Saida Саида

Soñar deprisa

Aunque se acabe la mirada,

Infinitas posibilidades,

Duendes cabalgan

Antes del alba.

Sonetos a Orfeo IV [Unicornio] de Rainer Maria Rilke

Sonetos a Orfeo IV [Unicornio]
Este es el animal que no ha existido.
No lo sabían, pero lo han amado
siempre —su paso, su gesto, su cuello,
y hasta la luz de su mirada en calma—.

No existió, ciertamente. Pero porque
lo amaban, puro, se hizo, este animal;
le dejaron espacio claro, ahorrado,
en que alzó su cabeza, sin hacerle

falta existir, sin nutrirle de grano
sino de ser posible que existiera.
Y esto dio tanta fuerza al animal

que le brotó en la frente un cuerno, solo.
Blanco, fue a una doncella, y existió
en su espejo de plata como en ella.
(Traducción de José María Valverde)

Imagen 1

 

licorne3

Rainer_Maria_Rilke,_1900

 

 

 

Desmayarse, atreverse, estar furioso; de Félix Lope de Vega

Hoy día 23, Día de las letras y los Libros, resulta un buen momento para recordar este soneto de Félix Lope de Vega: Esto es amor

Desmayarse, atreverse, estar furioso

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Félix Lope de Vega y Carpio

autógrafo
Además, también en la rúa de los notarios, camino de la catedral en Zamora nos lo podemos encontrar escrito así.
IMG_8267

Adiós a Günter Grass y Eduardo Galeano

Hoy 13 de abril del 2015 es un día triste porque tenemos que dar la despedida a Günter Grass y Eduardo Galeano, dos grandes de la literatura y el pensamiento.

Un sencillo homenaje a cada uno de ellos con sus palabras.

“Hoy la letra G está triste, y con ella todas las demás”.

Galeano-Grass

Günter Grass:

Inundación

Esperamos que cese la lluvia,

aunque nos hemos acostumbrado

a permanecer invisibles, tras la cortina.

La cuchara es colador ahora y nadie se atreve ya

a extender la mano.

Muchas cosas flotan por las calles,

cosas bien escondidas en tiempo seco.

¡Qué penoso ver las sábanas usadas del vecino!

Vamos a menudo al indicador de nivel

y comparamos, como relojes, nuestras cuitas.

Algunas cosas pueden regularse.

Pero cuando los aljibes se desborden y se colme la medida que heredamos

tendremos que ponernos a rezar.

El sótano está sumergido, hemos subido las cajas

y comprobamos con la lista el contenido.

Todavía no se ha perdido nada…

Como es seguro que las aguas bajarán pronto

hemos empezado a coser sombrillitas.

Será muy duro volver a cruzar la plaza,

claramente, con sombra de plomo.

Al principio echaremos de menos la cortina

y bajaremos al sótano a menudo

para contemplar la marca

que las aguas nos legaron.

Canción infantil

¿Quién ríe, se ha reído?

Pues sí que se ha lucido.

Se ríe y han creído

que su razón ha habido.

¿Quién llora o ha llorado?

Llorar se ha terminado.

Si llora, por sentado,

que hay algo que ha ocultado.

¿Quién habla o se ha callado?

Si calla es denunciado.

Y si habla, ha silenciado

por qué al final ha hablado.

¿Quién juega tan temprano?

Si juega será en vano,

Ya se quemó la mano

con ese juego insano.

¿Quién muere, quién se ha muerto?

Quien muere, llega a puerto.

Si muere, ten por cierto,

que el caso queda abierto.

 

Eduardo Galeano: El libro de los abrazos. (1989)

La pasión de decir /1
Marcela estuvo en las nieves del norte. En Oslo, una
noche conoció a una mujer que canta y cuenta. Entre
canción y canción, esa mujer cuenta buenas historias, y
las cuenta vichando papelitos, como quien lee la suerte
de soslayo.
Esa mujer de Oslo, viste una falda inmensa, toda lle-
na de bolsillos. De los bolsillos va sacando papelitos,
uno por uno, y en cada papelito hay una buena historia
para contar, una historia de fundación y fundamento y
en cada historia hay gente que quiere volver a vivir por
arte de brujería. Y así ella va resucitando a los olvidados
y a los muertos: y de las profundidades de esa falda van
brotando los andares y los amares del bicho humano,
que viviendo, que diciendo va.
La pasión de decir /2
Ese hombre o mujer, está embarazado de mucha gente.
La gente se le sale por los poros. Así lo muestran en
figuras de barro, los indios de Nuevo México: el narrador,
el que cuenta la memoria colectiva, est· todo brotado
de personitas.
La casa de las palabras
A la casa de las palabras, soñó Helena Villagra, acu-
dían los poetas. Las palabras, guardadas en viejos fras-
cos de cristal, esperaban a los poetas y se les ofrecían,
locas de ganas de ser elegidas: ellas rogaban a los poe-
tas que las miraran, que las olieran, que las tocaran,
que las lamieran. Los poetas abrían los frascos, proba-
ban palabras con el dedo y entonces se relamían o frun-
cían la nariz. Los poetas andaban en busca de palabras
que no conocÌan, y también buscaban palabras que co-
nocían y habían perdido.
En la casa de las palabras había una mesa de los co-
lores. En grandes fuentes se ofrecían los colores y cada
poeta se servía del color que le hacía falta: amarillo li-
món o amarillo sol, azul de mar o de humo, rojo lacre,
rojo sangre, rojo vino…

Santa Bárbara de Ouka Leele

Desde hace mucho tiempo quería compartir esta foto de Ouka Leele y el artículo que la ilustra de Amelia Castilla que publicaron en El País alla por el domingo 21 de julio de 2013.

Ouka Leele llevaba años soñando con esta foto. Desde que leyó La leyenda dorada de Santiago de la Vorágine sintió un fuerte mimetismo con Santa Bárbara y no solo por la coincidencia del nombre. Bárbara Allende (Madrid, 1957) es el nombre de pila de esta fotógrafa que irrumpió en la escena madrileña de los años ochenta con sus fotos coloreadas a la acuarela. Como la que preside esta página, de la que brota algo más que un gesto teatral. Ouka Leele parece transida por la emoción, como si le faltara el habla. De hecho, en el instante previo al disparo notó una presencia transformadora. Para la ocasión no necesitó concitar rayos ni tormentas, pero sí recrear un escenario pictórico inspirado en las reminiscencias de los cuadros de las madonnas renacentistas en ascensión. Conseguir ese efecto llevó meses de preparación. Como lo requieren las imágenes que tarda meses en colorear, hasta el más mínimo detalle. Pintar unas pestañas le puede llevar una tarde pero cuando quiere algo lo persigue “como un perro a un hueso”. Ouka Leele fotografía instantes y escenifica “algo” que lleva dentro. Eligió el autorretrato porque solo ella sabe lo que siente: no suele ponerse problemas a sí misma. La torre, en la que la santa fue encerrada por su padre, la había visto cien veces al cruzar la carretera de La Coruña, a la altura de la localidad madrileña de Torrelodones. A la leyenda le sumó un corazón, un corazón de vaca que uno de sus alumnos de la Escuela de Bellas Artes había comprado en una carnicería y que mantuvieron congelado hasta el día del ¿rodaje? El paisaje de la sierra y el cielo de una mañana de junio de 2010 pusieron el resto. Salió de casa con tortillas y juntó alumnos, amigos y perros. Todos listos para una experiencia mística.

Ouka Leele
Cicatriz

No mires, amor, mis alas,
ni mi balsámica piel,
mira entre mis cicatrices
pues allí inicié el vuelo
que ahora te deslumbra.

No mires, amor, mis ojos
ni su azul misterioso
siente su fuego intenso
que adquirieron
mirando al Sol de los soles.

No mires, amor, mi alma,
ni su atractiva capa dorada
mira de nuevo, al alba,
a Quien te mira de verdad.

Porque, amor, Amor te ve
aunque estés conmigo,
aunque estés solo,
caminando
o tendido derrotado.

Amor siempre está contigo,
amor.

Ouka Leele

Jorge Drexler – Universos paralelos

Jorge DrexlerUniversos paralelos. Vídeo muy divertido dirigido por David Trueba, coreografía: Patricia Ruz y con los bailarines estelares: Jorge Drexler, Javier Limón, David Trueba y Toni Garrido.

Mi anhelo no está
Mi anhelo se fue detrás de ti siguiéndote
Por la avenida
Ha vuelto a pasar
Mi anhelo volvió a tomar su propia decisión
Independiente de la mía
Qué le voy a hacer se trata de ti
Y en eso él y yo
Vos ya lo sabés
Opinamos diferente

Yo contigo mantengo las distancias
Mi anhelo las rompe alegremente
Llévate del aire el perfume de tu pelo
No ves que yo no sé qué hacer
Con mis dos universos paralelos

Colapso, seguro que colapso
Cada vez que chocamos un vacío inmediato
De esta falta de gravedad
Como un cuerpo flotando en soledad
Ya que tu efecto gravitatorio
Deja girando un desorden notorio
En mi universo equidistante
Donde mi amor en órbita cae
Caen estrellas
Caen las leyes completas
Y el cosmos perdido que busca tu huella
Este lazo satelital
De esta fuerza universal
Voy un paso delante de un golpe seguro
Y un beso distante
Yo te quiero mi amor de manera inconstante
Y en mi puesto va vigilante.

Llévate del aire el perfume de tu pelo
Llévate del aire el perfume de tu pelo

Caen estrellas caen las leyes completas y el cosmos perdido que busco tu huella
Llévate del aire el perfume de tu pelo
Caen estrellas cada vez que chocamos tu beso inmediato que flota de gravedad tu cuerpo flotando en soledad
Llévate del aire el perfume de tu pelo
No ves que yo no sé qué hacer
Con mis dos universos paralelos

maxresdefault

Dorian – “Los amigos que perdí”

Dorian – “Los amigos que perdí” del álbum La velocidad del vacío.

Salí en busca del tiempo perdido
Siguiendo el rastro de un amanecer
Y me junte con gente sin medida
De la que nadie quiere conocer

Un loco me dio clases de estricnina
Un escritor me hablo de mal de honor
Un juez me absolvió de mi rutina
Y una flor me extirpó el dolor

Si quieres verme
Vas a tener que explorar
Esos desiertos que no puedo abandonar
Abrí una puerta que se cerró tras de mí
Y no me duelen los amigos que perdí

Me especialice en noches suicidas
Justo el día en que la conocí
Y confundí molinos con gigantes
Después de una semana sin dormir

Si quieres verme
Vas a tener que explorar
Esos desiertos que no puedo abandonar
Abrí una puerta que se cerró tras de mí
Y no me duelen los amigos que perdí

El miedo es un cuchillo afilado
La venganza una flecha clavada
No hay nada más inútil que el odio
No hay nada más doloroso que el rencor

Trato de salir de mi mente
Me esfuerzo por desaprender
Recorro el camino inverso
Busco el origen…
Busco algo ahí fuera…

Si quieres verme
Vas a tener que venir
A unos lugares que no puedo describir
Abrí una puerta que se cerró tras de mí
Y no me duelen los amigos que perdí

Si quieres verme
Vas a tener que asumir
Que hay ciertas cosas que me alejaran de ti
Abrí una puerta que se cerró cuando hui
Y he olvidado a los amigos que perdí

Dorian09

Golpe Maestro – vetusta morla

Golpe Maestro de vetusta morla, incluido en el último álbum de vetusta morla: La Deriva (2014).

Robaron las antenas,
la miel de las colmenas,
no nos dejaron ni banderas que agitar.

Cambiaron paz por deudas,
ataron nudos, cuerdas
y la patrulla nos detuvo por mirar.

Llevaron los finales
a tierra de neutrales,
no nos dejaron líneas ni para empezar.

Fue un atraco perfecto,
fue un golpe maestro
dejarnos sin ganas de vencer.
Fue un atraco perfecto,
fue un golpe maestro
quitarnos la sed.

Robaron las linternas,
la lumbre en las cavernas,
no nos dejaron mapas de la oscuridad.

Vendieron humo y calma,
lingotes de hojalata,
palacios de ceniza y cartas sin marcar.

Fue un atraco perfecto,
fue un golpe maestro
dejarnos sin ganas de vencer.
Fue un atraco perfecto,
fue un golpe maestro
quitarnos la sed.

Fundieron plomo y cobre,
pusieron sal en sobres.
Alerta, hay un testigo.
Nos han dejado vivos.

Fue un atraco perfecto,
excepto por esto:
nos queda garganta, puño y pies.
No fue un golpe maestro,
dejaron un rastro,
ya pueden correr. Ya vuelve la sed.

6a014e8b4ec018970d019b00642d8e970b-800wi

Estatua en la rúa

Estaba en la Rúa, haciendo de estatua.

Me acerqué despacito para contemplar su mirada.

Ella me guiñó, y me dio un cristal verde de albahaca.

Lo llevo conmigo para encender la mañana.

20140207-184348.jpg

Otro San Valentín

Otro San Valentín con poema encontrado en el huerto de Calixto y Melibea en Salamanca, muy apropiado el lugar. Y cartel de una tienda, también en Salamanca. La gran paradoja,

Para mi reina,

la niña de mis sueños.

Tus besos y caricias son mi única adicción.

Bésame hasta que te diga que necesito respirar.

Enamorarse es algo que no se puede definir, ya que nadie sabe

dónde está el tope de querer a otra persona. Este es mi pensamiento

Hasta el 20-7-12. Desde entonces estoy ENAMORADO

Voy a amarte hasta que mi corazón se quede sin energía

y mi mente encuentre tu sonrisa en cada mirada.

Yo te quise hoy, te quiero y te querré toda MI VIDA

Paula-Segio 20/7/12

20140205-171446.jpg

20140205-171510.jpg

Claudio Rodríguez en el mirador del Troncoso

Paseando por Zamora me encontré esta imagen sugerente y sugestiva de Claudio Rodríguez en el mirador del Troncoso, frente al padre Duero, como diría Agustín García Calvo, y se me vino a la mente este poema de este gran poeta.

20131219-182938.jpg

Don de la ebriedad

Siempre la claridad viene del cielo;
es un don: no se halla entre las cosas
sino muy por encima, y las ocupa
haciendo de ello vida y labor propias.
Así amanece el día; así la noche
cierra el gran aposento de sus sombras.

Y esto es un don. ¿Quién hace menos creados
cada vez a los seres? ¿Qué alta bóveda
los contiene en su amor? ¡si ya nos llega
y es pronto aún, ya llega a la redonda
a la manera de los vuelos tuyos
y se cierne, y se aleja y, aún remota,
nada hay tan claro como sus impulsos!

Oh, claridad sedienta de una forma,
de una materia para deslumbrarla
quemándose a sí misma al cumplir su obra.
Como yo, como todo lo que espera.
Si tú la luz te la has llevado toda,
¿cómo voy a esperar nada del alba?

Y, sin embargo -esto es un don-, mi boca
espera, y mi alma espera, y tú me esperas,
ebria persecución, claridad sola
mortal como el abrazo de las hoces,
pero abrazo hasta el fin que nunca afloja.

Grito de ausencia

Grito

de ausencia.

Se fue caminando,

tuvo que dejarlo todo,

su tierra, su gente, su familia,

tan sólo recuerdos de tristes abalorios

cercados tras este candado de silencio y tiempo.

Su vida, aunque está muy lejos, permanece tras esta celosía.

Alguien que siempre le persigue en la memoria,

con la presencia cierta de sus dulces besos.

Primavera llena de melancolía;

Tiempo de olvido y lejanía

pero algo permance.

Tú estas allí,

AMOR.

mujer%20desnuda%20triste

Esplendor en la hierba de Elia Kazan y por William Wordsworth

He vuelto a ver Esplendor en la hierba (1961) de Elia Kazan con Natalie Wood como Dennie Loomis y Warren Beatty como Bud Stamper, y me he dado cuenta que las grandes historias permanecen a pesar del transcurrir del tiempo; la estética cambia pero los sentimientos permanecen, máxime en los tiempos actuales de tribulación y cambios. Por cierto, esta película fue Oscar de mejor guión original. Natalie Wood está guapísima y Warrem Beattu con sus mejores galas.

Pero hoy también querría traer aquí el famoso poema de William Wordsworth, inspirador de la película. William Wordsworth (Inglaterra, 1770-1850) ha sido un poeta inglés, uno de los más consumados e influyentes escritores del romanticismo inglés.



ODA nº X: LOS HIMNOS DE LA INMORTALIDAD
“What though the radiance with was once so bright
Be now for ever taken from my sight,
Though nothing can bring back the hour
Of splendour in the grass, of glory in the flower;
We will grieve not, rather find
Strengh in what remains behind”

Sobre estos versos de la Oda: “Intimations of Inmortality “, de William Wordsworth.

Elia Kazan construye la película Esplendor en la hierba.

Verso 179: “Pues aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas,
aunque nada pueda hacer volver la hora
del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos, pues encontraremos
fuerza en el recuerdo,
en aquella primera simpatía
que habiendo sido una vez, habrá de ser por siempre,
en los consoladores pensamientos que brotaron
del humano sufrimiento
y en la fe que mira a través de la muerte,
y en los años, que traen consigo las ideas filosóficas …..

Y termina así el poema:
“Gracias al corazón humano, por el cual vivimos,
gracias a su ternuras, a sus alegrías, y a sus temores …
la flor más humilde, al florecer, puede inspirarme
ideas que, a menudo, se muestran demasiado profundas para las lágrimas”.

Luís Pastor, ¿Qué fue de los cantautores?

Gracias Miguel por el envío y la introducción. Gracias también a Luís Pastor por deleitarnos con tus músicas y tus letras; aún hoy nos haces sentir jóvenes con los años.

¿Qué fue de los cantautores?

Éramos tan libertarios,
casi revolucionarios,
ingenuos como valientes,
barbilampiños sonrientes
—lo mejor de cada casa—
oveja negra que pasa
de seguir la tradición
balando a contracorriente
de la isla al continente
de la nueva canción.

Éramos buena gente,
paletos e inteligentes,
barbudos estrafalarios,
obreros, chicos de barrio,
vanguardia del proletario,
progres universitarios,
soñando en una canción
y viviendo la utopía
convencidos de que un día
vendría la Revolución.

Aprendiendo a compartir
la vida en una sonrisa,
el cielo en una caricia,
el beso en un calentón.
Abriendo la noche de día
fuimos sembrando canciones
y en esta tierra baldía
floreció la poesía
y llenamos los estadios
y en muchas fiestas de barrio
sonó nuestra melodía.

Tardes y noches de gloria
que cambiaron nuestra historia.
Y este país de catetos,
fascistas de pelo en pecho,
curas y monjas serviles,
grises y guardias civiles,
funcionarios con bigote
y chusqueros con galón,
al servicio de una casta
que controlaban tu pasta
tu mente y tu corazón.

Patriotas de bandera,
españoles de primera,
de la España verdadera
aquella tan noble y fiera
que a otra media asesinó
brazo en alto y cara al sol
leales al Movimiento
a la altura y al talento
del pequeño dictador
que fue Caudillo de España
por obra y gracia de Dios.

Toreando en plaza ajena
todo cambió de repente
los políticos al frente
de comparsa y trovador.
Se cambiaron las verdades:
“tanto vendes tanto vales”.
Y llegó la transición:
la democracia es la pera.
Cantautor a tus trincheras
con coronas de laureles
y distintivos de amor
pero no des más la lata
que tu verso no arrebata
y tu tiempo ya pasó.

¿Qué fue de los cantautores?
preguntan con aire extraño
cada cuatro o cinco años
despistados periodistas
que nos perdieron la pista
y enterraron nuestra voz.
Y así vamos para treinta
con la pregunta de marras
tocándonos los cojones.
Me tomen nota señores
que no lo repito más:

algunos son directores,
diputados, presidentes,
concejales, profesores,
mánagers y productores
o ejerciendo asesoría
en la Sociedad de Autores.
Otros están y no cantan,
otros cantan y no están.
Los hay que se retiraron,
algunos que ya murieron
y otros que están por nacer.

Jóvenes que son ahora
también universitarios,
obreros, chicos de barrio
que recorren la ciudad.
Un CD debajo el brazo,
la guitarra en bandolera,
diez euros en la cartera,
cantando de bar en bar.
O esos raperos poetas
que es su panfletos denuncian
otra realidad social.

¿Y mujeres? ni se sabe.
Y sobre todo si hablamos
de las primeras gloriosas
que tuvieron los ovarios
y el coraje necesarios
de subirse a un escenario
de aquella España casposa.

¿Qué fue de los cantautores?
aquí me tienen señores
como en mis tiempos mejores
dando al cante que es lo mío.
Y aunque en invierno haga frío
me queda la primavera,
un abril para la espera
y un grandola en el corazón.

¿Qué fue de los cantautores?
aquí me tienen señores
aún vivito y coleando
y en estos versos cantando
nuestras verdades de ayer
que salpican el presente
y la mierda pestilente
que trepa por nuestros pies.

¿Qué fue de los cantautores?
De los muchos que empezamos,
de los pocos que quedamos,
de los que no se vendieron,
de los que no claudicaron,
de los que aún resistimos:
aquí estamos.
Cada uno en sus trincheras
haciendo de la poesía
nuestro pan de cada día.

Siete vidas tiene el gato
aunque no cace ratones.
Hay cantautor para rato.
Cantautor a tus canciones.
Zapatero a tus zapatos.

(Luis Pastor)

Vida secreta de las amapolas

Hoy último día de la primavera, que no hemos visto mucho, y primero del verano, resulta reconfortante e incluso alegre contemplar esta imagen de unas niñas corriendo entre amapolas en Japón: la Belleza Efímera, y recordar el haiku del poeta Kabayashi Issa (1763-1827)

“Vivimos.

Simplemente.

Yo y la amapola”

© TORU YAMANAKA

2012

Un grupo de niños forma con sus cuerpos las cifras del nuevo año, en la ciudad de Harbin, China, donde gracias a las bajísimas temperaturas se construyen todos los años esculturas de hielo.

20111231-114850.jpg
Gracias también a mi amiga Pilar Arnaiz os propongo este poema de Julio Cortázar.

UN POEMA DE CORTÁZAR PARA ENTRAR EN 2012

Mirá, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.

Necesito esa puerta que me das
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.

¿No me prestas tu mano en esta noche
de fin de año de lechuzas roncas?
Ya sé no puedes, por razones técnicas.

Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.

Así la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Julio Cortazar, 31/12/1951

Sildavia9

Estadísticas del blog

  • 219,850 visitas