder y una corrupción extendida entre autoridades e iglesia, estableciendo un sistema en el que predominan los chantajes y el soborno, mientras que el dinero abre todas las puertas al que lo posee. En resumen, que tristemente, nada ha cambiado. Aquí aparecw la palabra pesquisador que integro en mi vocabulario de novela negra.

El manuscrito de fuego (2018)

El manuscrito de aire (2019)

Otros:

7º.- Mario Conde de de Leonardo Padura. Mario Conde “Conde” nació en 1955 en Calzada, un barrio humilde de La Habana. Estudió el Preuniversitario en La Vibora, allí conoció a los que son ahora sus mejores amigos y se enamoró por primera vez. Siempre quiso ser escritor y escribir un libro escuálido y conmovedor, pero al abandonar sus estudios de psicología, pese a no ser militante, le ofrecieron ingresar en la policía. Le conocemos en 1989, con 34 años y 12 de policía y es teniente investigador en La Habana. Al final de ese año abandonará su trabajo intentado recuperar su vocación inicial de escritor. Fumador empedernido de 2 paquetes diarios, odia el ejercicio, subir escaleras le deja sin aliento y piensa que en cualquier momento puede pegar un petardazo. Amenazado por una calvicie incipiente se siente envejecer. Vive con un pez peleador, al que llama “Rufino”, en recuerdo de su abuelo, criador de gallos de lidia. Su mejor amigo es Carlos, “el Flaco”, que ya no es flaco y está postrado en una silla de ruedas desde hace diez años a causa de las heridas que sufrió en la guerra de Angola. Juntos se emborrachan, miran partidos de pelota (béisbol) y escuchan la ecléctica colección de música del Flaco, que abarca desde los Beatles a la Credence pasando por Fórmula V y Joan Manuel Serrat. Sus otros amigos son “El Conejo” que sueña con caminos paralelos de la historia, Andrés, médico desilusionado, Miki Cara de Jeva, escritor del régimen, Candito el Rojo.

Mario Conde resuelve sus casos estudiando antecendentes, pistas, sospechosos, mediante premoniciones, iluminaciones y certezas, analizando datos estadísticos, huellas e intentando evitar algo tan engañoso y equívoco como los prejuicios. Sus triunfos se basan a partes iguales en la investigación rutinaria y en el conocimiento de la gente. Pese a que su trabajo le condiciona a percibir sólo el lado oscuro de la vida, se mantiene en su puesto porque no le gusta que los hijos de puta se salgan con la suya impunemente. Aunque algunos compañeros le consideran el loco de la comisaría, es apreciado como uno de los mejores investigadores del cuerpo. Para Padura, su Mario Conde es un nieto del Marlowe de Raymond Chandler y un hijo del Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán. El resultado, un personaje “de mirada crítica e ironía desencantada”. Llegué hasta este autor a partir de su magnífica novela “el hombre que amaba a los perros” (2009) sobre el asesinato de León Trotsky por Ramón Mercader desde distintos ángulos; además me hacía gracia el nombre del investigador, Mario Conde.
Libros de Mario Conde:

 

8º.- Adam Dalgliesh de P. D. James. Adam Dalgliesh es Comandante de la Policía Metropolitana en New Scotland Yard, Londres. Dirige una brigada especial que investiga homicidios de especial dificultad o que requieren confidencialidad. Su padre fue un sacerdote anglicano moderado. Pasó su infancia en una rectoría en Norfolk. Asistió a colegios privados y estudió en Oxford. Apuesto y alto. Tiene el pelo y los ojos oscuros. Estuvo casado, su hijo nació muerto y su mujer falleció poco después. En las últimas novelas de la serie tiene una relación con una profesora de literatura inglesa de Cambridge. Vive en un piso encima de un almacén reformado del siglo XIX en las orillas del Támesis en Queenhithe. Conduce un Jaguar. Su despacho tiene una pared llena de libros de derecho y otra con litografías de Londres. Es un hombre culto con grandes conocimientos sobre pintura, arquitectura, literatura… Y un conocido poeta con varios libros publicados, inspirados en su trabajo, en la fascinación por el descubrimiento de la verdad, el peligro, la compasión. Estos libros recogen todo lo mejor de la tradición inglesa sobre novelas de investigación que tienen un largo historial por esos lares. Un lujo y un placer leer esto libros de la gran señora de la literatura de novela de investigación e intriga que aquí catalogamos también como novela negra.
Libros de Adam Dalgliesh.

  • Cubridle el rostro (Cover Her Face, 1962)
  • Un impulso criminal (A Mind to Murder, 1963)
  • Muertes poco naturales (Unnatural Causes, 1967)
  • Mortaja para un ruiseñor (Shroud for a Nightingale, 1971)
  • La torre negra (The Black Tower, 1975)
  • Muerte de un forense (Death of an Expert Witness, 1977)
  • Sabor a muerte (A Taste for Death, 1986)
  • Intrigas y deseos (Devices and Desires, 1989)
  • El pecado original (Original Sin, 1994)
  • Una cierta justicia (A Certain Justice, 1997)
  • Muerte en el seminario (Death in Holy Orders, 2001)
  • La sala del crimen (The Murder Room, 2003)
  • El faro (The Lighthouse, 2005)
  • Muerte en la clínica privada (The Private Patient, 2008)
  • Televisión
    • Death of an Expert Witness, 1983 – Reino Unido – Serie de 6 episodios. Director: Herbert Wise. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Shroud for a Nightingale, 1984 – Reino Unido – Serie de 5 episodios. Director: John Gorrie. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Cover Her Face, 1985 – Reino Unido – Serie de 6 episodios. Director: John Davies. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • The Black Tower,1985 – Reino Unido – Serie de 6 episodios. Director: Ronald Wilson. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • A Taste for Death, 1988 – Reino Unido – Serie de 6 episodios. Director: John Davies. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Devices and Desires, 1991 – Reino Unido – Serie de 6 episodios. Director: John Davies. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Muertes poco naturales (Unnatural Causes, 1993) – Reino Unido – Película para TV – Director: John Davies. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Un impulso criminal (A Mind to Murder, 1995) – Reino Unido – Película para TV – Director: Gareth Davies. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • El pecado original (Original Sin, 1997) – Reino Unido – Serie de 3 episodios. Director: Andrew Grieve. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Una cierta justicia (A Certain Justice, 1998) – Reino Unido – Serie de 3 episodios. Director: Ross Devenish. Intérprete: Roy Marsden (Dalgliesh)
    • Muerte en el seminario (Death in Holy Orders, 2003) – Reino Unido – Serie de 3 episodios. Director: Jonny Campbell. Intérprete: Martin Shaw (Dalgliesh)
    • La sala del crimen (The Murder Room, 2004) – Reino Unido – Serie de 2 episodios. Director: Diarmuid Lawrence. Intérprete: Martin Shaw (Dalgliesh)

 

9º.- Mariana de Marco de José María Guelbenzu. «Mariana de Marco era Juez de Primera Instancia e Instrucción en una población cántabra de importancia. Había sido una abogada de éxito en un bufete del que ella y su marido eran socios hasta que el divorcio la dejó fuera y hubo de empezar de nuevo. Después, exhausta tras unos años de vida agitada, tanto en lo personal como en lo profesional, decidió entrar en la judicatura, harta del ejercicio de la abogacía. Su intención era acabar ejerciendo un día como titular de un Juzgado de lo Penal, pues el Derecho Penal era no sólo su especialidad sino su verdadera vocación, y así fue como aprovechó un buen currículo en coincidencia con la oportunidad abierta a profesionales de prestigio por la vía del tercer turno. A sus cuarenta y tres años, Mariana era una Juez que comenzaba a ser apreciada por su dedicación, diligencia y eficiencia. Alta, de figura atlética y voz profunda, no sólo llamaba la atención por su aspecto sino también por la marcada expresión de determinación que emanaba de ella. Sus grandes ojos castaños, que destacaban vivamente en el rostro, ofrecían un dulce contraste con el resto de su físico y quizá esa mezcla fuera lo que le concedía su atractivo. Se había dejado crecer la melena, del mismo color de los ojos, hasta los hombros. La cara más bien redondeada, el cuello airoso, las orejas pequeñas y pegadas a la cabeza, y una mirada cálida y un punto desafiante a la vez concluían en una especie de gallardía femenina con un toque de misterio. No era lo que se dice una mujer guapa, verdaderamente guapa, pero en cambio respondía bien a lo que los castizos llaman una mujer de bandera. una mujer alta y de complexión fuerte, pero bien proporcionada, que se movía con una sugerente mezcla de gracia y seguridad. Nadie dudaría, al verla, de que se trataba de una persona de carácter a la que no le faltaba un toque de delicadeza; esta mezcla era la que le daba un encanto singular porque no era una mujer de facciones regulares ni ortodoxas, un canon de belleza, pero irradiaba personalidad.»

Libros de Mariana de Marco:

 

10º.- Kostas Jaritos de Petros Márkaris. El comisario Kostas Jaritos trabaja en la policía de Atenas. A primera vista no es un hombre encantador: malhumorado, gritón, intransigente… con un pasado en la policía del que no siempre se siente especialmente orgulloso. Hay que rascar un poco para encontrar sus auténticas virtudes. Casado con Adrianí, adicta a la televisión, pozo de sabiduría popular y gran cocinera. Sus discusiones con ella son constantes y sus visiones del mundo radicalmente distintas, pese a ello ambos se quieren y forman un matrimonio más realista que los habituales en este género. Su hija Katerina es su debilidad, la conocemos como estudiante en las primeras novelas y más adelante como Doctora en Derecho. Su novio y más adelante marido es Fanis, médico. Jaritos sólo lee diccionarios, su favorito es el Dimitrakos. Jaritos recorre las calles de una Atenas pre y post-olímpica a bordo de su Mirafiori, mientras su mirada crítica nos descubre una ciudad en la que imperan, como en tantas otras, la corrupción, el racismo, el amiguismo y la dejadez. Su jefe es Guikas y sus ayudantes Dermitzakis y Vlasópulos, en su última novela incorpora una mujer a su equipo, Kula.

“Muerte en Estambul” se desarrolla en la ciudad del título y nos introduce en la historia de la minoría griega en Turquía. En “Con el agua al cuello” un banquero jubilado aparece decapitado en su casa, es el primero de una serie de crímenes. Jaritos, a bordo de su nuevo Seat Ibiza recorre las calles cruzándose con manifestaciones de las que no le puede informar su GPS de serie. En estos últimos casos, y los que aún no ha publicado aquí pero sí en Grecia, el telón de fondo es la crisis griega a la que se enfrenta con grandes dosis de humor y sarcasmo, uno de los ejes fundamentales de las creaciones de novela negra. Tengo que decir que si bien al principio no me hacía mucha gracia cómo se comportaba y cómo resolvía los casos, en la actualidad me resulta muy atractivo e interesante para afrontar la brutal crisis económica a la que nos estamos enfrentando.

Libros de Kostas Jaritos

11.º-  Philip Marlowe de Raymond Chandler. Los Ángeles, años 40, Philip Marlowe tiene 33 años y trabaja como detective privado. Durante un tiempo trabajó en la oficina del Fiscal del distrito, pero fue despedido por insubordinación. Siempre rechaza los casos de divorcio y sólo se ocupa de investigaciones razonablemente honradas: un chantaje, una esposa o un hermano desaparecidos, un seguimiento, ayudar a un ex-mafioso a escapar del Sindicato… marcan el comienzo de historias que siempre resultan más complejas de lo que parecen. Novelas de Philip Marlowe:

  1. El sueño eterno / Una mujer en la sombra (The Big Sleep, 1939)
  2. Adiós, muñeca / Detective por correspondencia (Farewell, My Lovely, 1940)
  3. La ventana alta / La ventana siniestra (The High Window, 1942)
  4. La dama del lago (The Lady in the Lake, 1943)
  5. La hermana menor / La hermana pequeña (The Little Sister, 1949)
  6. El largo adiós (The Long Goodbye, 1953)
  7. Playback /Cocktail de barro (Playback, 1958)
  8. La historia de Poodle Springs (Poodle Springs/The Poodle Springs Story, 1959) – Terminada por Robert B. Parker en 1989
  9. La rubia de los ojos negros/The Black-Eyed Blonde (Benjamin Black/John Banville). 2014

portada-rubia-ojos-negros_grande

Películas

  • Historia de un detective (Murder my Sweet, 1944). EEUU. Director: Edward Dmytryk. Guión: John Paxton, basado en “Adiós, muñeca”. Intérpretes: Dick Powell (Marlowe), Claire Trevor (Helen Grayle/Velma Valento), Anne Shirley, Otto Kruger, Mike Mazurki (Moose Maloy)
  • El sueño eterno (The Big Sleep, 1946). EEUU. Director: Howard Hawks. Guión: William Faulkner, Jules Furthman y Leigh Brackett. Intérpretes: Humphrey Bogart (Marlowe), Lauren Bacall (Vivian Rutledge), John Ridgely (Eddie Marsh), Martha Vickers (Carmen Sternwood), Dorothy Malone, Charles Waldron (General Sternwood)
  • La dama del lago (The Lady in the Lake, 1947). EEUU. Director: Robert Montgomery. Guión: Steve Fisher. Intérpretes: Robert Montgomery (Marlowe), Audrey Totter (Adrienne Fromsett), Lloyd Nolan, Tom Tully, Leon Ames (Derace Kingsby)
  • The Brasher Doubloon, 1947. EEUU. Director: John Brahm. Guión: Dorothy Hannah, basado en “La ventana alta”. Intérpretes: George Montgomery (Marlowe), Nancy Guild (Merle Davis), Conrad Janis, Roy Roberts, Fritz Kortner, Florence Bates, Marvin Miller
  • Marlowe, detective muy privado (Marlowe, 1969). EEUU. Director: Paul Bogart. Guión: Stirling Silliphant basado en “La hermana pequeña”. Intérpretes: James Garner (Marlowe), Gayle Hunnicutt (Mavis Wald), Carroll O’Connor, Rita Moreno (Dolores Gonzáles), Sharon Farrell, William H. Daniels, H.M. Wynant, Jackie Coogan
  • El largo adiós (The Long Goodbye, 1973). EEUU. Director: Robert Altman. Guión: Leigh Brackett. Intérpretes: Elliot Gould (Marlowe), Nina Van Pallandt (Eileen Wade), Sterling Hayden (Roger Wade), Mark Rydell, Henry Gibson
  • Adiós, muñeca (Farewell, My Lovely, 1975). EEUU. Director: Dick Richards. Guión: David Zelag Goodman. Intérpretes: Robert Mitchum (Marlowe), Charlotte Rampling (Helen Grayle), John Ireland, Sylvia Miles, Anthony Zerbe, Harry Dean Stanton, Jack O’Halloran
  • Detective privado (The Big Sleep, 1978). EEUU. Director: Michael Winner. Guión: Michael Winner. Intérpretes: Robert Mitchum (Marlowe), Sarah Miles, Richard Boone, Candy Clark (Camilla Sternwood), Joan Collins, Jimmy Stewart, Oliver Reed
  • Poodle Springs, 1998. Película para TV. EEUU. Director: Bob Rafaelson. Guión: Tom Stoppard. Intérpretes: James Caan (Marlowe), Dina Meyer (Laura Jackson Parker), Joe Don Baker, David Keith
  • Marlowe, 2007. Película para TV. EEUU. Director: Intérprete: Jason O’Mara (Marlowe)

 

12º.- Harry Hole de Jo Nesbø. Harry Hole nació en 1965 en Oppsal, un barrio de los suburbios de Oslo (Noruega). Mide 1,95, es delgado y atlético. Lleva el pelo rubio casi rapado y en su cabeza destacan sus grandes orejas, su narizota y sus ojos siempre enrojecidos, sus labios son suaves, casi femeninos. Suele vestir vaqueros gastados y botas tipo Doctor Martens. Harry es cabezón y arrogante y sus modales dejan mucho que desear. Fuma. Es alcohólico e intenta sustituir su adicción por otras menos peligrosas como ver “Supervivientes”, leer a Jim Thomson o emplearse a fondo en el gimnasio, pero no siempre lo consigue. Vive en un apartamento de 2 habitaciones y tiene un Ford Escort blanco casi imposible de arrancar.

Libros de Harry Hole

  1. El murciélago (Flaggermusmannen,1997) – Lanzamiento: 26 de marzo 2015. (El murciélago).
  2. Cucarachas. Kakerlakkene,1998
  3. Petirrojo (Rødstrupe, 2000)
  4. Némesis (Sorgenfri, 2002)
  5. La estrella del diablo (Marekors, 2003)
  6. El redentor (Frelseren, 2005)
  7. Muñeco de nieve (Snømannen, 2007)
  8. El leopardo (Panserhjerte, 2009)
  9. Fantasma. Gjenferd, 2011 (Fantasma)
  10. Policia. Politi, 2013. (Policia)
  11. La Sed. 2017ERK95732.jpg

 

13º.- Rocco Schiavone – Antonio Manzini

Rocco Schiavone es subjefe de policía en la Brigada Móvil de Aosta, en los Alpes italiano. Nació en el Trastévere, Roma en 1966. Tiene 46 años. Calza zapatos Clarks, muy poco adecuados para la zona, un loden azul y pantalones de pana gris. Fuma Camel y un poco de hierba cada mañana. Conduce un Volvo. Casado con Marina,

Libros de Rocco Schiavone:

  1. Pista negra (Pista nera, 2013)
  2. La costilla de Adán (La costola di Adamo, 2014)
  3. Una primavera de perros (Non è stagione, 2015) 
  4. Sol de mayo (Era di maggio, 2015)
  5. 7-7-2007 (7-7-2007, 2016) 
  6. Pulvis et umbra, 2017

Universidad para asesinos [Σεμινάρια φονικής γραφής] de Petros Márkaris

Universidad para asesinos [Σεμινάρια φονικής γραφής] de Petros Márkaris es el 11º título de este autor con Kostas Jaritos como protagonista. Esta entrega ha sido muy relevante para mi, por título mismo como se puede suponer, que me atrajo desde el principio, pero también por la posible argumentación y resolución del mismo. Debo decir que no defrauda, además supone un giro argumental muy peculiar y lleno de humor sobre la tragedia vital que está soportando el pueblo griego, aunque también cabe decir que aquí se vislumbran fuertes dosis de esperanza y futuro.

Después de unas entretenidas y merecidas vacaciones en el Épido, la región del norte de Grecia, de donde el matrimonio Jaritos es originario, el comisario regresa a la rutina para encontrarse con una sorpresa: el director Guikas se jubila. La plaza quedará de momento vacante, y el ya ex director propone al ministro que sea Kostas quien ocupe el cargo de manera interina, con la secreta esperanza de que éste sepa jugar sus cartas y acabe siendo él el elegido. En éstas, un ministro, antiguo profesor universitario de Derecho, es hallado muerto en su piso; al parecer, ha ingerido una tarta envenenada entregada por un desconocido. El ministro tenía muchas virtudes, pero también algún defecto, entre otros su pasión por los dulces. Y las investigaciones parecen conducir al mundo universitario, más que al político. Kostas Jaritos tendrá que resolver este caso si quiere convertirse en «el Jefe».

Tus pasos en la escalera de Antonio Muñoz Molina

Tus pasos en la escalera de Antonio Muñoz Molina es un libro intimista y tierno que refleja unos momentos importantes de la vida, primero en un ámbito personal y privado, pero que después trasciende a otros que nos conciernen a todos. Me gusta especialmente porque aquí reencuentro al mejor Antonio Muñoz Molina que tantos buenos ratos de lectura nos ha proporcionado, pero sobre todo cómo nos va introduciendo en la esencia de unos sentimientos y una realidad que es distinta a la apariencia.

Un hombre anticipa con ilusión el momento de reunirse con su esposa mientras ultima los preparativos de su nuevo hogar en Lisboa. Atrás queda una etapa de sus vidas en Nueva York marcada por el indeleble recuerdo del 11-S. Él se adelanta con la mudanza mientras Cecilia organiza el traslado de su proyecto científico sobre los mecanismos neuronales que rigen la memoria y el miedo.
Un tranquilo barrio de Lisboa ofrece la promesa de un futuro que él se esmera en preparar con minucioso detalle. Pero incluso el refugio buscado y la rutina más apacible pueden resultar desconcertantes cuando la sospecha de una amenaza incierta altera su espera.
Tus pasos en la escalera es una novela de suspense psicológico en la que la memoria, la razón y el miedo son los elementos que determinan la realidad tangible. Sutil y progresivamente Antonio Muñoz Molina muestra que sometida a la lente de un microscopio, la realidad desvela fisuras que pueden derrumbar lo que con tanto cuidado nos hemos contado sobre nuestras vidas.

 

Los lobos de Praga de Benjamin Black

Los lobos de Praga de Benjamin Black es un libro delicioso que nos traslada en el tiempo, pero nos deja muy en el presente. Los acontecimientos que narra podrían haber sido ciertos, pero a su vez, podrían ocurrir en estos momentos en otro contexto; las intrigas, los conciliábulos, las inquinas, los embustes, … todo tiene una vertiente muy real, pero siempre tamizado por las puntualizaciones y apreciaciones literarias de Benjamin Black, alter ego de John Banville. Aquí nos saca de su Irlanda conocida de los años 50 y nos lleva a 1599 a Praga, el viaje es largo pero la recompensa es apasionante.

«La voluble musa de la historia casi ha borrado el nombre de Christian Stern de sus páginas eternas, aunque a menudo he tenido razones para pensar que habría sido mucho mejor para mí no haber aparecido nunca en ellas.» Christian Stern, un joven alquimista, erudito y ambicioso, llega a Praga en el amargo invierno de 1599 con la intención de hacer fortuna en la corte del Sacro Emperador Romano, el excéntrico Rodolfo II, sobrino de Felipe II. La noche de su llegada, borracho y perdido, Christian tropieza en el Callejón del Oro, junto al castillo, con el cuerpo de una joven tendido en la nieve. Vestida de terciopelo y con gorguera de encaje, luce en el pecho un gran medallón de oro y un profundo tajo a lo largo del cuello. Christian entrará al servicio del emperador, quien pronto le confía la tarea de resolver el misterio del asesinato, pero a medida que se acerca a la verdad advierte que su propia vida está en grave peligro.

Los lobos de Praga es la más pura esencia del mejor Banville y el mejor Black, y ofrece al mismo tiempo un fascinante retrato de una ciudad mágica y de una época perdida.

El carrusel de la confusión [La giostra degli scambi] de Andrea Camilleri

El carrusel de la confusión [La giostra degli scambi] de Andrea Camilleri es el título 28 de las andanzas, desventuras, singularidades e investigaciones de nuestro comisario favorito, Salvo Montalvano, que cada vez se nos hace más personal y cada vez nos resulta más entrañable, pero con cierto regustillo a final cierto y próximo. En este capítulo todo se lía y deslía casi por arte de magia. Todo cuenta con nuestro beneplácito de cada primavera.

En Vigàta las escenas nocturnas adquieren una belleza leopardiana, pero no absorben el murmullo de las alas invisibles en la tiniebla. En una calle solitaria, una mujer de unos treinta años es raptada, narcotizada con cloroformo y abandonada sin sufrir violencia ni robo, lo mismo que le ocurrió la víspera a la sobrina de Enzo, el propietario de la trattoria favorita de Salvo Montalbano. Ambas tienen en común la edad y que trabajan en sucursales bancarias. Unos días más tarde, otra joven es secuestrada con idéntico modus operandi, pero liberada en este caso con una treintena de cortes superficiales por todo el cuerpo menos la cara. Y coincidiendo con estos sucesos tan extraños, un incendio a todas luces provocado arrasa en parte una tienda cuyo dueño y su novia han desaparecido sin dejar rastro.

La situación huele a mafia, pero el paso del tiempo no ha hecho perder a Montalbano un ápice de su fino olfato para descifrar los pequeños detalles y captar las motivaciones ocultas. Cuando todo apunta a una explicación más que obvia, el ejercicio de una lógica impecable lleva al comisario hacia una realidad mucho más compleja, un entramado de perversiones, traiciones y venganzas. En ese laberinto pantanoso de servidumbres y desamores, de lóbrego malestar, se esconde, entre un dédalo de confusiones, una «cámara de la muerte»: la última, la más secreta, el lugar donde lo espera agazapada la verdad.

Misteriosa, irónica, oscurísima, genial, imposible dejarla: esta nueva entrega del comisario Montalbano envuelve al lector en un clima de suspense psicológico sin tregua y confirma a Andrea Camilleri como uno de los maestros indiscutibles del género negro.

 

 

7-7-2007 de Antonio Manzini

7-7-2007 de Antonio Manzini supone el punto de partida de toda la historia de Rocco Schiavione, pero también supone un punto y seguido, mejor una línea de continuidad porque Enzo Baiocchi aún sigue libre y el cuarteto sigue detrás de él. En esta quinta novela de la serie, tiene un regusto de la famosa quinta temporada de las series, que supone un declive o un resurgimiento; aquí nos queda el regusto de continuar con él.

No es aventurado sospechar que el carácter áspero y mordaz del subjefe Rocco Schiavone es la coraza de un hombre que vive atormentado por la culpa y está poseído por la ira y el dolor. En esta quinta entrega de la serie —que escaló una vez más al primer puesto de ventas en Italia— se revela por fin el oscuro pasado de Rocco en Roma, donde, bajo la aparente normalidad del trabajo cotidiano y de su amor inquebrantable por Marina, su mujer, el incorregible policía cultiva un entramado de amistades y lealtades peligrosas que, a la postre, supondrán su perdición.

El verano de 2007, en plena canícula romana, Rocco sufre una fuerte sacudida que lo deja aturdido y desconsolado: Marina se ha marchado de casa, triste y desengañada tras descubrir que el elevado tren de vida que llevan se basa en los trapicheos de Rocco y sus amigos de la infancia. Sumido en la desesperación, el subjefe debe investigar la muerte de dos estudiantes de Derecho, asesinados de forma tan violenta que todos los indicios apuntan a un ajuste de cuentas. Giovanni Ferri, hijo de un periodista aparece brutalmente agredido y apuñalado. Ferri era un gran estudiante de derecho. Rocco comienza a investigar la ordenada vida del estudiante cuando el cuerpo de Matteo Livolsi, un amigo de Giovanni, también es asesinado violentamente con espeluznantes coincidencias. Con la diferencia de que en el cadáver de Matteo no hay sangre. Después de semanas de intensas pesquisas, en las que logra destapar las conexiones internacionales de una red de narcotraficantes, Rocco obtiene la información suficiente para interceptar un cargamento de droga. Sin embargo, aunque lo ignora, acaba de dar un paso decisivo hacia el precipicio: al asestar el golpe de gracia a la trama criminal, ha firmado una sentencia de muerte cuyo legado será una guerra sin cuartel que se dilatará durante diez años hasta alcanzar los fríos parajes de Aosta.

El destino le tiene preparado a Rocco un golpe que marcará su vida para siempre.

 

Anteriores Entradas antiguas

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 319.007 visitas